Los estados de Morelos y Puebla, a las faldas del volcán Popocatépetl, tienen catorce monasterios construidos durante el siglo XVI por las órdenes religiosas que llegaron a México con los conquistadores: dominicos, agustinos y franciscanos, cuya misión real y sacra era la de evangelizar a los pueblos originarios.

En 1994, la UNESCO declaró a catorce de ellos como Patrimonio de la Humanidad. ¿Los motivos? Su estado de conservación (fueron construidos hace 500 años) y el acervo cultural de su arquitectura, innovadora en su época, caracterizado por el uso de espacios abiertos y grandes atrios que en Europa no se conocían, y que fueron el resultado de las observaciones de los frailes, al darse cuenta de que los indígenas tenían la costumbre venerar y ofrendar a sus dioses al pie de sus enormes edificaciones al aire libre.

Los conventos de Morelos se localizan en los municipios de Cuernavaca, Tepoztlán, Oaxtepec, Tlayacapan, Totolapan, Atlatlahucan, Yecapixtla, Ocuituco, Tetela del Volcán y Zacualpan de Amilpas; mientras que los de Puebla se localizan en San Andrés Calpan, Huejotzingo y Tochimilco.

Si lo tuyo es disfrutar de los viajes por carretera, caminar al aire libre, admirar la arquitectura y la pintura mural , tomar muchas fotos y comer rico, bueno y barato, te invito a que te lances a una aventura genial. Aquí te enlisto los conventos que no deben faltar en tu recorrido, tú decides por dónde comenzar.

En Morelos:

Ex Convento de la Asunción de María, en Cuernavaca

Originalmente Convento de la Asunción, en 1891 se convirtió en la Catedral de Cuernavaca. Fue la quinta fundación franciscana en México, fundada en 1525 por los doce primeros frailes franciscanos que llegaron al país.

Ex Convento de la Natividad de María, Tepoztlán

Construido por los indígenas de la región bajo las órdenes de los frailes dominicos (1555-1580) y dedicado a la Virgen de la Natividad, actualmente este recinto es la Parroquia de la Natividad, Museo y Centro de Documentación Histórica de Tepoztlán. La principal festividad religiosa de la Parroquia se lleva a cabo el 8 de septiembre, juntamente con las celebraciones del “Reto del Tepozteco”.

Ex Convento de Santo Domingo, Oaxtepec

Ubicado en Oaxtepec, fue el primer convento erigido por la orden de los dominicos, alrededor de 1535. El convento tiene un templo, un claustro y la portería. Su fachada exterior es sumamente sencilla y contrasta con el interior: son notables sus pinturas murales y su fino trabajo de cantería.

Ex Convento de San Juan Bautista Tlayacapan

El convento de San Juan Bautista fue fundado por la orden de los agustinos en el año 1554. Al entrar puedes admirar su gran jardín. Aquí podrás encontrar pinturas murales con escenas de la Asunción y la Virgen niña, con sus padres a los lados. Podrás admirar un hermoso retablo de la Virgen de la Soledad y un lienzo barroco guadalupano del siglo XVIII. La fiesta patronal en Tlayacapan es el 24 de junio y se celebra con banda y chinelos.

Photo: Arturo Verea | Shutterstock

Ex Convento de San Guillermo Totolapan

El convento de Totolapan fue fundado por los agustinos en el año de 1534 y Guillermo de Malaval es el santo titular de la iglesia. La fachada está decorada con sillares simulados de estuco (piedra labrada por varias de sus caras) y medallones con los monogramas IHS y XPS distintivos de la orden agustina. Está decoración lo hace un convento único del siglo XVI y conserva su atrio perfectamente demarcado.

Uno de sus atractivos para el visitante es que mantiene el espacio de su huerta y, al traspasar sus puertas, reina una paz total.

Ex Convento de San Mateo Apóstol, Atlatlahucan

Es uno de los mejor conservados de la región y el mejor ejemplo de arquitectura almenada. Fundado por la orden de los agustinosen 1570. Está formado por un atrio perfectamente delimitado, capillas posas y el claustro de dos niveles.

En Atlatlauhcan se siguen conservando las antiguas tradiciones y la más características es la misa que el párroco oficia en latín de espalda al público y se entonan hermosos cantos gregorianos. El 21 de septiembre se celebra a San Mateo Apóstol además de la feria de la bendición de los elotes.

Ex Convento de San Juan Bautista, Yecapixtla

Esta edificación se comenzó a construir en 1535 por los frailes misioneros franciscanos y fue culminada seis años después por los agustinos, bajo quienes permaneció la custodia del lugar.

