Argentina

Si bien en la Argentina se toma mate todo el tiempo y muchos lo eligen para arrancar sus días, el desayuno más rico y tradicional es el café con leche con tres medialunas: ni una ni dos… ¡tres! Que pueden ser de grasa (saladas y parecidas al croissant francés) o de manteca (esponjosas, dulces y bañadas con almíbar).

A post shared by Joana Barros (@joanambarros) on

Para que sea un desayuno verdaderamente tradicional es indispensable ir mojando las medialunas en el café con leche justo antes de comerlas.

Una alternativa es cambiar el café con leche por un submarino, que consiste en un vaso de leche caliente en el que se sumerge una barra de chocolate amargo que se irá derritiendo con el calor… ideal para el invierno y el preferido de los niños.

Bolivia

En Bolivia no hay desayuno si no hay una marraqueta. Se trata de un pan hecho a base de harina de trigo, agua, sal, levadura y azúcar con forma alargada y ovalada, que se disfruta recién salido del horno, con un trozo de carne asada o un pedazo de queso fresco, y siempre acompañado por un café caliente. Los fines de semana, en un ritmo más relajado, la marraqueta acompaña un fricasé (guiso de carne blanca con verduras) o una porción de chairo (papa congelada y deshidratada con una técnica ancestral de los incas).

A post shared by Ceci Olguín (@ceciliaolguin) on

Brasil

El café da manha (de la mañana) es el clásico desayuno brasileño. Nunca falta el café (de Brasil, claro) a veces acompañado con leche y jugo de naranja, una amplia variedad de deliciosas frutas tropicales, queso, jamón, manteca y al menos dos tipos de pan: pan francés y pan de molde. Fresco, sabroso, variado y muy nutritivo. Para muestra, esta imagen:

A post shared by Fabi Vilela (@fabiarquiteta) on

Chile

En Chile es muy popular el café instantáneo o el té como infusión y se bebe acompañado de jugo de naranja, piña o manzana. Un alfajor, que consisten en dos galletas dulces con manjar (dulce de leche) en el medio y baño de azúcar o de chocolate. También panqueques, marraquetas, empolvados (elaborado de harina y relleno de manjar), o distintas variedades de panes con manteca y dulce de membrillo, moras o manjar. Bien bien dulce para arrancar la mañana.

Colombia

En un buen desayuno colombiano siempre va a haber una taza caliente de chocolate o café que puede ser preparado con agua o leche, no importa en qué región de Colombia estés. Y también son infaltables el pan y las deliciosas arepas (con forma de tortilla y hechas a base de harina de maíz). Se comen con huevos, queso, manteca, o changua (caldo a base de leche, huevo, queso y cilantro). De acuerdo a la región, a estos fantásticos desayunos se les agrega huevos perico (revueltos con cebolla y tomate), tamales con carne y verduras, plátano frito o en forma de patacón acompañado de queso, buñuelos, pandebono y hasta frutas. ¿Con cuál de todos te quedás?

Costa Rica

El desayuno típico de Costa Rica tiene nombre propio: se llama Gallo pinto. Se trata de una mezcla de arroz y frijoles, huevos fritos o revueltos, carne picada, plátanos fritos y tortillas. La combinación de colores del arroz blanco con los frijoles le dio a este plato su nombre. Es muy popular (y delicioso) agregarle al gallo pinto una salsa que se llama Lizano, elaborada a partir de una mezcla de vegetales y especias muy aromática.

Cuba

Como en casi toda América, en Cuba también es infaltable el café en el desayuno, pero aquí es diferente: se prepara muy concentrado. Por ello se lo combina con leche tibia y se le agrega mucha azúcar. Este café intenso y dulce suele acompañarse de tostadas de pan cubano untadas en mantequilla que se mojan en el café con leche. También se comen frutas típicas de la zona como papaya, mango, mamey, y los que acostumbran a hacerlo más sustancioso, le agregan tortillas o croquetas con jamón y queso.

Ecuador

En la región de la costa ecuatoriana son típicos los desayunos a base de pescados y mariscos en distintas preparaciones, como ceviche, encebollado, bollos… siempre acompañados de plátano verde preparado de distintas maneras (patacones, empanadas o bolones) y tortillas de yuca.

Hacia el continente, los desayunos son a base de cereales, leche, queso, huevos, carne de cerdo y caldos. En zonas rurales, donde los desayunos son potentes, son muy típicos el llapingacho (tortilla de papa con huevo y chorizo, primera foto) y el yahuarlocro (sopa a base de papas y vísceras de borrego, foto dos). Todos desayunos intensos y nutritivos que, para muchos de sus vecinos, bien podrían ser un almuerzo.

