En esta época otoñal, con las tardes lluviosas o frías con mucho viento, nada como una buena de taza de chocolate humeante con una rica orden de churros con azúcar o canela, o unas galletitas. En esta ocasión, te quiero platicar de otras bebidas igualmente deliciosas y muy tradicionales de México.

El xocolatl prehispánico era una bebida bastante fuerte que producía una sensación de gran energía y daba mucha vitalidad. La palabra maya cacau con que se designaba al grano provenía de la voz antigua chacahuaa. Los mayas en la actualidad le nombran chucua. Los investigadores dicen que el emperador azteca Moctezuma recibía parte de sus tributos en piezas y en granos de cacao, porque se consideraba a este fruto como monedas. La leyenda dice que este gobernante podía llegar a tomar hasta cinco tazas de esta bebida diariamente. Cierto o no, recuerden que además de la primera esposa había bastantes concubinas… ¡pura vida Don Moctezuma!

En México, desde Tabasco hasta Michoacán, pasando por Colima, Chiapas y Campeche, se producía de manera espontánea, pero también se cultivaba, por ser zonas templadas y calientes. Se conocían cuatro variedades principales de la planta: quauhcahuatl, xochicahuatl y xlacacahuatl. Al parecer, los cacaos más valorados eran los que provenían de Tabasco y el soconusco o xoconocho, porque sus semillas son más grandes, oleaginosas y de excelente sabor.

Aquí te cuento de estas formidables bebidas hechas a base de este mágico ingrediente originario de México.

El puntal

A base de maíz, cacao y canela, se acostumbra beber por la mañana o la tarde.

Pozol agrio

Para este se usa cacao fermentado y maíz. Se toma para ir al trabajo porque brinda más energía y quita la resaca.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by carlos cambrano (@cambrano_cm.oficial) on

Chocolate con pimienta

Quizás la forma más tradicional de beber el chocolate en Tabasco es con maíz, cacao, canela y un toque de pimienta gorda, muy común en la región.

Atol de mujer

Lleva maíz hervido y molido con pimienta y un toque de chocolate, que se usa para cuando alguien está raquítico, tiene gastritis o cuando una mujer acaba de dar a luz.

Chorote

Con más cantidad de cacao, sirve para acompañar el dulce tradicional de coco o papaya silvestre y se bebe en fiestas religiosas o rezos.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by FerBa Gastronoma👩🏻‍🍳 (@ferba_gastronoma) on

Crédito: @gusoluna

Taxcalate

Desde el soberbio estado de Chiapas, llega el también llamado tascalate. Cuando se mezclan sus ingredientes se obtiene un polvo color ladrillo que puede durar muchos meses sin descomponerse. Puede prepararse con agua o con leche, caliente o frío, igual es delicioso. En las comunidades indígenas donde es tradicional consumirlo, se dice que es una bebida dedicada al amor, algo así como una pócima para atraer a la persona objeto de tus amores.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by CHAC CoffeeShop & Brunch (@chaccafe) on

El Popo

Esta energética y refrescante bebida se consume al sur del estado de Veracruz. Está hecha con cocolmeca (una planta trepadora, que además es utilizada para disminuir el peso corporal), cacao, arroz, cáscara de yuca, raíz de chupipe (planta de la región) y se endulza con azúcar. Estos ingredientes se muelen bien hasta lograr una pasta, la cual se bate con un molinillo de madera hasta obtener una abundante espuma.

El bupu

Oaxaca nos obsequia esta exquisitez tradicional que consiste en una espuma de atole blanco hecha con canela, cacao y pétalos secos de icacaloxúchitl, guieshuba y otras flores propias de la región del istmo de Tehuantepec. Su origen es zapoteca y significa “espuma”. Se consume de manera más significativa en Juchitán de Zaragoza y su preparación se remonta a las primeras etnias de la zona. En esas épocas esta bebida solo podía ser disfrutada por los emperadores y dioses.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Shava Cueva (@shava.cueva) on

El tejate

Su nombre proviene del náhuatl y significa agua harinada. Esta es una bebida refrescante y tradicionalmente oaxaqueña. Para prepararla se utilizan: huesos tostados de mamey, maíz tostado y molido, cacao fermentado, una flor llamada florecita o rosita de cacao y azúcar. Su elaboración es muy delicada, ya que si algún tipo de impureza interviene en el proceso de producción, se corta y tiene que volverse a realizar. Su historia proviene de los Valles Centrales de Oaxaca, pero es tal su popularidad que se consume por todo el estado. Su consumo se remonta a la época prehispánica.

Photo: Marcos Castillo | Shutterstock

El champurrado

Es una bebida compuesta por atole y chocolate. Su consumo abarca todo el territorio nacional. Se produce diluyendo la masa para nixtamal en agua, luego debe de colarse finamente y complementarlo con una o más tablillas de chocolate, según sea el gusto. Esta mezcla debe ser batida con molinillo, endulzada con azúcar o piloncillo y hervida hasta lograr la textura deseada, que suele ser espesa.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Mariel Rea (@marielremoli) on

Atlaquetzalli

También conocida como agua preciosa, esta bebida es originaria del altiplano, Tenochtitlán y Teotihuacán. Es una bebida fría y bien espumosa, y entre sus ingredientes encontramos agua de chile, flor de magnolia, hoja santa, pimienta y chile. En el libro X del Códice Florentino, Fray Bernardino de Sahagún relató que era vendida en los mercados y quien la preparaba y la ofrecía era una ahuiani, cuya traducción al castellano era “la que se vende a sí misma” o “alegradora”.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by De Voz En Boca (@devozenboca) on