Busca una buena oferta para volar a Reikiavik (Keflavík).

Un vuelo a Islandia desde Europa tiene un precio medio de 500 euros en los meses de junio, julio o agosto. Pero si eres previsor y planeas el viaje con tiempo, puedes encontrar ofertas como esta de Mejorvuelo, en la que por poco más de 200 euros hay vuelos directos a Islandia.

 

No es fácil encontrar alojamientos de bajo presupuesto en Islandia… ¡Pero mejor así!

Como este artículo es sobre Islandia low cost, desechamos de plano la idea de dormir entre cuatro paredes, ya que el costo es de 90 euros por noche por una habitación con baño compartido y desayuno. Pero como la vida siempre te propone un un plan B, y normalmente es mejor que el A, ¡vamos por la tienda de campaña!

Islandia es el paraíso de los campings. Podrás encontrarlos dónde menos te lo esperes y frente a unos paisajes en los que mantener la boca cerrada es imposible.

Existen campings muy diferentes y que ofrecen todas las comodidades que puedas imaginar (duchas de agua caliente, lavadora, cocina, secadora, barbacoa), hasta campings que están situados en medio de la nada y en los que ni siquiera encontrarás a alguien a quién pagarle tu estadía (se debe dejar el dinero en una cajita en la entrada).

Algunos de estos alojamientos ofrecen sacos de dormir o disponen de pequeñas cabañas, aquí la elección dependerá de vuestro gusto o de vuestro presupuesto.

Este tipo de alojamientos están abiertos desde los primeros días de junio hasta finales de agosto o mediados de septiembre, según la zona.

El precio por acampar en Islandia varía de las 600 ISK a las 1000 ISK (desde los 4 a los 6,50 euros)

En las Oficinas de Turismo de Islandia podréis encontrar folletos con información y listados de campings.

Otra buena opción es “reservar” el espacio del jardín de alguna guesthouse o granja. En Islandia hay muchas que ofrecen este servicio y, por un precio mucho más bajo que el de una habitación, puedes acampar en su terreno y utilizar los baños comunes.

 

 

Es muy fácil y seguro hacer autostop en Islandia.

Islandia es un país en el que el transporte público no está muy presente, por lo que los traslados pueden resultar toda una odisea si no dispones de coche de alquiler.

Pero siempre existe el autostop, un método de transporte muy utilizado en Islandia durante los meses de verano, y con el que podrás recorrer el país de la manera más económica.

Si estás pensando en cómo puede ser que sea tan fácil, te diremos que en Islandia la mayoría de los coches pasan por los mismos lugares, ya que la carretera más transitada (por no decir la única) es la Ring Road, donde también se encuentran el 80 por ciento de los puntos de interés. Así que es altamente probable que el coche que se ha parado ante tu señal – más si es de turistas-, vaya al siguiente punto de interés, que es el mismo al que tú te diriges.

El autostop también te permitirá socializar con más viajeros como tú o con gente local, según quién haya decidido parar antes. Es muy seguro además, porque Islandia tiene uno de los índices de crímenes violentos más bajos del mundo.

Eso sí, te recomendamos que siempre te ubiques en una zona de la carretera central a la salida del pueblo o ciudad, o en una gasolinera, ya que puede que no encuentres un lugar con paredes para cobijarte a lo largo de muchos kilómetros.

 

Para comer, ¡lo mejor es el supermercado de la hucha!

Bonus, una cadena de supermercados cuyo logo es un simpático cerdito con forma de hucha, te ayudará a ahorrar unas buenas coronas islandesas. Una de las cosas que más escucharemos en cuanto digamos que vamos a viajar a Islandia es que la comida es carísima, pero os aseguramos que esto no es completamente cierto y que, siguiendo unos cuantos consejos, la compra en Islandia puede tener el mismo precio que en casa o incluso menos, según los productos que incluyas en tu lista de la compra.

Os daremos los ejemplos de algunos precios de alimentos que podéis encontrar en Bonus:

Barra de pan: 100 ISK

Paquete pan de molde de 1kg: 350 ISK

Skyr (especie de yogurt islandés): 150 ISK

Botella de leche: 200 ISK

Botella de Coca-Cola: 150 ISK

Cuña de queso de 250gr: 350 ISK

Blister de embutido de 100gr: 350 ISK

Patatas chips: 250 ISK

Bolsa de chuches: 150 ISK

Helados: 300 ISK

Si a estos precios le sumamos que tampoco es muy fácil encontrar lugares en los que comer, dadas las distancias, el cerdito se puede convertir en tu gran aliado.

Por cierto, olvidábamos decir que el agua en Islandia es gratuita y una de las más puras del mundo, ¡por lo que no se os ocurra comprar agua embotellada!

 

Otra opción es comer en las cafeterías de las gasolineras, donde además podréis encontrar productos básicos de alimentación -a precios un poco más elevados que en el supermercado-, hasta productos de higiene y limpieza. Aquí los precios de la comida no son excesivos. Además, en la mayoría de establecimientos, incluidas las gasolineras, si pagas una taza de café (aproximadamente 300 ISK), la puedes rellenar las veces que quieras. Nuestro plato de gasolinera favorito: los “pilsa”, un tipo de hot dog acompañado por unas salsas exquisitas.

Si ninguna de estas opciones os convence,o no acaba de ajustarse a vuestro presupuesto, siempre podéis llevar comida en vuestro equipaje. Hay ciertas restricciones, como la prohibición de llevar embutidos o productos lácteos, pero si no llevais un cargamento, pasarán sin problemas, os lo podemos asegurar.

 

Photo: Viajeros Callejeros

 

De todo un poco: consejos varios para viajar por Islandia con poco dinero

Los productos libres de impuestos también puedes ser una manera de ahorrar dinero, ya que si superas los 50 euros en alguno de estos establecimientos, puedes pedir el reembolso del 15 por ciento de IVA.

Islandia es uno de los países en los que podréis encontrar más puntos de wifi gratuitos del mundo. Incluso estando en una zona remota del país, encontraréis una conexión de buena calidad en el Centro de Visitantes del lugar. Y siempre os podéis acercar a alguno de los cientos de autobuses de Reykjavik Excursions, que recorren el país y disponen de wifi gratuita.

Dicen que entrar en la Laguna Azul es una experiencia obligada en cualquier viaje a Islandia. Nosotros os aseguramos que efectivamente lo es, pero si no queréis gastar los 40 euros que cuesta la entrada, tenéis magníficas pozas naturales a lo largo de todo el país que estarán también a la altura de tus expectativas.

¡Buen viaje!