Crédito imagen de portada: L. Bernhein

1.

Cuando un niño argentino encuentra a uno de sus amigos en las escondidas, grita “¡Pica!”.

2.

Pero si se equivoca de blanco o hace trampa, los demás le gritarán “¡Sangre!”.

3.

Y si el escondido llega a la base primero y quiere salvar a sus amigos, grita “¡Pica para mí y para todos mis compas!”.

4.

Al atrapar a uno de sus compañeros en la mancha, un niño argentino grita “¡Tocado!” o incluso “Touched!.

5.

Para decir que deja de jugar por un segundo, un niño argentino grita “¡Pido!” y cruza el dedo índice con el del medio.

6.

Si un niño argentino quiere expresar que no le importan tus insultos, dirá “no me importa, cara de torta” o “espejito rebotín” (que puede contestarse con un “a mí me rebota y a vos te explota”).

7.

Si un niño argentino no quiere compartir la comida que tiene, es para los otros un “angurriento” y posiblemente le canten que “el que come y no convida tiene un sapo en la barriga”.

8.

Para hablarte con algo de condescendencia, un niño argentino te llamará “nene” o “nena”.

9.

Y para fastidiarte un rato, un niño argentino te dirá “¿Querés que te cuente el cuento de la buena Pipa?”.

10.

Para decir que algo es genial, un niño argentino dirá que “es una masa”.

11.

Para expresar su poco deseo de hacer algo, exclamará “¡Ufa!”.

12.

En cambio, para expresar su entusiasmo, exclamará solo “¡Fa!”.

13.

Para decirte que le caés bien, te dirá que “sos un capo”.

14.

Un niño argentino llama a sus amigos de la misma edad “chabón” o “chabona”.

15.

La maestra de un niño argentino es su “seño”.

16.

En lugar de decir “por favor”, un niño argentino suele decir “porfi”.

17.

Y para tomar una gran decisión grupal en la cual hay dos bandos enfrentados hacen lo que llaman “pan y queso”, que consiste en que dos de ellos andan en una línea un paso a la vez, y el primero en pisar al otro es el ganador.

18.

El juego dibujado con tiza en el suelo para ir saltando se llama “rayuela”.

19.

Para decir que él vio primero algo o que se lo pide para él, un niño argentino gritará “¡Canto pri!”.

20.

Para pedirle a un adulto que lo lleve en brazos, un niño argentino dirá “¡Upa!” o “¿Me hacés upa?”.

21.

Pero para pedirle que lo lleve en su espalda, dirá “¿Me hacés caballito?”.

22.

Para decir que no quiere ser el que cuenta o el que persiga a los demás en el juego, un niño argentino gritará “¡No soy!” o “¡No las quedo!” y colocará su mano hacia delante con el brazo extendido para que los otros hagan lo mismo. El último en poner la mano será el que “las quede”.

23.

Si una cosa es vergonzosa, un niño argentino dirá que es un “quemo”.

24.

Y cuando un niño argentino necesita que su amigo le ponga las dos manos para apoyar su pie y llegar a una cierta altura, le dice “Haceme piecito”.