Al describir qué hacer en Israel no me gusta usar la palabra must, porque cada uno arma su viaje de acuerdo a su tiempo y a sus intereses. Sin embargo, sí creo que hay algunas experiencias que solo son posibles en Israel, y aquí te cuento cuáles son.

Camina por las callecitas de la Ciudad Vieja de Jerusalén

Si alguien que viaja a Israel dispone solo de unas pocas horas para pasear por el país, y me pregunta qué es lo mejor que puede hacer para aprovechar su tiempo, mi primera recomendación sería que fuera a la Ciudad Vieja de Jerusalén. Aquí, 3000 años de historia están condensados en un lugar muy pequeño y siempre vas a encontrar algo que te impacte.

qué hacer en Israel
Photo: Sean Pavone | Shutterstock

En la Ciudad Vieja están algunos de los lugares más sagrados de las tres religiones abrahámicas, hay museos para que pases horas explorando el pasado, restaurantes, cafés, mercados y, mi parte favorita, los rinconcitos especiales (y súper fotogénicos) a los que vas a llegar cuando creas que te has “perdido”. Te recomiendo especialmente un paseo sin rumbo al atardecer: hay mucha menos gente y la luz es bellísima.

Seas o no religioso, visita los lugares sagrados para cristianos, musulmanes y judíos en la Ciudad Vieja de Jerusalén

La Mezquita Al Aqsa es el tercer lugar más sagrado para el Islam, luego de La Meca y Medina. Junto con la Cúpula de la Roca, los dos están en el Monte del Templo. Al Aqsa es lugar al que Muhammad llegó de su viaje nocturno a lomos del caballo Al Burak, y en el interior de la Cúpula de la Roca se encuentra la roca que, según la creencia musulmana, es desde la la que Mahoma ascendió a los Cielos.

qué hacer en Israel
Photo: Sean Pavone | Shutterstock

La Iglesia del Santo Sepulcro está erigida donde, según la creencia cristiana, se produjo la crucifixión de Jesucristo, en el Monte Gólgota (o del Calvario). El interior del templo alberga el que habría sido el sepulcro de Jesús.

qué hacer en Israel
Photo: Fat Jackey | Shutterstock

El Muro de las lamentaciones (Muro occidental), es el segundo lugar más sagrado para los judíos, luego del Monte del Templo, donde hoy se encuentra la Cúpula de la Roca (en el judaísmo la roca que te mencioné antes es aquella en la que Abraham habría estado a punto de sacrificar a su hijo Isaac, según la Biblia donde estaban construidos el primer y el segundo templo de Jerusalén).

qué hacer en Israel Muro de los Lamentos
Photo: Maxime Billon | Shutterstock

Hay más templos y lugares sagrados de estas tres religiones y de otras, y muchísimo para explorar. Mi consejo es que investigues antes de tu viaje y que armes un itinerario de acuerdo a tus intereses, porque es casi imposible verlo todo en un sola vez.

Finalmente, si quieres disfrutar de unas excelentes vistas de Jerusalén, que además van a ofrecerte una mayor comprensión de la ciudad, tengo dos recomendaciones:
Camina por las murallas que rodean la Ciudad Vieja. Puedes comprar tu ticket al lado de la Oficina de Turismo, en la entrada de la Puerta de Yafo (el precio es accesible y la experiencia se llama Ramparts Walk).

qué hacer en Israel
Photo: eFesenko | Shutterstock

Una de las mejores vistas de la Ciudad Vieja es desde el mirador (gratuito) que hay justo debajo del Hotel Seven Arches, en la cima del Monte de los Olivos. Mi consejo es que vayas una media hora antes del atardecer.

qué hacer en Israel
Photo: FadiBarghouthy | Shutterstock

Puedes caminar desde la Ciudad Vieja; son unos 20-30 minutos desde la Puerta de Damasco hacia el mirador, un poco más si te detienes en el camino para visitar el bíblico Jardín de Getsemaní, donde se encuentran algunos de los olivos más longevos del mundo.

qué hacer en Israel
Photo: Zvonimir Atletic | Shutterstock

Visita la Ciudad del Rey David

Aquí es, llanamente, «donde todo comenzó» y, a decir verdad, es cierto. En este lugar el rey David construyó su ciudad hace 3.000 años, una ciudad que ha sido conquistada, destruida y reconstruida tantas veces a lo largo de la historia. En este sitio arqueológico vas a poder pisar el mismo suelo que existía en la época del rey David, ver los cimientos originales de la ciudad (4.000 años) y apreciar las ruinas de la destrucción del Primer Templo por los babilonios (586 a.C.).

Crédito: @koby_harati

Antes de irte de Jerusalén, ve al mercado Majané Yehuda, donde no solo vas a poder probar los platillos y bebidas de la exquisita y variada comida del país, sino que también hay puestos de comida internacional (kiguel de Europa del Este, khachapuri georgiano, kibe kurdo, injera etíope, cuscús marroquí, zumo de cidro del Yemen, helado italiano, empanadas argentinas), cervecerías, negocios donde comprar panes, dulces y frutas y, cuando el mercado cierra, vas a poder apreciar el arte urbano sobre las cortinas de metal.

