Asheville, Carolina del Norte

Asheville es una ciudad muy original ubicada en el oeste de las montañas Blue Ridge, en Carolina del Norte. Aquí se mezclan muchas cosas bonitas de los Estados Unidos: el ambiente de montaña, el encanto y la hospitalidad sureños, la historia, el arte, la cultura y la gastronomía. Una combinación perfecta y, creeme, muy divertida.

Photo: Sean Pavone | Shutterstock

El centro de Asheville es ecléctico y siempre pasa algo. Aquí no vas a encontrarte con casi ninguna franquicia y las estrellas son la música y la buena mesa.

Crédito: @jroseavl

Mira a Chris Rodrígueza y la Spoon Lady, dos artistas habituales en las calles del downtown.

La belleza de Asheville se vuelve más intensa gracias a las montañas que lo rodean.

Crédito: @scott_ramsey_photographyscapes

¡El otoño es mágico!

Crédito: @sonofa_bear

Esta ciudad supo ser el escondite favorito de algunas de las figuras literarias más influyentes del siglo XX, como F. Scott Fitzgerald o Edith Wharton y, con los años, se fue convirtiendo en un refugio para artistas, donde muchos instalaron sus galerías y estudios en las antiguas fábricas y los edificios históricos del River Arts District (distrito River Arts). Debes recorrer esta zona visitar las galerías.

Una de las grandes atracciones de Asheville es la finca Biltmore, la casa particular más grande del país, construida por la familia Vanderbilt en el siglo XIX. Cuenta con 250 habitaciones, es de estilo renacentista francés y exhibe obras de arte de maestros como Renoir. Aunque lo tuyo no sean los castillos, debes ver sus jardines, ¡son magníficos! (Y más aún decorados para la Navidad).

La Basílica de Saint Lawrence, diseñada y construida en 1905 por el arquitecto español Rafael Guastavino está en el centro de la ciudad. La cúpula de la basílica tiene una extensión de 18 por 25 metros y es conocida por ser la bóveda elíptica independiente más grande en Norteamérica.

Crédito: @morales401

Ah, ¿te dije que Asheville ha ganado varios años consecutivos el premio Beer City USA?

Crédito: @elleandmdesigns

Missoula, Montana

Enclavada en el corazón de las Montañas Rocosas, Missoula es una ciudad del oeste norteamericano llena de historia, cultura y diversión al aire libre.

Photo: Keegan Connell | Shutterstock

En el casco histórico de esta ciudad tranquila hay edificios clásicos de principios de siglo de gran valor arquitectónico. De hecho, en Missoula está la sede de la Universidad de Montana, -reconocida por su arquitectura-.

Photo: Marty Nelson | Shutterstock

Para los amantes de la cultura, es muy recomendable recorrer el Museo de Arte de Missoula y emprender un viaje al pasado en el Museo Histórico de Fort Missoula. Y, de paso, dense una vuelta por el Dragon Hollow, una zona de columpios con un carrusel tallado a mano realmente extraordinario.

Y todavía queda más en Missoula, porque está rodeada de montañas, bosques frondosos y cerca de la desembocadura de tres ríos.

Crédito: @kulastdog

Toda una geografía bellísima, llena de paisajes increíbles y de la imponente fauna de las montañas Rockies.

Photo: Tricia Coleman | Shutterstock

La cantidad de actividades al aire libre es enorme: senderismo, pesca con mosca, deportes de invierno, kayak, ciclismo.

¡Y hasta volar en parapente!

Crédito: Jonathan Byers, cortesía de @ushpafreeflight

Savannah, Georgia

Ubicada a orillas del Río Savannah y a sólo unos minutos del mar, ha sido un puerto clave en el comercio de esclavos y un sitio importantísimo en la historia de la Revolución y de la Guerra Civil, lo que le ha dado una diversidad cultural única en el país (tal vez sólo equiparada a la de New Orleans).

Photo: Sean Pavone | Shutterstock

Savannah es conocida también por ser la ciudad “más “hechizada de los Estados Unidos, con sus más de 80 cementerios y alrededor de 50 edificios “encantados” donde se vienen registrando fenómenos paranormales a lo largo de sus tres siglos de historia. En el cementerio Bonaventure se filmó parte de la película “Medianoche en el jardín del bien y del mal”, dirigida por Clint Eastwood.

Fundada en 1733, Savannah todavía tiene calles adoquinadas y casas de varios pisos anteriores a la guerra civil, que conviven con los cuidados parques, los carruajes a caballo y la arquitectura antebellum.

Photo: Sean Pavone | Shutterstock

En el centro del distrito histórico está la catedral neogótica de San Juan Bautista, un sitio icónico construido en 1899 y que aún hoy sigue siendo una de las iglesias más grandes en el Sur de Estados Unidos.

