Estamos tan acostumbrados a los árboles que a veces se nos olvida lo majestuosos que son. Estos peculiares organismos dominan los bosques y las selvas del planeta, nos brindan el oxígeno que respiramos, nos proveen de sustento y recursos. También son seres longevos, tan longevos que entre ellos se encuentran algunos de los organismos vivos más viejos que conocemos. Tenemos ejemplos espectaculares como Matusalén, un pino (Pinus longaeva) de las montañas de California que ronda los 4850 años —lo que lo convierte en el árbol más viejo del mundo— o el Ciprés de Zoroastro, un árbol de más de cuatro mil años que es considerado un monumento nacional en Irán. 

En México también tenemos una buena dosis de árboles longevos. Algunos de ellos se volvieron famosos tras ser testigos de eventos históricos mientras que otros seguramente se mantienen en el anonimato en lo profundo de algún bosque. Estos son los árboles más antiguos de México. 

 

Los pinos centenarios

En las montañas de México hay varias especies de pino cuyos individuos superan sin problema los cien años de edad. En la Sierra Madre Oriental, árboles de la especie Pseudotusga menziesii —a la que se le conoce como abeto de Douglaspueden llegar sin problema a los 450 años de edad y, de acuerdo a un estudio publicado en la Revista mexicana de ciencias forestales, en el norte de México se han encontrado individuos que le pegan a los 600 años. 

El pino de altura (Pinus hartwegii) es otra especie longeva que se encuentra a grandes altitudes y es común encontrarlo cerca de las grandes cumbres del país. Se han encontrado individuos de 400 años de edad en el Pico de Orizaba y el Cofre de Perote, aunque la población más vieja de este árbol —con ejemplares que superan los 600 años de edad— está en Cerro Potosí, Nuevo León.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Enrique Barquet (@enriquebarquet) on

Otros pinos centenarios que son comunes en los bosques de México son:

Pinus lumholtzii, conocido como pino triste, es común que supere los 300 años. 

Pinus cembroides, conocido como pino piñonero, llega a los 400 años de edad pero pueden superar los 500 años de edad sin mayor problema y sí, de este árbol se obtienen los piñones. 

Pinus culminicula, conocido como pino enano, es común que estos árboles superen los 200 años. Es un árbol endémico de Coahuila y Nuevo León. 

 

Los gigantes milenarios y el árbol más viejo de México

A pesar de lo impresionante que puede sonar la edad de algunos de nuestros pinos, la estrella de México cuando hablamos de árboles antiguos es nuestro querido árbol nacional, el ahuehuete (Taxodium mucronatum). También conocido como sabino, este árbol suele vivir durante siglos y algunos de sus ejemplares pueden superar los mil años de edad. El ahuehuete es una especie nativa de México. Su nombre viene del náhuatl y quiere decir “viejo del agua”, pues es común encontrarlo a la orilla de los ríos. 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Enrique Noriega (@enriquenoriega) on

El ahuehuete más antiguo que se conoce en México es el Árbol del Tule. Este gigante se encuentra en el atrio de la iglesia de Santa María del Tule, a unos pocos kilómetros de la ciudad de Oaxaca. Además de ser el árbol más antiguo de México, el Tule es famoso por ser el árbol con el tronco más grueso del mundo con 42 metros de circunferencia. Hasta la fecha no existen estudios que verifiquen la edad de este árbol, pero las estimaciones lo ubican entre los 1400 y los 3000 años de edad, convirtiéndolo en uno de los árboles vivos más viejos de todo el mundo

 

Ahuehuetes más viejos de México

El Tule no es el único ahuehuete milenario de México. En Los Peroles, San Luis Potosí, existe una población de sabinos entre los cuales existen al menos cuatro árboles milenarios. El más famoso de estos árboles ha sido bautizado como Maximina y se estima que tiene una edad cercana a los 1600 años. Otro conjunto de ahuehuetes que superan los mil años de edad se encuentran en la Barranca de Amealco en Querétaro. 

Pero entre los ahuehuetes famosos de México también hay jovenzuelos que aún no han cumplido su primer milenio. Entre estos destacan ejemplos como los ahuehuetes del Bosque de Chapultepec, sembrados por los emperadores mexica y que llegan a los 800 años de edad; el Árbol de la Noche Triste, donde Hernán Cortés lloró la derrota del ejército español y que alcanzó una edad de 600 años de edad antes de ser arrasado por un incendio; o los ahuehuetes del Parque Nacional El Contador, en Texcoco, que tienen más de 500 años de edad y se dice fueron sembrados por el mismísimo Netzahualcóyotl. 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Sergh Oregel (@sergh_oregel) on

Los ahuehuetes son tan relevantes —por su tamaño y su permanencia— que fácilmente se convierten en elementos de gran importancia para sus comunidades. Además de los ejemplos mencionados anteriormente, tenemos árboles como el Ahuehuete Multicentenario que se ha constituido como un ícono de Valle de Bravo, el ahuehuete de Chalma que domina el paisaje de este centro de peregrinaje en el Estado de México o el ahuehuete de más de 500 años que le da su nombre al Parque Sabino Gordo en Nuevo León.

 

Uno de los árboles más antiguos de España también es mexicano

Otro ahuehuete famoso tanto por su historia como por su edad se encuentra en el Parque El Retiro en Madrid. Se cuenta que este árbol fue sembrado en 1632 durante el reinado de Felipe IV y se cree que llegó a España poco tiempo después de concluida la conquista de la gran Tenochtitlan.

 

¿Cuál es el árbol más viejo en tu comunidad?