¿Todos mueven la cadera como Shakira?

No todos movemos las caderas como Shakira… aunque muchos lo intentan. Lo de la cantante barranquillera es un don que lamentablemente no todos tenemos. Las caderas a veces sí mienten (o por lo menos decepcionan).

¿Se comen las palabras al hablar?

Seguramente una gran parte de la población lo hacemos, pero no tan exagerado como nos muestran en la TV. Si apenas estás entrelazando una conversación, escucharás las palabras completas… pero una vez que haya confianza, empezarás a notar que ya no te dirán “vamos para” si no “vamo pa’” un cierto lugar, entre otras contracciones de palabras.

¿Todos los días son carnaval?

No es un secreto de que los barranquilleros celebramos todo: esto debido a la espontaneidad y alegría que los costeños transmitimos. En Barranquilla encontrarás muchos lugares abiertos para ir a bailar y beber unas cervezas desde los jueves hasta el fin de semana, pero definitivamente los días plenos de carnaval son 4 y están estipulados justo antes de que tenga lugar la Cuaresma cristiana. Además de estos 4 días, tenemos los pre-carnavales; es decir, desde que empieza el año suenan los tambores. Por su parte, probablemente todos los fines de semana después del año nuevo encontrarás eventos y encuentros folklóricos. Esto sin contar los eventos que en el transcurso del año aparecen, tales como La rueda de cumbia y Todos al parque con música.

Si no soy amante de bailar, ¿qué puedo hacer en Barranquilla?

Si lo suyo no es bailar, Barranquilla tiene diversas opciones de entretenimiento; caminar por el barrio El Prado y enamorarse de las casas antiguas que allí prevalecen es una muy buena opción. Además, en el camino te encontrarás con diversas opciones gastronómicas, ya sea un delicioso mango con sal, limón y pimiento o un patillazo en el andén, hasta restaurantes con buena oferta gastronómica local. Adicionalmente, Barranquilla cuenta con el Gran malecón del río, el cual tiene una excelente vista (al río, valga la redundancia) y es un espacio donde últimamente se están realizando muchos eventos gratuitos… quizás puede toparse con uno de ellos. Otros lugares de interés son La Aduana -la cual alberga la biblioteca Piloto del Caribe, El archivo Histórico del Atlántico, el Centro de Documentación Musical Hans Federico Neuman, la antigua Estación del Ferrocarril y un mural Alejandro Obregón-, la Intendencia fluvial -donde muchas veces puedes encontrar exposiciones artísticas-, y el Museo del Caribe. También muy cerca de Barranquilla puedes visitar el Castillo de Salgar, una edificación antiguo con una hermosa vista al mar Caribe, donde te puedes deleitar con un delicioso almuerzo que ofrece el restaurante ubicado en el Castillo, y además conocer puerto Colombia, donde hallarás restaurantes y bares frente al Mar.

¿Es cierto que “no hay que dar papaya”?

Desearía decir que es un mito, pero no. Lamentablemente, es cierto no hay que dar papaya (no hay que dar oportunidad oportunidad para que suceda algo, exponiéndose, arriesgando, poniéndose en peligro, como por ejemplo ser descuidado ante robos). Esto significa que debe uno mantener los objetos personales asegurados y a la vista.

¿Todos usan sombrero vueltiao?

¡¡Nahh!! Todo va en gusto. Sí, claro, encontrarás algunos caminando bajo el sol con su sombrero. Es que es una prenda insignia y muy popular no solo en Barranquilla, sino en toda la Costa Caribe.

¿Hay posibilidades de mantener una dieta vegetariana en Barranquilla?

¡¡Si!! Los supermercados y los comercios en el centro de Barranquilla tienen todos los ingredientes necesarios para preparar alimentación vegetariana, y casi todos los restaurantes tienen incluido un menú vegetariano en su carta. Algunas comidas típicas de la costa se ofrece como “menú vegetariano”, tales como las empanadas de queso y el mote de queso, entre otras. Además, debido a la presencia de árabes, la ciudad cuenta con una gran variedad de restaurantes árabes que ofrecen diversos menús vegetarianos, que por cierto son exquisitos.

¿Es verdad que conducir es todo un reto?

Si, es muy cierto. De hecho, por ahí dicen que el que sabe conducir en Barranquilla, conduce donde sea, en cualquier parte del mundo. En Barranquilla no es extraño encontrar tres vehículos en un carril para dos, o vehículos parqueados en ambos lados de una calle pequeña, esto sin mencionar que las motos nunca avanzan por el lado correcto, sino entre los carros. Hay que ser bastante ágil y estar pendiente del panorama al momento de conducir.

¿Y lo de mamá burra?

Ahh… No puedo confirmar ese dato, muchas veces creí que era un mito. Existen artículos periodísticos que hablan de prácticas sexuales con animales y zoofilia en zonas rurales en la Costa, y hasta un poema de un costeño al respecto. Es un tema tabú, escondido, que ni siquiera empezamos a debatir en sus dimensiones de salud, de bienestar animal y éticas.

Dicen que los barranquilleros son flojos…

Es un mito que la televisión nacional ha transmitido. Quizá habrá uno que otro flojo como en cualquier parte del mundo, pero también puedes encontrar barranquilleros camelladores, como algunos trabajando a pleno mediodía con el sol en la espalda y el sudor cayendo desde la frente. Un barranquillero, y los costeños en general, por lo general conoce la responsabilidad de trabajar pero también entiende que debe descansar para luego poder volver a trabajar. Un buen work-life balance, como le dicen en inglés.