Crédito: miguelvaca.

Entre Colombia y Venezuela hay mucho más en común que Simón Bolívar y la frontera más transitada de América Latina. Entre las cosas que compartimos están varias de nuestras palabras pero… ¡Cuidado! Eso no siempre significa que nos entendemos.

1.

Si usted está furioso, en Venezuela podrá decir en voz alta que está arrecho, pero mejor no lo diga públicamente en Colombia, pues sabrán que tiene unas ganas inmanejables de “pasar tiempo” en la cama con su pareja.

2.

Si la película estuvo chimba, para el venezolano se trató de un filme súper malo, pero es todo lo contrario para el colombiano.

3.

Si el colombiano le dice “¡Mírela, es mona!” (o mono), está refiriéndose a una persona de cabello rubio o que luce muy bien. Si quien lo dice es un venezolano, entonces estará hablando de manera peyorativa sobre alguien que considera ordinario o de poca cultura.

4.

Cuando en Colombia le digan listo, usted sabrá que es sinónimo de “entendido” o “está bien”; si se lo dicen en Venezuela, en cambio, es que lo que pidió ya está hecho.

5.

Cuando tenga ganas de comerse un salpicón en Venezuela, estará saboreando una exquisita mezcla de mariscos con limón. En Colombia, por otro lado, lo que llegará a su mesa es una mezcla jugosa de frutas silvestres y crema.

6.

La colombina en Venezuela no es más que el nombre de una fábrica de dulces, mientras que en Colombia se llamarán así todas las golosinas que lleven una bola de caramelo y un palito (sin importar su marca). Y este dulce en Venezuela será siempre una chupeta.

7.

Si el colombiano timbra, está anticipando su parada en la buseta; si lo hace el venezolano, seguramente está en la puerta de la casa anunciando que llegó.

8.

Para los colombianos, esa fruta amarilla, de semillas negras y ácido intenso es maracuyá. El venezolano, por su parte, no se cansará de pedirla como parchita.

9.

Mientras en Colombia usted se encuentra en el parche con sus amigos, en Venezuela con un parche no hace más que arreglar un jean roto.

10.

Si el colombiano le dice gonorrea, le está insultando fuertemente. Pero si se lo dice alguien en Venezuela, ¡cuidado!, se trata de una infección de transmisión sexual.

11.

Cuando el colombiano debe firmar un documento pedirá un esfero (abreviando la palabra esferográfica), mientras que su par de Venezuela necesitará un bolígrafo, ya que el esfero es un objeto con forma circular que no sirve para escribir.

12.

Si amanece con guayabo en Venezuela, usted está nostálgico o extrañando a su ex-pareja. Si amanece enguayabado en Colombia, no tardará en buscar pastillas para el dolor de cabeza y caldo porque lo que tiene es resaca.

13.

Si en Colombia usted pide un perico para desayunar, le servirán café con leche, pero cuando lo ordene en Venezuela lo que llegará a su mesa será una mezcla de huevos revueltos con tomate y cebolla. Para pedir café a lo venezolano, por su parte, necesitará una guía especial.

14.

En Colombia salga al rumbeadero y pida guaro si quiere tomar aguardiente, pero no lo haga en Venezuela… porque el mesero no entenderá por qué está ordenando a una persona oriunda del estado Lara.

15.

En Colombia un trozo de queso envuelto en masa de harina es un palito de queso; en Venezuela no hay otro nombre para eso que tequeño. A su vez, este snack es el pasapalo venezolano infaltable en todas las fiestas. Aunque pasapalo en Colombia se dice pasaboca…

16.

En Colombia le dirán arepa a ese pan delgado de masa de maíz al que le colocan el acompañante encima. En Venezuela, la arepa se abre, se le quita un poco de masa y se rellena… y casi me atrevería a decir que la arepa representa a lo más sabroso del ser venezolano.