¿Qué nos lleva a entrar en la web de la RAE y buscar una palabra? Hay varias razones: saber qué significa exactamente, comprobar cómo se escribe, curiosidad por ver cómo la definen. Esas búsquedas dejan un registro que dicen mucho sobre nosotros, las palabras de moda en los medios y las palabras sobre las que tenemos más dudas ortográficas. Además de sobre esas leyendas urbanas sobre el idioma que decidimos por fin comprobar si son ciertas o no.

Desde hace año y pico, la RAE tiene un servicio premium de pago para frikis de la lengua como yo. Por 30 euros al año, en la plataforma Enclave ofrece servicios como un diccionario avanzado o la posibilidad de tener en un solo sitio toda la información de una palabra (definiciones a lo largo de la historia, por ejemplo). Otro de los recursos que ponen a disposición de los usuarios es el de ver las palabras más buscadas por fecha y país. Hemos seleccionado algunas de las palabras más buscadas de forma global en lo que va de año y esto es lo que dicen de nosotros.

1. diccionario

Es la más buscada, pero es un poco mentira. No es que la gente busque diccionario en el diccionario para ver si se rompe internet (como lo de buscar google en Google), sino que es el resultado que aparece por defecto si le das a buscar sin introducir una palabra o si accedes directamente a dle.rae.es.

2. test

Sobre la segunda palabra más buscada tengo varias teorías (dos, en realidad). Una, que la gente esté superinteresada en saber si la palabra está en el diccionario y resolver por fin la eterna duda: ¿cómo es su plural? No encontrarás la respuesta ahí, pero lo que recomienda la RAE es un plural invariable, «los test». Mi otra teoría son los informáticos de la RAE probando si el buscador funciona bien.

3. ir, haber, ser, hacer, dar, ver, estar, decir…

Entre las palabras más buscadas hay un montón de verbos muy comunes, supongo que porque los usuarios buscan sus conjugaciones.

4. feminismo

Es la séptima palabra más buscada y quiero creer que es algo bueno, que no lo buscamos solo los que ya sabemos lo que es, sino también gente que creía que era el antónimo de machismo, gente que siempre dijo «ni machismo ni feminismo» y que ahora, por fin, ha decidido ver si estaba equivocada. Por si acaso:

feminismo
Del fr. féminisme, y este del lat. femĭna ‘mujer’ y el fr. –isme ‘-ismo’.
1. m. Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre.
2. m. Movimiento que lucha por la realización efectiva en todos los órdenes del feminismo.

Machismo, por cierto, está también entre las 100 más buscadas. La definición:

machismo
De macho e –ismo.
1. m. Actitud de prepotencia de los varones respecto de las mujeres.
2. m. Forma de sexismo caracterizada por la prevalencia del varón. En la designación de directivos de la empresa hay un claro machismo.

5. puto

Puto está entre lo más buscado por algo que pasó en marzo y que disparó las búsquedas de la palabra: una consulta en Twitter de una usuaria sobre el uso de puto como intensificador. La RAE dijo algo no muy claro (que era malsonante, pero que se usaba en argot coloquial) que llevó a titulares tipo «la RAE acepta puto como intensificador». Las búsquedas, como se ve aquí, se dispararon.

6. cocreta

A la gente le encanta repetir indignada que la RAE ha aceptado cocreta. Muchos usuarios, aunque no los suficientes teniendo en cuenta lo extendida que está la leyenda urbana, lo buscan. Y no lo encuentran porque, oh, sorpresa, no es verdad.

7. almóndiga

Esta sí la encuentran, pero su aparición no significa que esté aceptada. Hay dos marcas que nos lo dicen: que está en desuso y que su uso es vulgar. Además, la definición no está ahí, te redireccionan a albóndiga, que es la forma que tiene la RAE de decir que prefieren una forma a otra. Almóndiga, por cierto, está en el diccionario desde 1740, así que en cualquier caso no sería algo nuevo.

8. resiliencia, *resilencia

¡Palabra de moda! Se busca bien y mal, pero se busca mucho porque está mucho en todas partes. Si se busca su aparición en libros hasta 2009, se ve cómo de pronto se dispara. Si tuviéramos datos de los últimos diez años, seguro que veríamos cómo sigue subiendo. Está bien que esté de moda, la resiliencia es algo fantástico: «Capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos».

