Xa’púxku’ a’ktsú qa’wa’sa es el nombre que lleva en totonaco la obra clásica de Antoine de Saint-Exupéry. La obra fue presentada en el marco del Año Internacional de las Lenguas Indígenas de la UNESCO y ahora está disponible para que cientos de niños mexicanos puedan iniciarse en la lectura. Este gran logro se debe al arduo trabajo de traducción de Pedro Pérez Luna, un profesor de educación bilingüe de la Sierra Norte de Puebla, y es un ejemplo de los esfuerzos que se están realizando por preservar la diversidad de lenguas y la multiculturalidad en México. Además de esta traducción, El Principito cuenta con versiones en otomí, náhuatl, tzotzil y tének.

Pedro Pérez Luna es hijo de una familia totonaca monolingüe y —como sucede con muchos niños en comunidades indígenas alrededor de México— no tuvo acceso a la lectura hasta que aprendió español a los doce años. Como profesor bilingüe, Pedro conoce la problemática asociada con la educación en comunidades de habla indígena, donde la falta de materiales didácticos hace que la educación gravite hacia el español, dejando de lado la identidad cultural de niños y jóvenes. La traducción del clásico de Antoine de Saint-Exupéry es un esfuerzo por reivindicar la cultura y la lengua totonaca en las nuevas generaciones.

Photo: CEMCA

La traducción de El Principito es producto de casi una década de trabajo y fue apoyada por el Centro Francés de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (CEMCA), quienes también ayudaron en la traducción de la obra al náhuatl, otomí y tének. El libro ha estado en una gira de difusión en sitios como San Salvador Huehuetla —lugar de origen de Pedro Pérez Luna—, la capital poblana y la Ciudad de México. En las comunidades de habla totonaca de la Sierra Norte de Puebla se han distribuído 700 ejemplares de forma gratuita.

El totonaco es una de las lenguas más habladas en México. Cuenta con una comunidad lingüística que se estima entre los 200 y los 300 mil hablantes, quienes radican en el norte de Puebla y en los alrededores de la Sierra de Papantla en Veracruz. A pesar ser independiente de otras familias lingüísticas mesoamericanas y de contar con una gran comunidad de hablantes, el totonaco está en riesgo de ser sustituido por el español.

En la Ciudad de México, puedes adquirir una copia de Xa’púxku’ a’ktsú qa’wa’sa en las oficinas del CEMCA, ubicadas en Río Nazas 43 en la colonia Cuauhtémoc.