1. Nada de curada como en Tijuana o está con madre como en Monterrey

¡No nos equivoquemos que hay muchos tipos de norteños! En Mexicali la cosa está chila. Chilo tu carro, chila la peli, chilo tu rollo. Cuidado que no es chido. Es muy fácil confundirse, pero no es lo mismo. Lo chilo es que llegues y de volada te acoples al cotorreo chilo de los cachanillas. ¿O le sacas?

 

2. ¡Súbele a la refri!

Una frase que sólo puede salir de un cachanilla.

 

3. Usan lugares que no existen como referencias para dar direcciones

“Le das por la Justo y das vuelta por donde estaba el Forum”. Si no eres de Mexicali, esa vuelta será tarea imposible porque ese lugar cerró hace varios años. Aunque el cachanilla puede terminar por compadecerte de ti y hasta acompañarte a tu destino. Así se las gastan.

 

4. Estos vatos son de cheve siempre…

No importa la temporada del año, los cachanillas son felices tomando solo cheve, eso sí, bien fría. Y si en tu fiesta de cumpleaños ves a una morra sacando comida del refri para meter cheve, es de Mexicali.

 

5. Y son bien alivianados

¿Será el calor extremo o el invierno extremo? Ya decíamos que con unas cheves y un buen cotorreo, los cachanillas son felices en el patio, en la entrada de la casa, arriba del carro, afuera de la casa… Si tienes un amigo de Mexicali, siempre hará todo lo posible para que te alivianes. Medicinas pa’que te alivianes, unos chingazos pa’que te alivianes, unas cheves pa’que te alivianes, unos tacos pa’que te alivianes. ¡Aliviánate!

 

6. Dicen que ellos tienen los mejores tacos de asada

Tortilla de harina con su carne asada cortadita en cuadritos, guacamole, salsita, sus rabanitos, unas gotitas de limón y véngase pa acá. ¡Que digan lo que quieran!, pero que sigan haciendo los tacos de asada como solo en Mexicali los hacen.

 

7. Son expertos en comida china

Aunque no salgan de las comidas corridas dos y tres: pollo cantonés, arroz con carnitas rojas, chiles gueritos, chun kun y una jarra de té helado. Eso sí, el chiste es cambiarle algo. Piden la dos para cuatro y le cambian el chop suey por más arroz y la sopa de aleta por más carnitas rojas. Los cachanillas se saben de memoria los menús de los restaurantes de comida china.

 

8. Tienen mil historias en San Felipe

Si están contando historias de la graduación de la prepa, de unas vacaciones en la playa, de una pedota memorable en un viaje de amigos, de una vez que se fueron a acampar con los primos, todo eso los de Mexicali lo han vivido en San Felipe.

 

9. Hacen los altos

Si le prestas tu carro a un amigo de Mexicali, puedes estar tranquilo, son expertos en hacer altos. En Mexicali hay altos en cada esquina y no rebasan los 60 kilómetros por hora. Tú y tu carro están a salvo.

 

10. Esa distintiva pronunciación

No dicen chabelas, sino shabelas, un shingo de calor, dos de asada con musho aguacate, la mushasha de la tienda… No hay que confundirlo con el acento de la gente de Hermosillo, la ese de los cashanillas es encantadoramente más sútil.

 

11. Tienen mucho aguante

Así como llenan el refri de cheves, lo vacían. Dicen que, como hace mucho calor, no se les sube porque sudan toda la cheve y por eso toman una y otra y otra. ¡No es cierto, les encanta pistear!

 

12. Tienen un pariente en el Valle de Mexicali

Y ahí se hacen las verdaderas pisteadas, con toda la familia. Y todos tiene a un conocido que tienen un rancho en el Valle.

 

13. Siempre propondrán burritos

Burritos de deshebrada o frijoles con queso para llevar, burritos en la oficina, burritos de lonche, burritos por si nos da hambre, burritos para el after. Los burritos de tortilla de harina siempre son una opción para los cachanillas.

 

14. Nada de clamato ni de micheladas

Una clara distinción cachanilla son las chavelas. Se sirven en una copa de vidrio grande y van escarchadas de unos polvitos mágicos… de Tajín; además de jugo de tomate, limón y salsa inglesa. ¡Ahhh! (Llévate monedas para la rocola).

 

15. Hubieras venido ayer

Típico que todo mundo se queja del calor en cuanto pone un pie en Mexicali. Un verdadero cachanilla solo tiene una respuesta: ¡Hubieras venido ayer!