¿Te gustaría hacer un viaje en kombi pero no sabés por dónde empezar?
Seguí estos sencillos pasos. Si tenés más ideas o preguntas, dejá comentarios a continuación o contactanos por Facebook.

 

1- Elemental Watson, conseguí una kombi.

En todos los países hay clubes de kombis que son útiles para hacerlo. La mejor opción es ponerse en contacto con ellos (generalmente tienen páginas en Facebook), ya que suelen estar al tanto cuando hay vehículos de este tipo en venta. También podés buscar en agencias de venta de autos o en páginas de clasificados en Internet. Nosotros encontramos nuestra kombi por Internet.

Como se trata de vehículos que tienen varios años, antes de comprar una kombi conviene ir acompañado de alguien que sepa de mecánica para verificar que el motor y otras partes esenciales estén en buen estado.

 

2- Hacé revisar tu kombi por un mecánico para tener un diagnóstico completo.

Es preciso conocer con exactitud en qué estado se encuentra el vehículo. Tené en cuenta que no es lo mismo usar la kombi en una ciudad que en la ruta. Posiblemente tengas que ponerla en condiciones para salir de viaje. En nuestro caso, esto fue todo lo que tuvimos que “reforzar”:

  • Reparación de frenos traseros.
  • Cambio de discos y pastillas delanteras.
  • Reparación de semiejes.
  • Ajuste del tren delantero: Lo alineamos y lo engrasamos.
  • Cambio de aros.
  • Reparación de las tapas de cilindros.
  • Cambio de aceite y filtros.
  • Le agregamos otra batería y le pusimos un conversor de voltaje que convierte los 12 voltios en 220 voltios y permite cargar computadoras, baterías de cámaras de fotos, celulares, etcétera. No es recomendable usar este conversor más de 1 hora con el motor apagado.
  • Le pusimos un soporte en el frente de la kombi para sumarle otra rueda de auxilio, además de la que ya trae.
  • Le colocamos dos parantes en el techo para poner 2 porta valijas.

El corazón de nuestra kombi “Huella”. Crédito: Kombi Rutera

 

3- Acondicionala para que se transforme en tu casa.

Lo más importante es que la kombi tenga un sofá cama para dormir en su interior y una cocina donde calentar tus comidas. Por ejemplo, en una de las puertas instalamos un anafe con una hornalla que va conectado a una garrafa de 3 kilos. Siempre cocinamos afuera, o sea cuando la puerta está abierta. Al cerrar la puerta, el anafe queda plegado a la puerta para no ocupar espacio.

También es importante pensar en la logística del sueño. Nosotros colocamos una tela (mosquitero) para que no entren los mosquitos cuando dormimos con las ventanas abiertas. Colocamos los mosquiteros durante la noche, sujetándolos con imanes. Por otra parte, conseguimos cortinas blackout para que no nos entre luz: así podemos dormir mejor y la kombi se mantiene más fresca.
Además, nuestra kombi, llamada “Huella”, tiene pequeño lavamanos en el interior, que funciona conectando una manguera a un bidón de agua de 5 litros. Para bombear el agua, lo hacemos con un pedal.

 

4- Reuní las cosas que necesitás para tu higiene y vida cotidiana, siempre apuntando a una vida minimalista.

¿Qué es lo esencial? Cubiertos, tazas o vasos térmicos, platos de plástico o metal, termo para agua caliente, dos cacerolas de distintos tamaños, tuppers pequeños para guardar sobras de comida, abrelatas, sacacorcho, cortapluma, encendedor, una pequeña soga para colgar ropa, broches, tienda de campaña (hay sitios donde no llega la kombi y siempre es útil tener una carpa como alternativa), bolsa de dormir (sirve para acampar y también para utilizarla como frazada dentro de la kombi). Un ventilador 12v para enchufar en el encendedor del vehículo es una gran adición.
Nuestro consejo es que lleves sólo un juego de cubiertos y vajilla por persona que viaje en la kombi. Si te cruzás con otros viajeros y querés compartir una comida, seguramente ellos tendrán los suyos.
También consideramos que es útil tener tuppers grandes para guardar la ropa y la comida, y mantener todo ordenado y resguardar del polvo y la humedad. El objetivo es que la ropa no se ensucie y la comida no se eche a perder.

 

5- Hacé lugar para accesorios de “seguridad” y emergencias, así como herramientas y repuestos.

Llevar matafuego y balizas es obligatorio. Además vas a necesitar: inflador de gomas, medidor de neumáticos, linterna, candados, cable puente para cargar la batería del auto, soga para remolcar o que te remolquen, parasol, guantes de trabajo.
Es ideal tener los repuestos básicos, ya que te pueden salvar de cualquier problema inesperado en la ruta. También es fundamental contar con herramientas porque muchas veces, aunque uno no sepa arreglar algo, alguien puede socorrernos con conocimientos mecánicos.

 

6- Muy importante: llevá gasolina extra en la kombi.

Es muy útil llevar un bidón de gasolina en la kombi, ya que hay países en donde no hay estaciones de servicio por cientos de kilómetros. Lo ideal es que sea de chapa, pero no son fáciles de conseguir y suelen ser caros. Nosotros llevamos uno de 20 litros, de un plástico especial para gasolina.

 

7- Ahora agregá lo que necesitás para trabajar a lo largo de tu viaje, y para mantenerte en contacto con tu familia y resguardar tus recuerdos.

No nos referimos solo a la memoria externa para guardar las fotos y a la computadora. También necesitás un adaptador universal para enchufes, y hacer espacio para lo que sea que lleves y pienses vender en el camino. Por ejemplo, nosotros vendemos vestidos y convertimos a la kombi en una tienda de la siguiente manera:

Y hacemos radio rutera desde nuestra querida “Huella”:

 

8- Descargá e imprimí el “Manual VW para el perfecto idiota”, y ponete en contacto con comunidades de viajeros en kombi.

El «Manual VW para el perfecto idiota» es una guía que te explica cómo arreglar cada parte de la kombi de manera muy sencilla. Es casi como la biblia para los que viajamos en kombi. Lo podés descargar desde acá.
Además, si te gustan las redes sociales, podés aprovechar para contactarte y aprender de la gran comunidad de viajeros que encuentra más de una razón por la cual viajar en kombi es una de las mejores cosas que podés hacer.

 

9- No te olvides de los papeles para salir del país…

Uno cree que se necesitan muchos papeles para sacar un auto del país. Sin embargo, sólo 3 son fundamentales para viajar por América Latina: el Pasaporte, la licencia de conducir y el título de auto.

 

10- Ponele nombre a tu kombi y personalizá su exterior.

Es tu hogar, tu medio de transporte a medida, tu proyecto: ¡por supuesto que necesita un nombre!

 

11- Disfrutá de los preparativos, porque con ellos… ¡el viaje ya empezó!

Puede ocurrir que sientas que nunca va a estar todo listo, sin embargo hay un momento en el cual poner en marcha la kombi se vuelve necesario para nuestra salud mental. Así que la recomendación es: encendela, poné primera, hacé el primer kilómetro y ¡buen viaje! Como dijo Lao Tzu, un viaje de mil kilómetros comienza con un simple paso.


Infaltable el mate, si sos argentino o uruguayo.

Todas las imágenes pertenecen a Kombi Rutera, los autores del artículo.