¿Sabías que hay estudios que revelan cuáles son los municipios más seguros en España? Uno de ellos lo realiza UNESPA (Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras), en donde tienen en cuenta los accidentes de tráfico, los robos en inmuebles y los incendios. Respecto a este último aspecto, el municipio de El Ejido (Almería) queda en segunda posición como localidad con mejor índice de seguridad frente a incendios, pero sin decir nada del resto de la provincia. Es decir, según este estudio, Almería quedaría fuera de la lista de ciudades seguras, o no al menos en las primeras posiciones. Es por ello por lo que aquí te revelo los peligros que corres al visitar esta provincia. Sé precavido y toma nota:

1. Te engancharás a la gastronomía almeriense

Lo siento mucho por ti, pero casi que te puedo asegurar que cuando te hagas con la cultura del tapeo almeriense, donde tapa y bebida a elegir van incluidas en el mismo precio, no vas a querer probar otra cosa. Los bares de toda la provincia ofrecen una gran variedad de tapas que, más allá de parecerte un simple picoteo, te permitirán comer o cenar con un par de rondas o tres. Además, en los últimos años la cultura culinaria almeriense está abriendo hueco a tapas y platos más vanguardistas. Pero si lo tuyo es la gastronomía tradicional, algunas de estas tapas serán tus favoritas: migas de sémola, tabernero, caracoles en salsa, carne con tomate, caracola, cherigans de atún, de melva, de jamón… Entenderás enseguida por qué Almería ha sido elegida Ciudad Española de la Gastronomía 2019.

2. Te carcomerá la envidia por el patrimonio y la historia de Almería

Aunque no es muy grande, Almería ciudad tiene mucho que ofrecer, ya que siempre ha sido un punto estratégico en el mapa. Fenicios, romanos, visigodos, bizantinos, musulmanes y cristianos han dejado su huella y han condicionado nuestra cultura y nuestra forma de ser. Quedan también muchos restos arqueológicos que permiten conocer gran parte de la historia de la ciudad. El más importante sin duda es la imponente Alcazaba y Murallas del Cerro de San Cristóbal —una de las fortalezas árabes más importantes de la península ibérica—, situada en un promontorio desde donde se podían otear casi todos nuestros confines. Otro monumento que no has de perderte es la catedral de la Encarnación, única catedral con características de fortaleza erigida en el siglo XVI. Y, ya con un origen más reciente, también podrás encontrar historia de España por ejemplo en forma de refugios construidos para proteger a la población de los bombardeos durante la guerra civil española. ¡La lista de lugares que debes conocer es casi infinita!

3. Te sentirás confundido al descubrir que Almería no es solo sol y playa

También tiene desierto —el de Tabernas— y tiene La Alpujarra, de herencia morisca, a las faldas de Sierra Nevada. Pero es que además tiene otros muchos rincones no tan conocidos en donde encontrarás cosas como pinturas rupestres —en la Comarca de Los Vélez— de considerable importancia dentro del arte rupestre de la Península; restos de yacimientos de minas de oro en el valle de Rodalquilar; cuevas de karst en yesos de Sorbas, uno de los yacimientos geológicos de este tipo más importantes del planeta; o la Geoda Gigante de Pulpí, la más grande de Europa y segunda del mundo, que abrirá sus puertas al público este verano.

4. Ninguna playa de otro sitio volverá a gustarte

Creerás que estás en el trópico por la calidad de sus aguas y por sus increíbles paisajes volcánicos. Con más de 200 kilómetros de costa, Almería tiene playas para todos los gustos: las de arena negra (por su origen volcánico), calas recónditas de difícil acceso, para nudistas, urbanas, etc. Algunas de ellas se encuentran en los rankings de las mejores playas como por ejemplo la playa de los Muertos, en la población de Carboneras, nombrada en varias ocasiones la mejor playa de España. No te arriesgues, estas playas podrían ser una fatalidad total.