9. procrastinar, *procastinar

El truco para aprender por fin cómo es esta palabra reina de la era de las redes sociales es aprender que cras es un adverbio (en desuso) que significa ‘mañana’. Por lo tanto, es procrastinar, dejar para mañana.

10. rayar, rallar

Cualquier cosa que implique rayas de algún tipo es con y. Un cuaderno rayado, rayar un coche. Si es desmenuzar, va con ll. Rallar la piel del limón. La gran duda viene con la expresión «no me rayes» (¿o no me ralles?) o con «me estoy rayando» (¿rallando?). En los dos verbos hay acepciones que podemos unir a ese significado:

rayar. 5. tr. coloq. Trastornar o volver loco. U. t. c. prnl.

rallar. 2. tr. coloq. p. us. Molestar, fastidiar con importunidad y pesadez.

¿Significa esto que valen los dos? En realidad no. La clave está en la marca p. us. (poco usado) de la acepción en rallar. La propia RAE lo explicó hace unos años en Twitter:

Es decir, no os rayéis con este tema y quedaos con la y para siempre.

11. *empatia

No está entre las 100 más buscadas, pero es la séptima más buscada mal (sin tilde). Es otro caso de moda buena. La palabra no llegó al diccionario hasta 1992 y quizá entonces lo hiciera con disimulo y sin hacer mucho ruido. Ahora repetimos sin parar que lo que necesita el mundo es más empatía y parece que mucha gente lo busca. Y está muy bien.

1. f. Sentimiento de identificación con algo o alguien.
2. f. Capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos.

12. *guión

Esta está en la lista de palabras buscadas que no están en el diccionario. ¿Por qué? Porque así lo dice la RAE desde 2010, cuando devolvió la palabra a su grafía original: guion, sin tilde. Es un monosílabo (la unión de vocal cerrada tónica (i, u) y una abierta (a, e, o) forma siempre diptongo, es decir, una única sílaba). Y los monosílabos no se tildan, a no ser que sea una tilde diacrítica.

13. cultura

Sin mirar, define cultura. No es fácil, ¿verdad? Los académicos lo han resuelto así (la primera acepción te sorprenderá):

1. f. cultivo.
2. f. Conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico.
3. f. Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.
4. f. desus. Culto religioso.

14. solo

Supongo que esto es de todos los usuarios que, en pleno 2019, aún no se han creído lo de que solo no lleva tilde nunca. ¡Nunca! El argumento de la tilde diacrítica no funciona porque cuando nos lo explicaron en clase se olvidaron de puntualizar que es para distinguir dos palabras iguales, sí, pero solo cuando una es tónica y la otra átona. Es decir, la pronunciación es algo distinta, algo que no ocurre en el caso de solo y razón por la que esa tilde polémica ha sido eliminada.

Peroentoncescómodistingouncafésolosiessinlecheoquesolamentequierouncaféynadamás.

Os presento el argumento del sexo seguro (no es mío, creo que lo leí por primera vez en Delcastellano):

«Hoy voy a tener sexo seguro». ¿Es que vas a usar protección o que seguro que vas a mantener relaciones sexuales? Pues igual que aquí el contexto o el orden de las palabras nos ayudará y no necesitamos un seguro y *segúro porque no tiene sentido, en el caso del café también saldremos adelante. De verdad que sí.

15. feminazi

En la lista de palabras que se buscan pero que no están en el diccionario. Que igual acaba estándolo, desgraciadamente, porque no deja de ser una palabra que se usa y que todos entendemos, por muy en contra que estemos de lo que pretende transmitir. Espero que cuando la RAE la incluya deje claro que es un término despectivo que ilustra algo que no es real. O, mejor, que no la incluya nunca porque deje de usarse.

16. *preveer

¡Tampoco existe! Clásica confusión que se ve por ahí mucho más a menudo de lo que nos gustaría. Existe proveer y existe prever, pero no este híbrido extraño.

17. hembrismo

De verdad, qué obsesión. No, no está en el diccionario. No, no es lo mismo que feminismo (definición arriba).

