Año nuevo, viajes nuevos. Si vas a pisar Europa estos próximos 12 meses, intenta ir a alguno de estos lugares: son siempre recomendables, pero en 2019 hay algo especial que hace que lo sean más.

1. Palermo (Italia)

La capital de Sicilia es todo lo que han prometido películas y series sobre Italia: caos y bullicio y esa sensación de que a lo mejor la vida es el desorden decadente. Pero hace ya un tiempo que las cosas están cambiando en Palermo: su alcalde desde 2012 (ya lo había sido en los 80, cuando se hizo famoso por su lucha contra la mafia) es conocido por su política de apertura hacia los inmigrantes y por intentar darle una nueva vidilla cultural a la ciudad. En 2019, además, abrirá por completo —ya se pueden visitar algunas salas— el Palazzo de Butera, un palazzo del siglo XVIII que ha sido rehabilitado y albergará la enorme colección de arte de sus nuevos dueños, Francesca y Massimo Valsecci.

2. Estambul (Turquía)

Estambul es, si te importan estas cosas, matar dos pájaros de un tiro: visitar Europa y Asia casi a la vez, lo que sirve ya como gran excusa para ir. Pero en realidad no le hace falta. Su lugar estratégico hace que siempre haya sido un punto de encuentro entre culturas, algo que se ve en sus calles, en sus edificios, en sus gentes. Es un destino cultural perfecto y también lo es si te mueves por el estómago: comer será una de tus actividades favoritas. En marzo de 2019, además, abrirá del todo su nuevo aeropuerto, que será el más grande del mundo, y por el que pasarán unos 90 millones de pasajeros cada año. ¿Serás tú uno?

3. Málaga (España)

No tiene el tirón internacional que tienen sus vecinas Granada, Sevilla e incluso Córdoba, pero precisamente por eso merece una oportunidad: llena de museos, playas, y bares en los que ir de tapas a un muy módico precio, no te cansarás de visitar Málaga. Es una de las ciudades escogidas por Best European Destinations como mejor destino para 2019: tiene ruinas romanas y arte contemporáneo, una cultura gastronómica mediterránea única y, sí, más de 300 días de sol al año.

4. Plovdiv (Bulgaria)

Es una de las capitales culturales europeas de 2019 (este año hay dos, ya hablaremos de la otra). Es la primera vez que una ciudad búlgara es elegida como tal, por lo que se han puesto manos a la obra para dejar el listón bien alto y no sea la última. Más de 300 proyectos y casi 500 eventos que girarán alrededor del patrimonio histórico y cultural de la ciudad, su ritmo de vida y los problemas que quieren superar. Plovdiv es una de las ciudades habitadas de forma continua más antiguas del mundo y casi todas sus zonas de interés son peatonales. No te pierdas Kapana, su distrito creativo.

5. Matera (Italia)

La otra Capital Cultural Europea de 2019. Cualquier foto ya te hace ver que esta pequeña ciudad es especial: su zona vieja trepa por la colina llena de sassi, casas excavadas directamente en la roca que tienen origen prehistórico. Aunque hubo una época en la que toda esa zona estaba en deterioro, la ciudad ha invertido en su rehabilitación y hay hasta hoteles en cuevas. Por supuesto, son patrimonio de la humanidad según la Unesco y, aunque no fuesen Capital Europea de la Cultura no importaría mucho.

6. La costa norte de Islandia

Recomendar Islandia da siempre un poco de no sé qué, por eso de que es un destino tan de moda que está recibiendo más turismo del que puede gestionar de forma responsable (en 2017 tuvieron 2,2 millones de turistas, lo que para un país de 350.000 habitantes es sin duda demasiado). Y como es un lugar al que se va por su naturaleza, es el medio ambiente el que se está llevando la peor parte. No obstante, ellos mismos dicen que el problema no afecta a toda la isla, sino sobre todo a Reykjavík y a la ruta del Círculo Dorado. En junio de 2019 abrirá una nueva ruta, la Arctic Coast Way, que busca en cierto modo redirigir el turismo y repartirlo por otras zonas del país: 800 km de carreteras por la costa norte de Islandia, visitando 21 pueblos y cuatro islas, fiordos, cataratas, géiseres y paisajes que te harán olvidar que no estás en la masificada Laguna Azul.

