Crédito imagen de portada: Trenten Kelley Photography

1.

Un ecuatoriano no está enamoradísimo de ti…
Está bien camote.

2.

Él no va a intentar seducirte…
Te va a lanzar los perros.

3.

Ni tampoco te dirá palabras bonitas para conquistarte…
Se portará labioso.

4.

Y si le gustas mucho no te pedirá que tengan una relación formal…
Te pedirá que se amarren.

5.

Si le dices que sí, no te presentará como su novia…
Te presentará como su pelada.

6.

Un ecuatoriano no te va a pedir un beso…
Te pedirá que le des una buena mucha.

7.

Pero si te portas tímida…
Se tendrá que conformar solo con tus piquitos.

8.

No te prometerá serte fiel…
Te prometerá no ponerte los cachos.

9.

Y te pedirá que tú hagas lo mismo, porque a él tampoco le gusta que le engañen, o mejor dicho…
Que le vean las huevas.

10.

Y si lo ven enamorado y haciendo todo lo que le pidas…
Sus panas se burlarán y le dirán que es un mandarina.

11.

Pero si llegan a terminar, un ecuatoriano no se emborrachará…
Se irá a chumar con sus broders y se pondrá a escuchar canciones corta venas.

12.

Y si se pasa de tragos, no terminará inconsciente…
Terminará hecho funda.

13.

Luego, toda esa depresión se le pasará y no se irá en búsqueda de relaciones cortas e independientes…
Se irá simplemente a vacilar con otras manes.

14.

Pero ya no se volverá a enamorar ni intentará seducirlas…
Solamente les calentará la oreja.

15.

Si sus amigos piensan que las manes con las que está son feas…
Le dirán que es un bagrero.

16.

Y al día siguiente no se despertará arrepintiéndose de lo que hizo…
Se levantará con chuchaqui moral.

17.

Luego se dará cuenta lo mucho que le gustas, pero no le pedirá a su mejor amigo que interceda como cupido…
Le pedirá a su broder que acolite nuevamente con la pelada.

18.

Y si al volver se porta responsable y cariñoso, sus amigos no le dirán que es un buen novio…
Dirán que por fin sentó cabeza.