Ya que los pueblos prehispánicos no contaban con un alfabeto tan desarrollado, la transmisión oral de la información debía ser precisa y clara de generación en generación, lo que los llevó a crear múltiples técnicas para pulir la habilidad de memorizar y hablar correctamente y no tergiversar los conocimientos transmitidos.

Una de éstas técnicas fue la adivinanza. Sí, así como lo lees, una frase o verso que describe de forma enigmática cualquier ser u objeto en nuestra vida cotidiana, para que desde pequeños los niños supieran dar significado al simbolismo y supieran también interpretar de forma metafórica su realidad.

Anteriormente te mostramos adivinanzas en idioma náhuatl y hoy te queremos compartir otras, pero en lengua maya, a ver qué tan hábil te sientes hoy. 

 

Bak’ u ts’u’ che’il u wíinklil

Ahora en español:
De carne retacada. Madera por delante y por detrás.
Respuesta:  So’oy (El gallinero)

 

U táane’ sak, u paache’ boox

Ahora en español:
Su frente es blanca. Su espalda es negra.
Respuesta: Xamach (El comal)

 

Wi’ij tu jalk’esa’al, na’aj tu jáala’al

Ahora en español:
Hambrienta la van llevando. Repleta la traen cargando.
Respuesta: Ch’óoy (La cubeta)

 

U paache’ u táan, u táane’ u paach

Ahora en español:
¡Su frente es su espalda! ¡Su espalda es su frente!
Respuesta: K’áan (La hamaca)

 

Jump’éel ts’ool wukp’éel u jool

Ahora en español:
Siete agujeros, una sola calabaza.
Respuesta: Pool (La cabeza)

 

Wa na’at na’ateche’ na’at le na’ata’: Yaan u yich ba’ale’ mina’an u yook, yaan u le’, teech a wojel u ts’ook

Ahora en español:
Sólo te lo digo una vez: Tiene ojos, pero no ven. Sus hojas no son de papel. Está parado, pero no tiene pies. Al final ya sabes qué es.
Respuesta: Junkúul che’  (El árbol)