7. Helsinki (Finlandia)

Este año 2019 es el primero en el que desde la Unión Europea otorgan a las ciudades también un nuevo título temporal, el de Capital Europea del Turismo Inteligente. Y Helsinki es la que tiene el honor de ser la primera (junto con Lyon, en Francia). ¿Por qué? Su red de transporte público, muy accesible y con personas de información (los Helsinki Helpers) multilingües; sus esfuerzos para ser carbon-free en 2035; su apuesta por las recomendaciones de gente local en Myhelsinki.fi… En 2019 aprovecharán para lanzar varias iniciativas y eventos como conferencias sobre turismo sostenible.

8. Vevey (Suiza)

Esta localidad situada en la orilla norte del lago Ginebra no llega a los 20.000 habitantes, pero visitarla es inolvidable: con vistas al lago y, de fondo, los Alpes, parece un lugar diseñado específicamente para crear postales con su imagen. En 2019, además, las razones para visitarla aumentarán: del 18 de julio al 11 de agosto tendrá lugar la Fête des Vignerons, un festival que homenajea las tradiciones vitivinícolas locales, con desfiles y entregas de premio, y que tiene lugar solo una vez por generación (o cinco veces por siglo como máximo). El último fue en 1999. La fiesta es patrimonio inmaterial de la Unesco y el pueblo el lugar en el que se exilió y murió Charles Chaplin.

9. Escocia (Reino Unido)

Este 2019 es un momento interesante en el que visitar el Reino Unido, especialmente si te fascinan la política y la historia contemporánea. Tras votar que sí al Brexit, la salida de la Unión Europea (UE), y unos cuantos meses de caos, el 30 de marzo es la fecha límite para una salida abrupta si no llegan a un acuerdo. ¿Por qué ir a Escocia? A ver cómo está el ambiente: en 2014 su referéndum para la independencia no triunfó y una de las razones principales fue que si se independizaban del Reino Unido tendrían que abandonar la UE también. Dos años después, el Brexit triunfó (en Escocia votaron que no se querían ir, claro). ¿Cómo se sienten ahora? ¿Cómo se sentirán cuando estén fuera de la UE por seguir unidos al Reino Unido? Pregúntaselo: son gente muy amigable. Y aprovecha para explorar su naturaleza, que es impresionante.

10. Copenhague (Dinamarca)

A mediados de año la línea de metro Cityringen estará finalizada, haciendo que moverse en transporte público por Copenhague sea aún más fácil. Eso si no te apetece hacerlo en bici o a pie, dos métodos de transporte para los que la capital danesa es perfecta. Además de ver la famosa Sirenita y buscar el secreto de la felicidad (ya sabes, el hygge), en Copenhague puedes hacer muy feliz a tu paladar. De forma algo inesperada, su vida gastronómica lleva unos meses llenando titulares y estómagos.

11. Ámsterdam (Países Bajos)

Una de esas cosas que se supone que hay que hacer en Ámsterdam es visitar la casa de Ana Frank. No debes ir el último día y quizá tampoco el primero: es demasiada intensidad emocional que es mejor rodear de otras cosas. En 2019 Ana Frank cumpliría 90 años (posiblemente como una persona anónima). Como preparación para el aniversario, la casa museo estuvo varios meses con obras de renovación (ya finalizadas a finales de 2018). Cuando salgas de la casa, despéjate paseando entre los canales. Toda esa belleza borrará un poco esa sensación rara con la que saliste.

12. Tbilisi (Georgia)

Tbilisi es de esos raros lugares todavía un poco a la sombra y fuera de las rutas turísticas más habituales. No obstante, en los últimos tiempos ha empezado a ser reivindicada y recomendada y cada vez son más los artículos que te dicen que es el nuevo sitio al que hay que ir. ¡El nuevo Berlín! Conclusión: vete cuanto antes. Podrás callejear entre edificios de distintos siglos y culturas, descubrir su vida artística (las comparaciones con Berlín son por algo) y beber mucho vino local y chacha, su brandy y bebida casi nacional.