A post shared by Mayra (@mayraelena222) on

A post shared by Xavier Burbano (@xavoldu) on

El Salvador

Frijoles molidos y fritos con una taza de café (solo o con leche de vaca) es la combinación típica para un desayuno en El Salvador. Siempre acompañados con plátano maduro frito, manteca, crema y queso fresco; algunos, además, le agregan pan francés o tortillas de maíz.

Guatemala

Los huevos estrellados a la ranchera son el manjar con que se desayuna en Guatemala. Se trata de una cocción en sartén con tomate y cebolla, y acompañado de frijoles y crema. Hay quienes eligen complementar este poderoso y sabroso desayuno con algún refresco, jugo de naranja, chocolate o con un tradicional café de Guatemala.

Honduras

En Honduras el desayuno típico va en dos pasos. Arranca con una tacita de café negro (algunos le agregan un poco de leche) y un trozo de pan casero. Luego, la comida más energética del día sigue con un plato de huevos revueltos o estrellados, plátano frito, aguacate (palta), frijoles fritos, chips de tortilla y jamón, queso, manteca y más café.

México

En México hay muchas opciones de desayunos deliciosos para arrancar el día, pero tal vez el más rico y contundente sea el de tamales y atole. Por un lado los tamales (un preparado tradicional a base de masa de maíz con un riquísimo relleno y envuelto en hojas de vegetales) un plato de origen mexicano que se extendió por toda América Latina. Y por el otro, el atole, una bebida de origen prehispánico que se prepara a partir de una masa de maíz cocida en agua a la que se le agregan especias (cacao, canela o vainilla), pulpa de frutas y chocolate.

Nicaragua

En buen desayuno nicaragüense no puede faltar Gallo Pinto (mezcla de arroz y frijoles), huevos, plátano maduro frito, queso, queso crema dulce, leche ácida, algún choricito y una taza de café o un vaso de leche.

Panamá

Los desayunos panameños no sólo son ricos sino que además son muy contundentes. En Panamá tradicionalmente se desayuna con tortillas de maíz, huevos, filete, hígado encebollado o res de ternera encebollada. También se come pollo frito, carne con tomate, pescado frito, patacones, queso fresco, jugo de frutas naturales, y exquisitos bollos artesanales hechos de maíz.

Paraguay

En Paraguay es muy típico reemplazar el café por mate cocido (una infusión como el té pero de yerba mate) y acompañarlo con chipa paraguaya, un delicioso pan preparado con harina de mandioca y trocitos de queso (foto 1). En los inviernos es muy común, además, comer mbeju, una especie de panqueque en base a almidón, harina de maíz, huevo, grasa de cerdo, queso fresco y leche (foto 2). Un desayuno tan simple como sabroso.

A post shared by Eu Assaf (@euassaf) on

Puerto Rico

Huevos, queso y plátanos verdes fritos acompañan al típico Gallo Pinto en los desayunos en Puerto Rico. La variante puertorriqueña de este clásico plato de arroz y frijoles incluye cebolla y ají salteados y bien condimentados con coriandro. Y siempre, siempre, siempre, café.

A post shared by Spence Drake (@thedrakeisgood) on

Perú

Los domingos en Perú (especialmente en Lima) las familias preparan uno consistentes y deliciosos desayunos con tamales de maíz y chicharrón, a los que se le agrega una riquísima salsa criolla (cebolla morada bien picada con limón, sal y rocoto). También se come batata frita y pan francés, acompañado todo con un buen café.

República Dominicana

En República Dominicana es muy popular el mangú, una preparación de pedazos sancochados de plátano verde que luego se hacen puré y se sazonan con manteca. El mangú se acompaña con huevos fritos o revueltos, salami dominicano frito y queso frito; a este plato se lo conoce como mangú con los tres golpes, y siempre va acompañado de escabeche de cebolla.

Uruguay

En Uruguay la bebida más tradicional para el desayuno es el mate: una infusión que se prepara en una calabacita que contiene la yerba. Allí se vierte suavemente un hilo de agua caliente para humedecer primero y mojar después la yerba mate colocada en su interior; luego se la bebe con una bombilla y de a sorbitos… todo un arte que requiere destreza y habilidad. Esta infusión se acompaña con pan tostado y untado con manteca y mermelada de frutas, o el delicioso y típico y popular dulce de América del Sur, el dulce de leche. Otros prefieren directamente comer unos bizcochos salados.

A post shared by Daiana Benitez (@bdaiana1) on

Venezuela

En Venezuela los desayunos más ricos y característicos son las arepas de maíz rellenas de manteca y queso blanco, carnes, pollo y ensalada de aguacate (palta). También huevos y frijoles forman parte de este desayuno completo y rico. Los venezolanos eligen para beber café con leche o guayoyo (foto 2), una infusión de café muy suave y poco endulzada.