Mahane Yehuda
Photo: Subodh Agnihotri | Shutterstock

Ve amanecer sobre la fortaleza de Masada, en el desierto de Judea

Masada es una fortaleza construida sobre un macizo tectónico, a 450 m sobre el nivel del Mar Muerto. Allí, en el año 73 de nuestra era, resistía el asedio romano un grupo de combatientes judíos que (según cuenta la leyenda, porque la arqueología no lo ha confirmado) prefirió suicidarse antes que aceptar la rendición. Según la historia, cada hombre se encargó de dar muerte a su esposa e hijos y luego eligieron diez hombres que mataron al resto. Uno de ellos mató a los otros nueve, y el ultimo se suicido. Cuando al día siguiente los romanos entraron en Masada, se encontraron con una montaña de más de 950 cadáveres y solo siete supervivientes: dos ancianas y cinco niños que se habían escondido.

qué hacer en Israel
Photo: Leonid Andronov | Shutterstock

Masada es uno de los lugares más visitados de Israel, pero no mucha gente se levanta a la madrugada y llega para ver el amanecer. Normalmente puedes subir en el teleférico, pero para ello, necesitas caminar durante una hora por el «Camino de la Serpiente», en la oscuridad (5:00 de la mañana), para llegar a tiempo de ver salir el sol sobre las colinas de Moab.

Crédito: @andrea_travelphotography

Flota en el Mar Muerto

A 400 metros bajo el nivel del mar, el Mar Muerto es el lugar más bajo de la tierra. Esa es una buena razón para ir, además del paisaje único en el mundo. El agua es la cuarta más salada del mundo (¡con más del 34 por ciento de sal!), así que no te toques los ojos después de estar en el agua. Un beneficio adicional de esta salinidad es el hecho de que te hace flotar fácilmente. Simplemente recuéstate y, sin hacer ningún esfuerzo, flota; es imposible hundirse en el Mar Muerto. Ah, y no te olvides de untarte el cuerpo y la cara con lodo, para tener un perfecto día de spa.

Recuerda a las víctimas del Holocausto en Yad Vashem

Una gran cantidad de los fundadores de Israel son sobrevivientes del Holocausto. El Museo Yad Vashem (Museo de la Historia del Holocausto, en las afueras de Jerusalén) está dedicado al recuerdo permanente del horror que fue la Shoá ,y al homenaje continuo a sus víctimas.

Pasa una noche en el desierto mirando las estrellas

Por pequeño que sea Israel, ¡la mitad del país es un desierto! en su mayoría sin hábitat, por lo que salir al desierto para mirar las estrellas no es tan difícil. Hay varios lugares que ofrecen recorridos de observación de estrellas, principalmente en el área de Mitzpé Ramón.

Comparte la cena del Shabat con una familia de judíos ortodoxos

El Shabat es el día de descanso de los judíos. Comienza el viernes cuando cae el sol y termina el sábado cuando las estrellas son visibles. El viernes se hace una cena especial, con algunos platillos característicos que variarán de acuerdo a la famlia (los judíos de Israel han llegado desde muchas partes del mundo), pero nunca falta el pan especial llamado jalá. Muchas familias judías celebran esta cena durante la noche del viernes, pero si quieres vivirlo de la manera más tradicional lo mejor es pasarlo con una familia de judíos ortodoxos.

Una experiencia ortodoxa: Mea Shearim

Mea Shearim (que en hebreo significa cien puertas) es un barrio ultraortodoxo en Jerusalén, y uno de los más antiguos. Cuando se construyó, sus casas se edificaron para usarse como una cerca de protección, pero hoy se puede caminar en su interior. Este vecindario está habitado principalmente por judíos jaredíes y jasídicos, y durante tu visita, debes vestirte de acuerdo a los requisitos de «recato» del vecindario. Caminar por las calles de Mea Shearim puede parecer un viaje en la máquina del tiempo, ya que la mayoría todavía viste sus ropa tradicional, las mismas que se usaban en Europa del Este en el siglo XIX.

Explora la historia de Cesárea

Cuando se trata de arqueología, este probablemente sea mi sitio más recomendado en el país para visitar, ya que no se necesita saber o comprender mucho para apreciar lo que tienes frente a ti. Cesárea es una ciudad portuaria que se remonta al siglo IV a. C., pero solo después de que se le entregó a Herodes el Grande en el año 31 d. C., alcanzó el apogeo de su gloria. Al visitar las ruinas de Cesarea hoy, puedes ver el Teatro, el Hipódromo, el Palacio de Herodes, los templos, el acueducto y mucho más. Aquí es donde se encontró la piedra de Pilatos, mencionando a Poncio Pilatos presente en Cesárea.

Visita la ciudad portuaria no penetrable de Acre

El puerto de Acre ha visto algunos momentos muy significativos en la historia. Fue conquistado muchas veces, pero el momento más significativo fue por Saladino en 1178. Fue la capital de los Cruzados y su último lugar de detención antes de abandonar Tierra Santa en 1291. Vio el asedio infructuoso de Napoleón contra Al-Yazar en 1799, y muchos más eventos. Hoy todavía se pueden ver las grandes murallas, mezquitas, iglesias, sinagogas, baños turcos y albergues, Saraya, los salones de los caballeros, los barrios italianos y mucho más.