13. Berlín (Alemania)

Y del nuevo Berlín al de siempre, el de toda la vida. La capital alemana no es tan bonita como otras capitales europeas o ciudades de su mismo país, pero tiene desde hace muchos años un as en la manga: es la hermana cool, con ese no sé qué que la hace mucho más atractiva y magnética que las viejas bellezas europeas. Además, en 2019 se cumplen treinta años de la caída del muro, excusa perfecta para pasarte por allí. A lo largo de todo el año, pero especialmente cerca de la fecha (el 9 de noviembre) habrá multitud de eventos sobre la historia de la división, la lucha por la libertad y la reunificación. Y sobre la caída, claro.

14. Liechtenstein

¿Por qué ir a este diminuto país de 37.500 habitantes en 2019? Una razón basta: ¡celebran su 300 aniversario! Por supuesto, el plan es celebrarlo a lo grande, la ocasión lo merece. La fiesta de cumpleaños será ya el día 23 de enero con un gran desfile, pero los festejos srán durante todo el año: una exposición especial en el Landesmuseum sobre cómo se formó el Principado y otra en el Museo de Bellas Artes, una gran fiesta el 15 de agosto (su día nacional)… Saldrás sabiendo muchísimas cosas de un país del que nunca creíste que fueses a saber nada.

15. Galway (Irlanda)

Ver esta publicación en Instagram

Streets of #galway in summer 2017.

Una publicación compartida de Werner Diefenthal (@wernerdiefenthal) el

Si designan a un lugar Región Europea de la Gastronomía un año, da igual que vayas el siguiente, ¿no? Al fin y al cabo, quizá ya no haya tantos eventos especiales, pero lo esencial, la gastronomía, sigue ahí. Sí: la idea es ir a Galway a comer. Tienes desde restaurantes con estrella Michelín (dos) hasta cafés baratos y pubs con comida sorprendentemente buena. En cuanto al qué, espera mucho marisco. De hecho, si puedes no te pierdas el Galway International Oyster Festival, del 27 al 29 de septiembre.

16. Dordoña (Francia)

Además de ver algunos de los más de mil castillos que hay en esta región, si vas entre el 5 y el 7 de julio podrás asistir a la centésima edición de la Felibrejada o Felibrée, un festival que celebra la cultura y sobre todo la lengua occitana. Cada año se celebra en un pueblo de la región, que se decora y durante días acoge espectáculos de trajes tradicionales, danzas folclóricas y mucha canción en la lengua de oc. Este año será en Périgueux.

17. Novi Sad (Serbia)

Situada a orillas del Danubio y con menos de 300.000 habitantes, esta ciudad del norte de Serbia será la Capital Europea de la Juventud en 2019. Gracias a esto, se ha situado de pronto en el mapa del turismo europeo con no pocos atractivos: arquitectura austrohúngara, una fortaleza del siglo XVIII, unos cuantos museos de arte, una enorme playa en el Danubio… Y, por supuesto, su vida: ciudad de estudiantes y artistas, lo de ser capital de la juventud no es por nada. Son sus jóvenes los que la están revitalizando y sacando adelante.

18. Cracovia (Polonia)

La que para muchos es la ciudad más bonita de Polonia tiene en 2019 un atractivo extra: será la Capital Europea de la Cultura Gastronómica (título que se estrena este año), por lo que restaurantes y otros locales de comida estarán a tope para intentar demostrar que merecen el honor. La revolución foodie lleva un par de años transformando la ciudad y cada vez hay más (y mejores) restaurantes. Además, la comida tradicional polaca está siendo reinventada y modernizada por los chefs locales y en Cracovia está la plaza de mercado medieval más grande de Europa, todavía con su mercado y vendedores de todo tipo de productos locales. Sí, hay vida más allá del pierogi.

19. Normandía (Francia)

Normandía está ya para siempre ligada a la palabra «desembarco» y este año se cumplen 75 años del famoso día D. Por supuesto, habrá numerosos festejos para recordarlo. Además, puedes visitar muchos de los lugares emblemáticos de la batalla, los pueblos de la región, museos de historia… O simplemente disfrutar de la naturaleza, sus largas playas y el increíble Mont Saint-Michel, ya en la frontera con Bretaña.