Zazan tleino, xoxouhqui xicaltzintli, momochitl ontemi.

Aca qittaz tozazaniltzin, tla ca nenca ilhuicatl.

Bonita adivinanza ¿verdad? ¿Ya sabes la respuesta? ¡Claro que no! A menos que seas un hablante náhuatl, la lengua de los mexica, los amos y señores de Anáhuac a la llegada de los españoles. Su traducción es la siguiente:

¿Qué cosa y cosa es una jícara azul, sembrada de maíces tostados, llamados momochtli?

Este es el cielo, que está sembrado de estrellas.

Ya te hemos contado que, para los mexica, la oralidad, las palabras y el arte de saber expresarse a través del habla eran parte de un don que nos dieron los dioses a los seres humanos. Gracias a este regalo divino, se han podido conservar y transmitir las tradiciones, la leyendas y la historia este pueblo. Vale recordar que los mexica no tenían un alfabeto escrito con el que pudieran ser tan específicos a la hora de archivar sus conocimientos.

Al ser la palabra algo tan sagrado, los mexica crearon distintas formas de expresión a través de ella: la oratoria, el canto, la poesía y hasta adivinanzas, como las que a continuación te presento.