Te recomendamos hacer algún tour para conocer su historia y, sobre todo, la historia de sus fantasmas. Un guía me dijo una vez: “el centro de la ciudad es una gran tumba, hay gente enterrada por todas partes… indios, esclavos, muertos de la Guerra Civil”. Pídele que te cuente sobre el vudú…

Photo: Christian Hinkle | Shutterstock

El Spanish Moss (este musgo que cuelga de los árboles) contribuye con la impronta profunda y misteriosa que tiene la ciudad.

Photo: Sean Pavone | Shutterstock

Como dato curioso, Savannah es la única ciudad de Estados Unidos donde aún se puede tomar alcohol en las calles.

Para terminar, ¡no dejes de pasear por el río Savannah en este trasatlántico a vapor!

Photo: Sean Pavone | Shutterstock

Reno, Nevada

También conocida como “The Biggest Little City in the World” (la ciudad pequeña más grande del mundo), Reno es la otra ciudad turística y de juegos de azar de Nevada.

Photo: Andrew Zarivny | Shutterstock

Está cerca de la Sierra Nevada y el lago Tahoe, en un valle del altiplano montañoso y semidesértico de la Gran Cuenca.

Crédito: Ceh J

Reno es famosa por sus casinos y la cercanía a muchos centros de esquí, como Lake Tahoe.

Pero también tiene sus propias atracciones, como el Museo Nacional del Automóvil (que exhibe más de 200 vehículos antiguos) el barrio MidTown District, que ofrece una gran variedad de tiendas y restaurantes, y el Animal Ark, un santuario para osos, guepardos y otras especies silvestres rescatadas.

Boulder, Colorado

Esta ciudad fue apodada “la ciudad ubicada entre las montañas y la realidad” y, una vez que llegas ahí, se entiende el por qué.

Crédito: @ckwvisuals

Boulder es un destino completo donde la naturaleza y la emoción urbana se complementan en perfecta armonía: ciclismo o kayak en Boulder Creek Path (foto 1), senderismo en el espectacular Parque Chautauqua (foot 2), una salida de compras y comidas en la calle Pearl (foto 3), o explorar la cultura del té, ya que en Boulder se encuentra la mundialmente famosa compañía de té Celestial Seasonings y la fábrica ofrece recorridos gratuitos (foto 4).

No puedes dejar de visitar alguna de las muchas cervecerías que siguen sumándole atractivos (y premios) a esta ciudad.

Si te gusta esquiar, el resort Eldora, en el cercano pueblo de Nederland (20 minutos) es de los más económicos del Oeste, ¡aprovecha!

Pittsburgh, Pennsylvania

Esta preciosa ciudad del oeste de Pennsylvania se desarrolló alrededor del lugar en donde los ríos Allegheny y Monongahela se unen para formar el río Ohio.

Photo: mandritoiu | Shutterstock

En su época de oro, fue una de las ciudades industriales más importantes del mundo gracias a la producción de carbón y de acero, a tal punto que se la conocía como Steel City (Ciudad del Acero)-.

Photo: mandritoiu | Shutterstock

Aquí se encuentran los museos Carnegie, que comprenden cuatro instituciones: el Carnegie Museum of Natural History (conocido por su sección de paleontología con una gran colección de dinosaurios), el Carnegie Museum of Art (contiene obras de Winslow Homer, James McNeill Whistler, Camille Pissarro entre otros grandes del arte), el Carnegie Science Center (con colecciones que se remontan al año 1934), y el Museo Andy Warhol, artista contemporáneo nacido en Pittsburgh.

Este último es el mayor museo del mundo dedicado a un solo artista, con más de 4000 obras, entre las que se cuenta su colección completa de videos.

Otras atracciones de la ciudad son el estadio de fútbol americano Heinz Field, el estadio de béisbol PNC Park, el Parque Estatal Point (que alberga el museo del Fuerte Pitt), el museo Duquesne Incline, donde puede montarse en un antiguo funicular y el Fallingwater, la maravillosa obra de arquitectura de Frank Lloyd Wright.

Photo: Sean Pavone | Shutterstock

Bend, Oregon

Si sos amante de la aventura, los días soleados y el aire libre, Bend es la ciudad que deberías visitar en los Estados Unidos.

Al este de la ciudad está la alta vegetación del desierto y en el lado oeste la rodean los bosques del Servicio Forestal.

Días soleados, noches frescas y poca humedad caracterizan el clima de esta ciudad que es conocida, además, por su gran oferta de festivales y conciertos.

Crédito: @pete_alport

Su escena gastronómica te dejará boquiabierto: Aquí se encuentran 30 pubs, cervecerías y restaurantes galardonados con premios.

Las principales actividades deportivas que se pueden realizar en Bend son el senderismo, la pesca en el río Deschutes, la bici de montaña y el esquí en el monte Bachelor.