La gastronomía tradicional yucateca es una mezcla perfecta de las culturas maya y europea. Es parte de nuestro preciado patrimonio cultural y aquí te vamos a presentar una lista de platillos que te explicarán el motivo.

 

1. El queso relleno

Este platillo es el ejemplo perfecto de nuestro mestizaje culinario, ya que se prepara con queso holandés (no olvides que, por su ubicación geográfica, la Península de Yucatán se abasteció durante mucho tiempo de productos venidos especialmente de Europa). Su preparación es tan complicada que es casi un ritual, e incluye ingredientes tan diversos como chiles casi carbonizados, granos de pimienta de Jamaica, clavos de olor, semillas de comino, epazote, pasistas, huevos y carne molida de cerdo. ¡Una delicia!

 

2. La cochinita

Es el platillo más conocido de la gastronomía yucateca y nosotros la amamos. La experiencia de sacar del pib u horno de tierra la cochinita y que la carne esté tan suave que prácticamente se deshaga en la tortilla, es algo que debes hacer al menos una vez en la vida.

A photo posted by NYT Food (@nytfood) on

 

3. Los huevos motuleños

Ingredientes sencillos que, unidos de manera perfecta, dieron origen a un platillo delicioso. Los huevos motuleños toman su nombre del pueblo de Motul, donde fue inventado este manjar compuesto de plátano, jamón, queso, chícharos, chile habanero, frijol y tortillas de maíz. Mmm… ya se nos hizo agua la boca.

A photo posted by Daniel H. (@longdrivesouth) on

 

4. Los panuchos

Los panuchos son como pequeños paquetes de felicidad. De pollo, de cochinita pibil o salpicón de cazón, estos antojitos sirven para consentir a tu estómago a cualquier hora del día.

A photo posted by Micaela Perez (@mika2508) on

 

5. El pib

El pib es un platillo especial de la celebración del Día de los Muertos, o Hanal Pixán, como le decimos en Yucatán. Lo esperamos con ansiedad todo el año, pero si te has portado bien, puedes pedir que te lo preparen para tu cumpleaños. El pib se prepara en un horno de tierra (para ello se excava un agujero en el suelo), y es un tamal enorme relleno con carne de pollo o puerco en una deliciosa salsa de tomate.

A photo posted by Cinthya (@cinthyakcc) on

 

6. Carne ahumada de Temozón

Unos minutos al norte de Valladolid se encuentra Temozón, un pequeño poblado con una importante tradición culinaria, donde se elaboran las mejores carnes ahumadas del estado. Un plato de esta delicia, acompañado de tortillas recién hechas es, simplemente, probar el Paraíso en la Tierra.

 

7. Longaniza de Valladolid

Ningún embutido sabe igual a esta longaniza. Puede prepararse con huevo (como marca la tradición), o asarda y con el agregado de queso holandés. Este embutido se sazona con “recado rojo”, que consta de achiote y vinagre, y con “recado oriental” que está hecho de pimienta, clavo, orégano, tabasco, comino y ajo. Se amarra con fibras de henequén.

A photo posted by Yuca Taco (@yucatacocph) on

 

8. El chilmole

A primera vista pudiera no parecer tan atractivo si no estás acostumbrado a su color negro. Y, sin embargo, es uno de los platillos más extraordinarios que puedas probar en tu vida. A pesar de que el ingrediente principal es chile quemado, la verdad es que no pica (bueno, no mucho).

 

9. Sopa de lima

Esta sopa es muy fresca, a pesar de que se sirve caliente. Sí, no es fácil de describir, pero te aseguramos que su sutil sabor te va a encantar.

A photo posted by Sandra murillo (@sanmrll) on

 

10. Frijol con puerco

¡Es simplemente perfecto! La receta es muy sencilla, tanto que no te pasaría por la cabeza que pueda ser tan sabroso. Puerco, frijol, epazote y cilantro son sus principales ingredientes. Se ponen a cocer con bastante agua, y la magia está en la sazón que cada mamá o abuelita yucateca le pongan a su guiso. Nosotros lo comemos alegremente cada lunes y cuando lo pruebes entenderás porque nunca nos cansamos…