18. felón

De pronto todo el mundo empezó a buscar esto en febrero. ¿Por qué? Es una de las 19 palabras bonitas que dedicó Pablo Casado a Pedro Sánchez cuando este último dijo que iba a aceptar un relator (palabra también muy buscada a principios de año) en Cataluña. Felón es una palabra que era muy popular en el siglo XIII, pero ahora digamos que un poco menos. Significa ‘que comete felonía’. Y felonía, que ha ganado muchas búsquedas también gracias a todo esto, es ‘deslealtad, traición, acción fea’.

19. amor

¿Qué es el amor? Esta pregunta que ha inspirado a artistas, poetas y atormentados adolescentes a lo largo de los siglos tiene respuesta fácil. ¡No hay más que buscarlo en el diccionario! Está entre las 40 palabras más buscadas, así que se ve que a mucha gente se le ha ocurrido hacerlo. Tiene 14 acepciones diferentes. La primera es «Sentimiento intenso del ser humano que, partiendo de su propia insuficiencia, necesita y busca el encuentro y unión con otro ser». La segunda es más bonita: «Sentimiento hacia otra persona que naturalmente nos atrae y que, procurando reciprocidad en el deseo de unión, nos completa, alegra y da energía para convivir, comunicarnos y crear».

20. bizarro

Otra palabra clásica de las polémicas lingüísticas. Aunque ahora casi todo el que la usa lo hace como sinónimo de raro o extraño, siempre hay un listillo o listilla (yo) que se apresura a decir que en castellano bizarro significa ‘valiente’ o ‘generoso’, que lo de raro es el significado que hemos tomado del inglés, que a su vez tomaron del francés, que nuestro bizarro viene del italiano y ahí es ‘valiente’ y la RAE nos da la razón. No por mucho tiempo, ya os lo adelanto, pero de momento aún podemos probar que somos más listos diccionario en mano.

21. matrimonio

Supongo que buscamos esto para ver si dicen que es hombre y mujer o no, como si la RAE fuese a zanjar esta polémica que aquí por lo menos ya está (o debería estar) más que superada. Y, sí, en la primera acepción dicen que es hombre y mujer. En la segunda, «en determinadas legislaciones, unión de dos personas del mismo sexo, concertada mediante ciertos ritos o formalidades legales, para establecer y mantener una comunidad de vida e intereses». La tercera es a la que aspiramos: «pareja unida en matrimonio». ¿Para qué especificar sexos? Aunque a los académicos no les enseñaron eso de no usar la palabra definida en la definición.

22. *curriculum

Puedes escribir «currículo» o «currículum», pero siempre con tilde. Si quieres hacerlo sin tilde, tienes que poner la palabra en cursiva, indicando así que está en otro idioma (latín) y no sigue nuestras normas ortográficas: curriculum.

23. idiosincrasia

Se busca bien y se busca mal, *idiosincracia, que nos suena más natural porque tenemos muchas palabras acabadas en –cracia. Pero la etimología no tiene nada que ver: el –cracia de, por ejemplo, democracia, viene del griego κράτος, krátos, ‘fuerza, dominio, poder’. La terminación de idiosincrasia viene también del griego, pero de κρᾶσις, krasis, ‘temperamento o mezcla’. Por eso idiosincrasia significa «rasgos, temperamento, carácter, etc., distintivos y propios de un individuo o de una colectividad».

24. empoderar

¿Palabra de moda? Palabra de moda y, como muchas de las que ya hemos visto, muy relacionada con el feminismo. No en su definición («hacer poderoso o fuerte a un individuo o grupo social desfavorecido»), pero sí en su uso actual y la razón por la que ha resurgido. Porque lo ha hecho: se usó mucho en el siglo XV y quedó casi olvidada hasta ahora, el siglo XXI. Al diccionario llegó en 1925.

25. petricor

Todos lo hemos visto en alguno de esos artículos de palabras bonitas. Petricor es el olor que produce la lluvia al encontrarse con el suelo seco, ese olor a tierra mojada que te puede trasladar directamente a casa si eres de un lugar en el que llueve bastante y estás en uno en el que llueve muy poco. Pero lo buscas en el diccionario… y no está. Es, nos cuenta Wikipedia, un término inventado en 1964 por unos geólogos australianos: a partir del griego πέτρα pétra ‘piedra’ e ἰχώρ icór ‘icor, sangre de los dioses homéricos’, formaron petrichor, en inglés, que se ha adaptado al castellano petricor para publicaciones en Instagram y Pinterest.