Desde tiempos muy antiguos, en todas las sociedades del mundo se ha dado el fenómeno de la peregrinación con fines religiosos. Entre algunas de las peregrinaciones más importantes del mundo podemos mencionar la de los musulmanes a La Meca, la de los judíos a Jerusalén y la de los católicos a Santiago de Compostela. Para los fieles, estos eventos les permiten reencontrarse con su fe, con sus creencias y recrear la historia de su cosmovisión.

Si bien no todas las peregrinaciones son iguales, sí suelen mantener una estructura básica que consiste en caminar desde lejos para reunirse en aquel lugar sagrado, que casi siempre es un templo donde aconteció un supuesto milagro y recibir la bendición de los sacerdotes. México cuenta con varias peregrinaciones muy famosas, incluso a nivel mundial, que reflejan la profunda espiritualidad del mexicano. A continuación te presento las cinco más sobresalientes:

Peregrinación a San Juan de los Lagos

Este peregrinar inicia en cualquier lugar donde un fervoroso creyente de la Virgen de San Juan de los Lagos se encuentre, y culmina en el santuario ubicado en los Altos de Jalisco, el segundo santuario más visitado de México, visitado por cinco millones de peregrinos anualmente.

Está dedicado a la Virgen María, en su fase de la Inmaculada Concepción, y el culto inició en 1542, cuando el Fraile Miguel de Bolonia llevó la imagen que empezó a considerarse milagrosa. Las peregrinaciones se realizan los días 2 de febrero, 15 de agosto y 8 de diciembre.

A post shared by Angie Sandoval (@angiesm3000) on

Peregrinación del Santo Niño de Atocha

Al santuario del Santo Niño de Atocha también se le conoce como “el hacedor de milagros de plateros”, pues se encuentra precisamente a cinco minutos de Plateros, en Fresnillo Zacatecas, y es una advocación española de la señora de Atocha, patrona de los desamparados. Se lleva a cabo su celebración el día 25 de diciembre.

A post shared by Carol M. (@eatingthedinosaur) on

Se dice que es el protector de los peregrinos y de los migrantes, incluso su vestimenta es la de un peregrino. No se sabe exactamente cuándo surgió la devoción, pues los mismos padres josefinos en el periódico “El Peregrino de Atocha” hace setenta años confesaron:

“Ignoramos también desde cuando los católicos mexicanos comenzaron a tributar culto especial a la pequeña pero simpática imagen del Santo Niño de Nuestra Señora de Atocha”.

Peregrinación al Cristo de la Montaña

En este caso, la peregrinación no conduce a un templo sino a un monumento en la cima del Cerro del Cubilete, en Silao Guanajuato. Construido en 1940, tiene 20 metros de alto y pesa 80 toneladas, lo que lo convierte en la estatua de Cristo más grande del mundo hecha de bronce (y no de concreto o mármol). Su autor es el escultor mexicano Fidias Elizondo.

A post shared by Angel B (@angelbfoto) on

Es el tercer sitio más visitado en cuanto a peregrinaciones se refiere y la celebración se lleva a cabo año con año el día 5 de enero.

A post shared by Cez Moon Dark (@cezmoon) on

Peregrinación a la Basílica de Guadalupe

Tal y como te hemos contado en otros artículos, en este sitio existió alguna vez un templo dedicado a Tonantzin, el cual fue derribado para colocar en su lugar uno nuevo, dedicado a la Virgen de Guadalupe, que es una advocación de la virgen de Guadalupe de España.

Este templo recibe un estimado de 20 millones de personas anualmente, lo que lo convierte en el templo más visitado no solo de México sino de América Latina. Su festividad es el 12 de diciembre e inició en el siglo XVI, hacia el año de 1556, con la colonización.

Peregrinación al Santuario de Chalma

Ya antes te hemos contado que el culto anterior al señor de Chalma era al dios Oztotl, antes de la llegada de los españoles. Sin embargo, al igual que otros templos prehispánicos, el de este dios fue derribado y se erigió uno para este cristo crucificado, que. dice la leyenda, tuvo una aparición ante los habitantes del pueblo.

A post shared by Berenice Landín Bruk (@brukdg) on

Se localiza en el Estado de México y cada año recibe a miles de peregrinos desde distintas partes del país el día primero de julio, el 6 de enero y el miércoles de ceniza. El culto al señor de Chalma surgió en 1539 cuando los monjes agustinos derriban el templo a Oztotl y colocaron la primera cruz cristiana.

Crédito imagen de portada: katiebordner