El pueblo mágico de Orizaba, que en la época prehispánica se llamaba Ahauializapan (“lugar de aguas alegres”, en nahua), está en un esplendoroso valle ubicado en la región central de las Altas Montañas, en el estado de Veracruz.

A medio camino entre el Puerto de Veracruz y la Ciudad de México, a finales del siglo XIX fue de vital importancia para el desarrollo económico y cultural del país. ¡Te aseguro que un fin de semana no será suficiente para lo mucho que tienen por descubrir en tu visita!

Orizaba recibió, en 2015, el el título de Pueblo Mágico, por parte de la Secretaría de Turismo. Bien merecido, ¿no crees?

La ciudad cuenta con una Zona de Monumentos Históricos creada en 1985. Son 113 los monumentos históricos protegidos, entre los cuales destacan: el Palacio de Hierro, el Palacio Municipal, el Teatro Ignacio de la Llave, la Catedral de San Miguel Arcángel (foto), el Templo del Carmen y las casas que habitaron el General Ignacio de la Llave, Benito Juárez García y Francisco I. Madero.

En Orizaba hay un edificio diseñado por Gustave Eiffel, una joya arquitectónica única en el país: se trata del Palacio de Hierro, de estilo Art Nouveau. Para traerlo se requirieron tres viajes a través de tres buques de vapor con una carga de 3369 bultos, más una estructura metálica.

Fue inaugurado el 16 de septiembre de 1894 y funcionó como el tercer Palacio Municipal de la ciudad, hasta el 15 de mayo de 1991. Actualmente alberga un museo sobre la cerveza y otro sobre la historia del Valle de Orizaba. Su cafetería Gran Café de Orizaba es la más refinada de la ciudad.

En este pueblo mágico se encuentra el Museo de Arte del Estado de Veracruz, en el antiguo Oratorio de San Felipe Neri. Aquí podrás admirar las obras de artistas de talla nacional e internacional, como la colección de Diego Rivera, de José Justo Montiel, Salvador Ferrando, Casimiro Castro, Johann Moritz Rugendas, Karl Nebel y Josep Cusachs, por mencionar solo a algunos. Abierto al público de martes a domingo de 10 a 19 (entrada adultos: $10, niños $5).

Crédito: https://www.instagram.com/cancinojaimeramirez/

En Orizaba la cultura y el turismo van de la mano. No te puedes ir sin visitar el Archivo Municipal, que resguarda un gran acervo histórico y cultural. Tiene biblioteca musical, hemeroteca y es hogar del Museo de la Ciudad. Informes: (272) 728 96 25.

Un paseo por las diferentes iglesias de la Orizaba colonial te mostrará los distintos estilos arquitectónicos, como el de orden dórico del Templo del Calvario, el estilo jónico de la Catedral de San Miguel Arcángel, el churrigueresco de la Iglesia de la Concordia (foto) y el Templo del Carmen (con el Ex Convento de San Juan de la Cruz), y el estilo gótico del Templo de Santa María de los Servitas.

Orizaba está a los pies del volcán Citlaltépetl (“monte de la estrella”, en nahua) o Pico de Orizaba, el más alto de México, situado a 5610 metros sobre el nivel del mar.

Llegar a la cima del Pico de Orizaba es el sueño dorado de cientos de montañistas. Su reto mayor está dado por las nieves perpetuas del volcán durmiente, que durante el ascenso les obsequia con variados microclimas que ofrecen belleza vegetal, fauna y actividades de esparcimiento para todos los gustos.

Una visita al panteón de Orizaba, cementerio Juan de la Luz Enríquez, te llevará de paseo por su historia.

Es un lugar turístico tanto por la belleza arquitectónica y escultórica de los sepulcros como por la llamada “piedra del gigante”, un gran monolito de 60 que pesa 60 toneladas, una enorme roca expulsada por el volcán que tiene grabado a un hombre muerto, víctima al parecer de un un sacrificio humano realizado al dios Xipe Tótec, en ocasión de la coronación de Moctezuma Xocoyotzin.

En el cementerio puedes admirar 35 tumbas bellamente labradas, como la Niña del Ángel, una bella escultura en mármol. ¿Te atreves a hacer las visitas guiadas nocturnas?

La hora de comer es un verdadero placer. La cocina de Orizaba es variada, gracias a las muchas culturas que se asentaron ahí. Para desayunar, pide unas picadas, que son tortillas con el borde pellizcado y cubiertas de salsa verde, roja o macha, con cebolla picada y queso jarocho molido.

Para comer disfruta de un buen chileatole, que es su plato típico, un guisado de masa, elote y chile. Prueba sus dos variedades: el verde al que se le acostumbra poner carne seca de chivo o el rojo, con camarón seco y molido.

Este moderno teleférico fue inaugurado en 2013. Sale cerca del puente Independencia, sobre el Río Orizaba, en el Parque Pichucalco, y finaliza el recorrido en la cumbre del Cerro del Borrego. Con 917 metros de largo, está considerado el tercero más largo del país, te aseguro que tendrás las más espectaculares vistas.

¿Te gustan los desafíos y las emociones fuertes? Estas son tus opciones para vivir aventuras a pura adrenalina: Recorrer la Sierra de Zongolica, con sus ríos subterráneos, cascadas y cuevas.

O volar en parapente en el Cerro de Chicahuaxtla.

Navegar en kayak por el río Atoyac (foto), hacer tirolesa en el Cañón Río Blanco y pasear con tu bici de montaña en las Barrancas de Magdalena.

¿Ya cansado? relájate en el balneario Ojo de Agua o el de Los Sifones (foto).

Si aún quieres hacer más, te recomendamos visitar la Dirección de Turismo de Orizaba, ubicada del Palacio de Hierro, o visitar su página de Facebook.