Actualmente podemos admirar el atrio, varias capillas posa, el templo, convento y una huerta anexa. Su estilo es una mezcla de gótico y renacentista, comenzando por la parte superior del pórtico apreciándose un rosetón gótico, que recuerda al de catedrales europeas. Sus altos y sólidos muros almenados dan la apariencia de una fortificación.

Crédito: Hanna Becerra

Ex Convento de Santiago Apóstol, Ocuituco

Es el primer convento que fundaron los agustinos en América, aunque luego se los despojó de su posesión y el edificio fue secularizado.

Por esta razón, su fachada no contiene ningún elemento decorativo que la asocie con los agustinos. Su antigua capilla abierta se transformó en una capilla lateral.

Ex Convento de San Juan Bautista, Tetela del Volcán

El templo de San Juan Bautista fue fundado por los dominicos en 1563 y concluido por la orden de los agustinos en los años de 1580-1581. La pintura mural dentro del claustro del convento es preciosa y cuenta con gran atrio en desnivel hacia el oriente con contrafuertes que le dan un aire a fortaleza.

Ex Convento de Santo Domingo, Hueyapan

El convento fue fundado en el siglo XVI (alrededor de 1539) por el fraile dominico Juan de la Cruz. Sin embargo, nunca se terminó. Se trata de una edificación sumamente austera, que no tiene segundo piso y que fue techada con tejas planas, muy populares en las construcciones de adobe de la población.

Crédito: @JUANLUIS_H

Ex Convento de la Inmaculada Concepción, Zacualpan

Fundado por los agustinos en 1535 y terminado en 1567, su atrio está totalmente bardeado y su claustro se asemeja a una fortaleza medieval con puertas y ventanas en la parte alta, en lugar de los tradicionales arcos que enmarcan el patio.

El templo ha tenido muchas intervenciones ulteriores a su fundación. Tiene una capilla lateral dedicada a la Virgen del Rosario y edificada en el siglo XIX. Alberga varios bienes muebles de gran valor histórico y artístico, entre ellos el reloj decimonónico en la entrada del pueblo y, en la nave del coro, un órgano de fina talla de estilo barroco, traído ex profeso para las festividades de la fiesta de la Virgen del Rosario en 1812.

En Puebla

Ex Convento de San Andrés, Calpan

A 22 kilómetros de la ciudad de Puebla de Zaragoza podrás visitar el antiguo convento franciscano, fundado en 1548 por Fray Juan de Alameda.

El templo cuenta con una arquitectura tipo fortaleza, por lo que fue utilizado por los liberales durante la Guerra de Reforma, mientras que en la Revolución Mexicana fue ocupada por el general Domingo Arenas como cuartel principal.

Sobresalen los relieves (algunos de tamaño casi humano), que integran relatos bíblicos con elementos prehispánicos.

Aquí es donde se sembraron los primeros nogales de Castilla, cuyos frutos son un ingrediente fundamental de los famosísimos chiles en nogada, y este pueblo es sede de la Feria del chile en nogada, que se realiza durante el mes de agosto.

San Andrés Apóstol es el patrono del municipio y su fiesta se celebra el 30 de noviembre. Su imagen es única, porque fue realizada con plumas de aves de diferentes colores, pudiendo ser una obra realizada por artesanos del arte plumario ancestral, a petición expresa de los franciscanos.

Ex Convento de Nuestra Señora Santa María de la Asunción, Tochimilco

Trazado y dirigido por fray Juan De Alameda, con ayuda de fray Diego De Olarte, esta estructura religiosa renacentista se encuentra a las faldas del volcán Popocatépetl.

Destacan su antiguo aljibe con su acueducto y una fuente octagonal en la plaza.

Ex Convento de San Miguel Arcángel, Huejotzingo

Se empezó a construir en 1526 por fray Juan de Alameda y fue concluida en 1570 por el arquitecto Toribio de Alcaraz. De estilo plateresco, sus características principales son el uso de estructuras góticas con elementos renacentistas y la abundancia de adornos.

En los muros del atrio podrás apreciar algunos restos de un Vía Crucis.

En la sala de Profundis, donde los religiosos realizaban sus asambleas, se encuentra una pintura que representa a los doce franciscanos que llegaron a la Nueva España en 1525, arrodillados ante una cruz.

Algunos de estos conventos forman parte del patrimonio histórico que se vio afectado por los sismos de septiembre del 2017, y su reconstrucción y procesos de conservación son lentos. Sin embargo, muchos ya han reabierto sus puertas, aunque los horarios son limitados.