Santuario El Rosario (Ocampo, Michoacán, México)

En el Cerro Campanario, entre pinos, oyameles y encinos se encuentra este bellísimo “bosque de mariposas”, principal santuario de la Reserva de la Biosfera Mariposa Monarca. Lo mejor es visitarlo desde finales de octubre hasta finales de marzo. ¡Mira qué belleza!

A post shared by Silvia (@sunnysuccs) on

Bosque de bambú del Monte Arashiyama (Kyoto, Japón)

Imagínate caminar por este bosque, el más prolijo de todos, acunado por el sonido de los tallos de bambú, que llegan a alcanzar los 30 metros de altura. Aunque es mágico todo el año, es ideal visitarlo durante la primavera y el otoño.

A post shared by (@textplore) on

Bosque Waipoua (Nueva Zelanda)

Entre árboles inmensos (tan inmensos y respetados que hasta tienen nombres propios) y aves exóticas, se encuentra Tane Mahuta, el kauri más grande del país. Tiene aproximadamente 2000 años y sigue creciendo. Mide cerca de 18 metros hasta la primera rama y 4,4 metros de diámetro, lo que le ha valido el nombre de “El señor del bosque”.

Otro árbol notable de Waipoua es Te Matua Ngahere, el “padre del bosque”, cuya antigüedad se estima entre 2500 y 3000 años.

Bosque de Nanacamilpa (Tlaxcala, México)

Cuando llegan las lluvias al bosque de Nanacamilpa, traen con ellas a las luciérnagas, que lo iluminan todo con su pequeña pero inmensa luz. Es un espectáculo natural que no te puedes perder. De junio y hasta agosto.

A post shared by Pepe Soho (Mexico) (@pepe_soho) on

Bosque Hoia-Baciu (Rumania)

También llamado “el triángulo de las Bermudas de Transilvania”, este lugar ubicado en Los Cárpatos (cuna de mitos y leyendas, como la del Conde Drácula), es famoso porque -según los lugareños- es un portal por el que se ingresa a una dimensión sin tiempo.

Todo comenzó con una historia que da cuenta de la hasta hoy inexplicable desaparición de un pastor y de sus 200 ovejas. A partir de ahí, se han sumado las historias sobre contactos extraterrestres, viajes a lo desconocido y presencia de seres incorpóreos.

Parque Nacional Sequoia (California, Estados Unidos)

Entre estos árboles inmensos que alcanzan entre 50 y 85 metros, se encuentra General Sherman, el árbol más grande del mundo, que mide 84 m de alto y 11 de diámetro.

Parque Nacional Bosques Petrificados (Jaramillo, Santa Cruz, Argentina)

No cabe duda de que la Patagonia es uno de los lugares más bellos del mundo y, entre los variados paisajes que le regala al mundo, se encuentra el de estos bosques petrificados en los que, hace 150 millones de años, vivieron enormes árboles de hasta 35 metros de alto, parientes de los pehuenes que hoy habitan la región.

A post shared by Juan Casas (@casasfoto) on

Bosque de Trillemarka (Buskerud, Noruega)

Un hermoso ejemplo de cómo eran los bosques escandinavos de coníferas y abedules antes de que fueran intervenidos por la mano del hombre.

A post shared by Aron (@aronpreus) on

Selva negra (Baden-Wurtemberg, Alemania)

Este bosque denso y oscuro, lleno de cascadas y ríos, nos regala algunos de los paisajes más encantadores de Europa.

Reserva Biológica Bosque Nuboso Monteverde (Puntarenas Norte y Alajuela, Costa Rica)

La biodiversidad de esta reserva de 10.000 hectáreas incluye más de 400 especies de aves (entre las que se cuenta el majestuoso quetzal), 120 especies de anfibios y reptiles, 490 de mariposas, 100 de mamíferos (algunos como la danta, el jaguar y el manigordo, que están en peligro de extinción), y 2.500 especies de plantas (¡420 tipos de orquídeas!).

La Reserva Biológica del Bosque Nuboso de Monteverde es reconocida mundialmente por el sapo dorado, una especie endémica sorda y sin voz.

El “bosque torcido” de pinos de Gryfino (Pomerania, Polonia)

Este misterioso bosque está formado por 400 pinos que poseen una curvatura de 90 grados en la base de sus troncos, como puedes apreciar en la imagen.

A post shared by Visit Szczecin (@visitszczecin) on

No se ha encontrado aún una explicación sobre por qué todos los árboles están torcidos de la misma manera. Algunos creen que se los torció mecánicamente, otros que deben su forma a la acumulación de la nieve o al ataque de insectos; también hay quienes dicen que estos pinos habrían sufrido una mutación genética o que habrían sido manipulados con algún ritual de magia negra.

Bosque del Parque Nacional Los Arrayanes (Villa La Angostura, Neuquén, Argentina)

Este bosque se extiende por 1000 hectáreas y es uno de los pocos en su tipo en todo el mundo (también está el de la Isla Victoria, en Río Negro, un poquito más al sur). Se estima que algunos de estos ejemplares tienen alrededor de 300 años.

Es una experiencia muy emocionante caminar entre los árboles de corteza color canela con manchas blancas, especialmente en primavera, cuando están cubiertos de florecitas blancas.

A post shared by One Green World (@onegreenworld) on

El Bosque Enano (Parque Nacional El Yunque, Puerto Rico)

El Bosque Enano se encuentra en las partes más altas del bosque nuboso El Yunque, uno de los más lluviosos del mundo. El Pico El Yunque se encuentra a 3500 pies y la postal que nos brinda esta vegetación que ves en la foto (helechos, musgos, bromelias, árboles compactos), hacen temer -o desear- que en cualquier momento aparezca un dinosaurio.

A post shared by maría (@mariavlopez) on

El bosque de Sherwood (Mansfield, Inglaterra)

Para mí Sherwood Forest siempre será un lugar encantado, porque ahí viven los personajes de la leyenda que forjó mi infancia: ¡Robin Hood y sus merry men!

A post shared by GSD Family (@josey_gsd) on

La Amazonia

¡El bosque de los bosques no necesita ninguna presentación! Mira si no…