5. Acabarás echándote a perder en la calle


Una costumbre que tenemos los almerienses es la de ser muy callejeros. Es decir, nos gusta mucho pasar gran parte de nuestro tiempo en la calle. Claro que hay excepciones, pero la gran mayoría optamos por hacer todo lo posible al aire libre, ya sea comer, quedar con los amigos, practicar algún deporte o simplemente disfrutar del buen tiempo paseando. Además, gracias a esto presumimos de que los del sur somos muy abiertos y acogedores, cualquier excusa nos vale para entablar conversación y hacer nuevas amistades, lo que nos lleva a abrir las puertas de nuestras casas a todo nuevo vecino o amigo. Y tú no querrás volver a tu ciudad habiendo adoptado una costumbre que podría poner en riesgo tu sociabilidad, ¿verdad?

6. Podrías acabar colapsado de tanta muchedumbre…

…en fiestas y eventos de todo tipo que se realizan en la ciudad y provincia. Por esto de ser tan callejeros, buscamos cualquier pretexto para realizar actividades de ocio y cultura al aire libre, y claro, siempre hay mucha participación y a veces lo que empieza siendo un mero entretenimiento acaba siendo toda una juerga con gente por todos lados. Algunos ejemplos para que no te arriesgues mucho si no lo ves necesario: la feria de Almería, en honor a la virgen del Mar; las fiestas de San Juan; fiestas de Moros y Cristianos de Mojácar y las de Carboneras; el Festival de la cerveza artesana de Almería; la Noche en Blanco y la Noche en Negro; The Juerga’s Rock Festival; el festival Dreambeach Villaricos; el Cooltural Fest…

7. Dejarás de usar grandes abrigos y olvidarás el paraguas

Almería presume de buen tiempo todo el año, con una media anual de 19 grados centígrados, ¿quién necesita un chaquetón? Y aunque a veces llueve y refresca, son pocos los días los que tenemos que utilizar los guantes y la bufanda. Es por ello por lo que mucha gente que nos visita decide mudarse a vivir aquí. ¿Tú también estarías dispuesto/a a correr ese riesgo? A ver si luego no vas a querer volver a tu tierra y ya la hemos liado.

8. Se te pegará el habla

Y ya nunca más sabrás cómo llamar a las atracciones de feria si no es con la palabra cacharricos. Tampoco sabrás cómo expresar tu intención de ir a un velatorio, porque los almerienses decimos que vamos a un muerto y a ti te ha molado más decirlo así, y tampoco podrás decir que fulano o mengano tiene mucho dinero porque simplemente dirás que está apargataíco, o que se te cayó algo líquido formando un lapachero (derramamiento) que posteriormente te dejó una mancha o, como ya has adoptado, un roal… Al final te gustará tanto Almería que querrás ser un auténtico legañoso.

9. Correrás el riesgo de que una cabra te tire una piedra…


…de que encontrarte un hipopótamo en mitad de una rotonda, o de cruzarte con la famosa pantera de Castala, entre otras diversas experiencias con animales. En este caso sí son auténticos peligros de los que luego no podrás parar de reírte. Almería cuenta con numerosas leyendas o historietas que han surgido a raíz de diversos acontecimientos ocurridos con animales. Por ejemplo, la de las cabras montesas que viven en la sierra de Gádor, a los pies de la carretera conocida como el Cañarete, tiene su parte de verdad, pues en algunas ocasiones circular por esta carretera ha traído a más de uno un disgusto cuando las cabras han saltado a ella o cuando desde lo alto de los acantilados an arrojado alguna piedra. Lo mismo ocurrió hace unos meses cuando se escapó un hipopótamo de un circo y los conductores no daban crédito al verlo campar a sus anchas en una rotonda. O cuando se dijo ver una pantera en el monte por la zona de Castala. Cosas que solo vivirás aquí.

10. Te enamorarás

De la diversidad de sus paisajes (desierto, playas, montaña y humedales), de la variedad que tanto de los de costa como de los de interior, del estilo de vida de sus gentes, de sus atardeceres, de su clima… Y a ti eso de enamorarte te asusta un poco, ¿no?