1. Los domingos, Coyoacán parece una feria.

En el precioso zócalo de este barrio histórico se dan cita vendedores de globos y de burbujas, organilleros ¡y muchos payasos y artistas! Es como si entraras a un mundo de fantasía como los que existen en los cuentos de niños. Cómprate una paleta en La Catrina y camina por el zócalo o alrededor para explorar las calles adoquinadas repletas de árboles…¡Y no te dejes intimidar por la lluvia!

Crédito: mr_angeloux

 

2. ¡En el parque de los Viveros están las ardillas más locas del mundo!

Todo mundo les da cacahuates y a veces hasta dan miedo. Hay muchos árboles para trepar, caminos para correr y una zona de juegos genial. De regreso, no se te olvide parar en El Jarocho, en Avenida México, y comprarte un café o un chocolate caliente (Coyoacán).

¡Cuidado, esta ardilla está mirando tus cacahuates!
Crédito: iivangm

 

3. Los niños más grandes pueden disfrutar de las diferentes leyendas de fantasmas que viven en El Callejón del Aguacate, Coyoacán.

Después, vete a Las Lupitas y pide un delicioso, tradicional y dulcísimo atole para tranquilizarte (Coyoacán).

 

4. Frida Kahlo, ¡por supuesto!

Puedes visitar la Casa Azul -ahora un museo-, el lugar donde nació. Checa su calendario, porque también tienen actividades para niños y hasta puedes pedir una visita guiada por una actriz disfrazada de Frida Kahlo, quien canta mientras cuenta las historias. ¡No se te olvide disfrazar a tus niños y niñas de mini Fridas! (Coyoacán).

Crédito: laurabernhein

 

5. Universum , donde la ciencia entretiene e involucra sin perder su enfoque.

Los alumnos de ciencias te llevarán por las diferentes exposiciones, logrando que cada detalle sea claro y entretenido. Tus niños, incluyendo al que traes dentro, querrán aprender más sobre las ciencias después de visitar este museo. Eso sí, necesitarás varios días para recorrerlo completo, así que lo mejor es elegir una o dos salas para empezar.

Niños en Universum, sobre un mapa gigante de la ciudad.Crédito: laurabernhein

 

6. ¿Y qué tal ver la ciudad desde un camión de dos pisos?

El Turibus tiene diferentes rutas a las que puedes ir y te puedes subir y bajar las veces que quieras. Es la manera perfecta de ir a ver todos los diferentes lugares.

Y en una de tus paradas hasta puedes encontrarte con estas divertidas quinceañeras.
Crédito: Eneas

 

7. ¡Y hay hombres voladores en el Museo de Antropología!

Escoge solo una o dos salas (la sala de la introducción a la antropología es la mejor para niños pequeños), antes de salir a ver a los Voladores de Papantla, que descienden de un poste de 30 metros, boca abajo, sujetados por la cintura con una cuerda mientras que dan vueltas. WOW.

Crédito: Larry1732

8. El rico arte urbano de la Ciudad de México es pura inspiración para la imaginación de los niños.

Crédito: laurabernhein

 

9. ¡El paseo en el tranvía de Coyoacán es muy educativo y chistoso!

Tu español mexicano será puesto a prueba con todos los chistes de sus fabulosos guías.

 

10. Navegar en botes coloridos, en canales construidos por los aztecas, mientras que escuchas mariachis suena bien, ¿no?

¡Pues vete a Xochimilco! Renta una trajinera y navega por las aguas. Verás botes con comida y bebidas que se acercan al tuyo para que puedas relajarte y seguir disfrutando del paseo. Y si quieres escuchar una o dos canciones en vivo, le puedes pagar a los mariachis que van y vienen en su bote para que te alegren el momento…

Crédito: Ari Helminen

 

11. Para ser un adulto… ¡hay que ir a Kidzania y aprender cómo!

Al entrar a esta réplica de ciudad del tamaño de los niños, a cada niño se le da un pasaporte de Kidzania. Ellos aprenden algunas habilidades para trabajar en diferentes lugares como bancos, cafés, perreras, ópticas, entre otros. Al trabajar, les pagan dinero especial de Kidzania que al final pueden usar en su tienda de regalos.

 

12. Papalote es el lugar más divertido para aprender en la ciudad.

Desde crear música, jugar con máquinas de viento, construir castillos de arena hasta hacer burbujas gigantes, puedes pasarte el día entero ahí… ¡con o sin tus hijos!

Crédito: young@art

 

13. Chapultepec es tan popular por una muy buena razón.

No solo es un lugar divertido y seguro para correr y jugar entre los árboles, sino que también hay un lago donde puedes rentar un bote para remar, bicis que rentar, un zoológico y muchos puestos dónde comprar cosas divertidas para los niños. Si vas el sábado o el domingo, ve a la Casa del Lago, dentro del parque, donde cuentan cuentos y tienen obras de teatro para niños.

Crédito: E.N.K

 

14. Finalmente…

Crédito: justin_vidamo

Los mercados de México… ¡que parece que hubieran sido diseñados especialmente para los niños!

Piñatas, juguetes, disfraces, flores, comida fresca y… y… ¡tantos dulces!


Crédito imagen de portada: laurabernhein.