Framboyán

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Liz Barba (@lizybarba) on

Las flores del framboyán (Delonix regia) —también conocido como tabachín o árbol de fuego— jamás van a pasar desapercibidas. Este árbol es originario de la isla de Madagascar, pero se distribuye por las zonas tropicales de todo el mundo. En México se le puede encontrar en todos los lugares donde hace más calorcito y tenemos tanto la variedad de flores anaranjadas como la de flores amarillas (también hay una variedad con flores moradas). Aunque la estacionalidad de las flores del framboyán es mucho más extendida que otros árboles de esta lista, por lo general presentan una explosión de color cuando las lluvias de mayo empiezan a hacerse presentes. Puedes ver montones de estos árboles en Morelos, Jalisco, Oaxaca, Guerrero y Michoacán, aunque también los encuentras en los estados del Bajío y en el norte de México.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by ▲ (@llullui) on

Los framboyanes son principalmente árboles de ornato, pero en algunas partes de México se usa su corteza como remedio para los dolores reumáticos y las flores pueden ser preparadas en té para aliviar la tos.

 

Bugambilias

 

View this post on Instagram

 

A post shared by @es_clau19 on

Las bugambilias (Bouganvillea spp.) son plantas originarias de América del Sur que actualmente se distribuyen por prácticamente todo el mundo. En México es muy común encontrarlas ya sea como arbustos, enredaderas e incluso árboles; están por todos lados, pero algunos lugares famosos por la abundancia de estas plantas son Morelia, Querétaro, Cuernavaca y San Ángel en la Ciudad de México. Las bugambilias se utilizan como plantas de ornato y las puedes encontrar en una gran variedad de colores, aunque el color más tradicional — color bugambilia— es también uno de los colores más representativos de la cultura mexicana contemporánea, aunque es probable que lo conozcas por su otro nombre: rosa mexicano.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by malvestida (@malvestida) on

Las flores de la bugambilia tradicionalmente se preparan como té para curar cualquier enfermedad respiratoria, aunque hay quienes afirman que también alivia los malestares estomacales. Además, la bugambilia se ha abierto camino en la comida mexicana contemporánea y cada vez es más común encontrar platillos —dulces y salados— que tienen a esta planta dentro de sus ingredientes principales.

Dato curioso: esa estructura a la que le llamamos flor de bugambilia, es en realidad un conjunto de hojas modificadas que rodean a la verdadera flor, que es esa estructura amarilla pequeñita que sobresale del centro.

 

Colorines

 

View this post on Instagram

 

A post shared by pepe cantellano (@pepecantellano) on

El colorín (Erythrina spp.) es una especie de árbol originaria de México y Norteamérica. Los podemos encontrar por todo México (exceptuando las zonas áridas), pero son más comunes en los climas tropicales. A principios de la primavera, los colorines empiezan a hacerle honor a su nombre, dejando ver un despliegue de flores rojas creciendo en racimos desde la punta de las ramas. En muchas zonas de México, las flores de colorín se empiezan a juntar en las banquetas esperando que alguien las barra; sin embargo, en lugares como Morelos y Veracruz, las flores se utilizan para cocinar distintos platillos, desde tortitas capeadas con huevo hasta chiles rellenos. En Veracruz se les conoce como gasparitos y son un elemento gastronómico muy común en época de cuaresma, ya que tienen un sabor bastante fuerte que fácilmente sustituye a la carne en cualquier receta.  

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Claudia Alvarez (@claunoriko) on

A pesar de lo deliciosos que son los gasparitos, la planta contiene sustancias que pueden llegar a ser peligrosas para la salud. Antes de consumirse, las flores deben limpiarse —hay que quitar el pistilo y los estambres de cada flor o tu comida tendrá un sabor muy amargo— y cocinarse. Puedes conseguir kilos y kilos de flor de colorín para cocinar en el tianguis de Tepoztlán al inicio de la primavera.

Dato curioso: la parte más tóxica de esta planta son sus semillas. La concentración de alcaloides en las semillas de colorín pueden provocar severas afecciones a la salud e incluso la muerte. Resulta paradójico que muchos mexicanos jugamos con estas semillas de niños. Son esos frijoles color rojo brillante que se usan para ir marcando nuestros avances en un juego de lotería.

 

Jacaranda

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Iván Macías (@ivan_macias) on

En la Ciudad de México hay una forma muy clara de identificar los días previos a la llegada de la primavera. Árboles que hasta ese momento pasaban un tanto desapercibidos y de semblante algo tétrico, de pronto comienzan a cubrirse —y a cubrir las calles y banquetas de la ciudad— con miles de flores de color violeta. Este despliegue de color dura solamente unas cuantas semanas antes de que las jacarandas se pinten de verde para camuflarse entre el resto de árboles urbanos. Lo efímero y bello de este espectáculo ha hecho que muchos lo comparen con la temporada de Sakura en Japón, momento en el que los árboles de cerezo se encuentran en flor, pintando las ciudades de rosa.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Santiago Arau Pontones (@santiago_arau) on

Las jacarandas son un género de plantas originarias de América del Sur. La especie que se distribuye en la Ciudad de México fue introducida a principios del siglo pasado y sus árboles dominan la primavera en muchas zonas de la Ciudad de México. Aquí te compartimos algunos buenos lugares para disfrutar de las  jacarandas alrededor de la ciudad. También es posible encontrar jacarandas en abundancia en la ciudad de Querétaro, en Jiquilpan y Uruapan en Michoacán, en Guadalajara, Jalisco y en la ciudad de Tlaxcala.