Mucha gente me pide que les recomiende lugares para visitar en Lanzarote. Contesto con una sonrisa en la cara, escondiendo el infinito hastío de repetirme hasta que mi lengua se fosilice. Por eso he decidido escribir este pequeño artículo al que pienso redirigir a cualquiera que me lo vuelva a preguntar. Si ya decía mi madre que era muy listo yo. He elaborado esta microguía teniendo en cuenta que la estancia es de 48 horas, quieren ver lo más característico de la isla, tienen un coche alquilado y van a ir a paso ligero, no sentándose una hora a tomar café en cada sitio que encuentren. Obviamente el itinerario no es perfecto pero te dará ideas, así que elige tus opciones en función de tu estilo y lo que te apetezca.

Día 1

Jameos del Agua y Cueva de Los Verdes (09:30-12:30)

Empezamos el primer día con un buen madrugón a la 8, desayuno rápido y a las 9 ya tirar para el norte. Puedes parar en el Jardín de Cactus, magnífica obra de César Manrique, pero personalmente no es imprescindible para mí. Jameos del Agua y la Cueva de Los Verdes están al lado la una de la otra, así que empieza por la frescura y misterio de la cueva y termina en Jameos, donde podrás tomarte una cafecito si decides forzar un poco el tiempo.

Come en La Casita de La Playa (12:30 – 15:00)


Tras visitar los dos o tres primeros centros de César Manrique, baja a Arrieta (5 minutos en coche) y come en la Casita de La Playa, uno de los mejores restaurantes de la isla. Puedes acceder a él desde el pueblo de Arrieta o entrando por un camino de tierra pasado el monumento de Manrique que adorna la rotonda de Arrieta. Si llegas demasiado pronto, échate un bañito o túmbate en la playa de Arrieta hasta que te entre hambre. Para recomendaciones a la hora de pedir, visita mi artículo sobre los mejores lugares para comer en Lanzarote.

Casa de César Manrique (15:00 – 16:30)

Cuando te acabes el postre, sube a Haría y visita la Casa de César Manrique que está a 15 minutos de coche. Una auténtica joya que te hará entender mejor la forma de pensar y vivir de la persona que dio forma a la isla. No es una visita muy larga pero la recomiendo si acabas pronto de comer, de lo contrario tira para el siguiente paso.

Mirador del Río (16:30 – 18:30)

Rematamos la tarde visitando el mirador más famoso de la isla, desde el cual podrás tomar algo contemplando la octava isla y llevarte una foto inolvidable. Cierra a las 18:30 de la tarde aproximadamente, así que ojo. Remata tu primer día bajando a ver el atardecer (si te da tiempo y la meteorología lo permite) al mirador de La Ermita de Las Nieves que está a 25 minutos de coche.

Día 2

Parque Nacional de Timanfaya (10:00 – 12:30)


Dirígete al Parque Nacional de Timanfaya y descubre por qué Lanzarote se la conoce como la isla de los volcanes. Podrás hacer un tour en guagua con un intrépido conductor que meterá ese enorme vehículo por sinuosas carreteras que atraviesan impresionantes yacimientos geológicos mientras te explican los orígenes de la isla. También podrás aprovechar para comprar algún recuerdo y ver las demostraciones prácticas de actividad volcánica que hay alrededor del restaurante antes de marcharte. No comas ahí, que tengo una mejor idea dependiendo del tiempo que haga.

Opción de tarde A: visitar el Lago Verde y comer en El Golfo

Si el tiempo en el norte está nuboso o con mucho viento, baja de Timanfaya al pueblo de El Golfo y come en Casa Tato antes o después de visitar el Lago Verde. Después puedes bajar con el coche hacia los Hervideros, parando en la playa de Montaña Bermeja (¡donde grabaron Black Mirror!) y acabar en las salinas de Janubio antes de ir a relajarte.

Opción de tarde B: ir a comer a Famara


Si el tiempo en el norte está bueno o no te importa el viento, sube a Famara y come en el restaurante El Sol o El Risco (soy más del primero pero los dos están geniales) disfrutando de las bellas vistas que ofrece la playa más grande de la isla adornada por el risco de fondo. Después de comer puedes pasar la tarde en la playa para rematar 48 horas en el paraíso.