1. Jardín de las Hespérides


Entre los dos jardines más importantes de la ciudad, el Botánico y el jardín del Turia, se ubica esta pequeña joya. Un espacio cerrado repleto de cítricos, más de 50 variedades, y de esculturas mitológicas. Céntrico remanso de paz desconocido incluso por muchos valencianos.

2. Mercat de Russafa


El precioso Mercado del Carmen aglutina la mayoría de las visitas turísticas, sin embargo el mercado de Russafa tiene poco que envidiarle. Ubicado en el barrio más bohemio de la ciudad, puedes encontrar productos fresquísimos en un mercado tradicional y lleno de encanto.

3. Horchatería Vida


No puedes visitar Valencia y no probar la horchata, y la mejor manera de hacerlo es en Alboraya. Allí en una antigua alquería en medio de la huerta encontramos la Horchatería Vida. Un lugar ideal para degustar una horchata bien fría, y admirar el paisaje y su pequeña granja de animales. Ideal para visitar con niños.

4. Trinquet de Pelayo


Uno de los lugares más desconocidos por los valencianos es el Trinquet de Pelayo. En este recinto deportivo que acaba de cumplir 150 años, el más antiguo en uso en Europa, puedes ver una partida de pilota valenciana, o comer en su precioso restaurante. Recientemente restaurado, es una construcción única en el mundo, que siempre impresiona a sus visitantes.

5. Sebastian Melmoth


Entre las tiendas más originales y curiosas de la ciudad se encuentra Sebastian Melmoth. A pocos metros de la plaza del Ayuntamiento en la peatonal calle Sant Ferran, puedes encontrar objetos curiosos, regalos originales y artículos únicos en un entorno cuidado al mínimo detalle.

6. Fábrica de hielo


Una antigua fábrica de hielo junto al mar que se ha convertido en un espacio diferente y original de Valencia. La nave aúna la magia de los recintos industriales con constantes actividades para todos los públicos. Además es una buena parada para tomarse un vermut o comer algo ligero.

7. Pérgola


Los sábados por la mañana junto al mar son sábados musicales para los melómanos valencianos. En el entorno privilegiado del Veles e Vents, esta pérgola circular se llena de música y buen ambiente cada sábado en la Marina. Si quieres un plan matutino para empezar bien el fin de semana, este es tu lugar ideal.

8. Convent Carmen


Acaba de abrir sus puertas y amenaza con convertirse en el lugar de moda de la ciudad. Cine en una antigua iglesia, música al aire libre y un precioso patio en el corazón de la ciudad antigua, convierten a este antiguo convento en una parada obligatoria.

9. La NAU


Sede de la Antigua Universitat de València, este centro cultural esconde un magnífico claustro presidido por la escultura de Lluís Vives. Si aprovechas para pasear por la anexa plaza del Patriarca, descubrirás un rincón histórico y poco visitado de la ciudad. Lástima que el imponente paraninfo solo se pueda visitar de manera concertada.

10. Calle Moret, la calle de los colores


Si te gusta el arte urbano estás de enhorabuena, Valencia tiene mucho y muy bueno. Las mejores fotos junto a graffitis las puedes tomar por el centro de la ciudad, y más concretamente en la Calle Moret, rebautizada acertadamente como la calle de los colores.

11. LaGirafe


Comer cerca del mar puede convertirse en un atraco a mano armada. Si quieres cambiar la paella por una comida diferente, puedes pasarte por este curioso restaurante ubicado frente a la playa de la Patacona. Aprovecha su tranquila terraza para tomarte unos crepes que cocinan en una gran furgoneta restaurada, reconvertida ahora en una curiosa cocina.

12. Portal de Valldigna


Parece un simple portal, pero cruzar el umbral que separaba el barrio cristiano de la morería tiene algo de especial. Construido en el año 1400, sus muros centenarios nos invitan a adentrarnos en la Valencià más antigua, y perdernos entre sus callejuelas.

13. La Beneficencia

Si estás paseando por el centro de Valencia te encantará conocer este museo. Su patio de acceso gratuito es un remanso de paz, donde además sirven gustosos almuerzos. Si resulta que tienes la suerte de poder entrar en la iglesia neobizantina, ahora reconvertida en salón de actos, la visita resultará sorprendente.

14. Teatro La Estrella


Pocas cosas atrapan más la atención de los niños que un teatro de marionetas, y en el modernista barrio del Cabañal encontramos el teatro de marionetas La Estrella. Una típica casa del barrio rebosante de encanto que esconde un teatro clásico en el que niños y mayores disfrutarán de espectáculos únicos.

15. L’iber


En el centro de la ciudad, en la transitada calle Caballeros, encontramos un curioso museo que alberga la colección más grande del mundo de soldaditos de plomo. Sólo por contemplar el magnífico estado de conservación del palacio gótico de Malferit, ya merece la pena perderse entre sus miles de soldados y demás figuras en miniatura.

16. El Gulliver


A pesar de ser uno de los lugares favoritos de los niños valencianos, muchos turistas se quedan sin deslizarse por esta enorme recreación del gigante tumbado. El Parc del Gulliver se encuentra en el corazón del jardín del Turia, para que todos nos sintamos liliputienses entre los toboganes que forman los enormes ropajes del personaje de Jonathan Swift.

17. La Devesa


La playa favorita de muchos valencianos de la capital es la Devesa. Sus dunas, su vegetación salvaje, su limpieza y la presencia de pocas edificaciones, hacen de esta playa un pequeño paraíso. Evita el viento de las tardes, y observa en el horizonte las decenas de buques que atracan diariamente en el puerto.

18. Plaza del Negrito


Si te quieres sentir un local, has de ir a tomar una copa a esta plaza. Todavía conserva el encanto de las míticas noches de fiesta del barrio del Carmen, y las terrazas siempre están rebosantes. Especialmente recomendable pasarse por la tarde-noche.

19. La Casa Judía


Rebautizada como la Casa Judía, este edificio de la céntrica calle Castellón no deja a nadie indiferente. El arquitecto Juan Guardiola construyó un edificio único, de estilo art decó, hace casi 90 años. Búscalo y déjate sorprender por su imponente colorido.

20. Centro del Carmen


Independientemente del interés que susciten las exposiciones gratuitas que se muestran en sus maravillosas salas, el Centro de Cultura Contemporánea del Carmen es un edificio que merece una visita. Lleno de historia y de actividad en forma de conciertos, muestras y eventos, sus claustros gótico y renacentista luchan entre sí por ser el más bello.

21. Jardines de Monforte


De corte neoclásico y muy cercano al popular jardín de Viveros, el jardín de Monforte está lleno de esculturas, fuentes y vegetación. Su paseo a la sombra de las buganvillas, o su cuidado estanque de peces son algunos de los encantos de este tranquilo jardín, muy poco frecuentado, e ideal para perderse y soñar.