Camina por una parte del sendero de Israel

Israel Trail es una ruta de senderismo que cruza Israel de norte a sur, en aprox. 1.000 km. (la longitud de Israel es de poco más de 550 km.) y National Geographic lo incluyó en la lista de «Las mejores caminatas del mundo». Si te gusta el senderismo, solo necesitas sacar tiempo para hacerlo, ya que el sendero recorre la mayor parte del país. Los mapas a escala 1:50.000 son fáciles de encontrar, ¡así que sal a caminar!

Pasea por el puerto más antiguo (¡y aún activo!) del mundo: Yafo (Jafa)

El puerto de Yafo es probablemente uno de los puertos más antiguos del mundo, mencionado por primera vez en la Biblia, en el libro de Jonás, que se utilizó durante aprox. 7.000 años, y todavía es activo. Además del bonito y tranquilo puerto deportivo, puedes pasear por las calles del Yafo antiguo y disfrutar de sus callejuelas, galerías, restaurantes de pescado y el paseo marítimo.

Kayak en el mar de Galilea

El Mar de Galilea es el lago de agua dulce más grande de Israel, rodeado de muchos sitios naturales, pueblos y entornos cristianos. Durante la mayor parte del año, el agua está muy tranquila sin olas, así que súbete a un kayak, para la opción de explorar y relajarse de una manera tranquila, pacífica y espiritual, prácticamente teniendo todo el lago para ti.

Deja que tu espiritualidad se apodere de ti en Safed

La ciudad de Safed es una de las más antiguas de Galilea, con cuevas funerarias que datan del siglo II a. C. Hoy es una pequeña ciudad moderna con una Ciudad Vieja, y ahí es donde está su magia, como una de las «cuatro ciudades santas» en Israel. Safed es conocida como la «ciudad mística» gracias a la Cabalá, la interpolación espiritual y mística judía del mundo. Pasa un tiempo en Safed, y también podrás sentir lo que tiene de especial esta ciudad.

Prueba uno de los vinos galardonados de Israel

Israel tiene excelentes vinos premiados en el mundo. Las bodegas se encuentran principalmente en los Altos del Golán, en las colinas de Jerusalén, en el valle de Elá, en el área de Zijrón Yakov e incluso en el desierto de Néguev. De acuerdo a dónde te lleven tus planes de viaje, haz un pequeño desvío a una bodega, experimenta un recorrido de degustación y bebe con responsabilidad.

Prueba un plato o postre local (¡o pruébalos todos!)

Hay muchos platos y postres locales en Israel, estos son los más comunes (¡y pueden ser los mejores!):

Humus: hay quien moja y hay quien lo unta, pero lo que importa es su sabor. Está hecho de un puré garbanzos (puestos en remojo toda la noche), se le agrega ajo, tahini y zumo de limón. Servido con pan de pita y debe estar tibio. No te confundas con el humus industrial que puedes comprar en el supermercado, que además del nombre, no tiene nada en común.

hummus
Photo: Kat Ka | Shutterstock

Falafel: Bolas fritas hechas tradicionalmente con habas, pero hoy en día principalmente de garbanzos. Servido en pan de pita, normalmente con humus, verduras, repollo y zejug (un tipo de chile yemení), algunos agregan patatas fritas. Esta es la comida callejera más común en Israel y se puede encontrar en casi todas partes.

Baklava (Baklawa): este dulce postre está hecho de masa filo y nueces, con mucha azúcar derretida. Al horno en bandejas grandes, cortadas en porciones pequeñas. Otras variaciones se sirven con diferentes tipos de nueces y pistacho molido en la parte superior.

Kanafe: este postre de color naranja está hecho de fideos kadaif fritos con queso, jarabe de azúcar y agua de rosas, y uno de mis favoritos personalmente. Se originó en Nazaret, en el norte de Israel, así que no pierdas la oportunidad de comer esto en su ciudad natal.

Vive la fiesta de la vida nocturna de Tel Aviv

La mayoría de las ciudades en Israel tienen una vida nocturna vívida, pero no hay duda de que la reina de la fiesta es Tel Aviv, conocida también como la Nueva York del Medio Oriente. La ciudad está llena de bares, restaurantes, cafeterías, comida callejera y muchos locales nocturnos de todo tipo y para todos los gustos y presupuestos. Tel Aviv también es conocida por su escena LGTB y como destino preferido por los veganos. Hay muchas otras razones para visitar Tel Aviv, pero si eres una persona nocturna, no te la puedes perder.

Incluso si viajas a Israel por un período prolongado, la posibilidad de que tenga la opción de experimentar toda esta lista es poco probable (¿o me equivoco?). Así que mira estas experiencias sobre qué hacer en Israel e intenta vivir al menos una, si no más, para hacer que tu visita a Israel sea inolvidable (¡lo que será en cualquier caso!), y recuerda, ¡viaja según los locales, no según los libros!