1. Chilaquiles

Los chilaquiles se preparan a base de trocitos de tortilla de maíz fritos (o tostados) o de totopos, y se bañan en salsa de chile verde o roja. Pueden llevar huevos, pechuga de pollo deshebrada, chorizo y hasta un buen trozo de cecina u otros tipos de carnes. Los chilaquiles son mi desayuno mexicano favorito y siempre los prefiero rojos (con salsa roja) y con dos huevos estrellados. Lo que me encanta es la mezcla de texturas y de sabores: lo crocante de los totopos y de las cebollas en aro que se sirven como guarnición se amalgama con la suavidad de la salsa, de la crema y de los huevos. Y el pancito… mmmm.

A post shared by Alex Arcos (@alexarcoss) on

2. Guajolotas o tortas de tamal

Las guajolotas o tortas de tamal son simplemente eso que su nombre indica: un tamal colocado dentro de un pan. Hay un debate, sin embargo, sobre si la guajolotas (así se denomina a las tortas de tamales en la CDMX), son solo aquellas tortas que llevan un tamal que ha sido freído previamente, siendo que las tortas de tamal regulares llevan un tamal sin freir. Pero yo paso de la discusión porque, la verdad, ¡tengo mucho hambre!

A post shared by Tinoco (@tinoztivo) on

3. Birria

La birria está recomendada para cuando la cruda (borrachera) es intensa. Es un guiso de carne original de Jalisco, que se puede preparar con cualquier tipo de carne (no se hace con aves de corral).

La carne se adoba con especias (chile, comino, jengibre) y se hornea lentamente, de ser posible en un hoyo en la tierra. Se sirve en un plato hondo, con tortillas de maíz.

A post shared by Arturo Salazar (@atoerrante) on

4. Pellizcadas

Una tortilla de maíz gruesa, originalmente frita con manteca, sobre la que se agregan diferentes ingredientes, como chicharrón o carne, queso, verduras y salsa picante. Para aquellos que conocen algo de la comida mexicana, son el punto medio entre una quesadilla y un sope:

A post shared by Catherine Bernal (@cat.bernal) on

5. Coctel de frutas

La crema chantilly es opcional…

A post shared by Enya Maycotte (@enyamaycotte) on

6. Pan de yema con chocolate

Sin andan por Oaxaca, prueban el pan de yema con chocolate, en el Mercado 20 de Noviembre.

7. Tlayudas

¡¡¡¡Porque cualquier hora del día es buena para una tlayuda!!!!

A post shared by VIVA INTERIOR (@vivainterior) on

8. Huevos a la mexicana

Se fríen los tomates, la cebolla y el chile y se le agregan los huevos, que pueden batirse previamente o no. Se sirven con tortillas, claro.

A post shared by Linette (@nettyboh) on

9. Tamales y atole

¡El Batman y el Robin de los desayunos mexicanos! El atole es una bebida prehispánica, que consiste en la masa de maíz cocida en agua hasta lograr una textura espesa, a la que se le agregan especias (cacao, vainilla, canela) y otros saborizantes (pulpa de frutas, chocolate, etc). Tradicionalmente se endulza con piloncillo y también en la actualidad se prepara con leche. Sobre el tamal no hay mucho que explicar, ¿verdad?

10. Huevos ahogados

Se calienta la la salsa (roja o verde), se rompen los huevos y se agregan a la salsa. Se hierven a fuego lento por unos diez minutos y, cuando estén doraditos, es porque están listos.

A post shared by lety cocina (@lacocinadelety) on

11. Café de olla

Se preparar en una olla de arcilla y su particular sabor se lo dan el piloncillo, la canela y los clavos de olor. Aquí tienen la receta, facilísima. A mí a veces me gusta agregarle un poquito de cacao.

12. Molletes

Pan cortado al medio, untando con frijoles refritos, al que se coloca una rebanada de queso para que se derrita. Se sirve con salsa pico de gallo y hay otras variaciones y presentaciones de acuerdo al estado (los hay dulces, con salchicha o chorizo, con carne, etc).

13. Tecolotes

Confieso que no los he probado, pero si son una combinación de molletes y chilaquiles (mis dos desayunos mexicanos favoritos), creo que en cuanto vuelva a México los ordeno. Me han recomendado los de Sanborns, ¿tienen otra sugerencia?

A post shared by leonel_gpr (@leonel_gpr) on

14. Entomatadas

Tortillas bañadas en salsa de tomate, preparadas por lo general con sal, ajo, cebolla, orégano y chile. Las tortillas van dobladas en dos, como si fueran un taco y pueden o no llevar rellenos varios (pollo, res, queso, frijoles, etc).

A post shared by Rosario Vasto (@chachivasto) on

15. Huevos rancheros

Hay mil variedades, pero la versión más simple de los huevos rancheros consiste en tortillas de maíz ligeramente fritas, y huevo frito con algún tipo de salsa picante y acompañados de frijoles refritos. Se puede usar huevo revuelto en lugar de huevos fritos.

16. Huevos divorciados

Una variante popular de los huevos rancheros son los huevos divorciados: dos huevos servidos al estilo de los huevos rancheros, pero uno de los huevos se cubre de salsa verde y el otro de salsa roja, separados por una ‘pared’ de frijoles o chilaquiles.

17. Pambazos

Un bollo relleno de papa hecha casi puré y chorizo o longaniza y bañado en salsa de chile guajillo o ancho. Imposible quedarse con hambre después de un (o unos) pambazos.

18. Huevos motuleños

Huevos sobre una tortilla, servidos con frijoles negros y una salsa de tomates, jamón y chícharos . A menudo se incluye plátano, queso y salsas picantes.

19. Champurrado

El champurrado es un tipo de atole hecho con chocolate. Va muy bien con tamales y es riquísimo.

A post shared by tati (@estanicacocinadetodo) on

20. Enchiladas

Tortilla de maíz bañada en alguna salsa, puede ir acompañada o rellena de carnes (pollo, pavo, res) o de queso. Se sirve con cebolla fresca picada o en rodajas, lechuga, crema de leche y queso.

A post shared by veronika (@czechmex) on

21. Enchiladas suizas

Rellenas de pollo deshebrado con una salsa verde y con crema y queso gratinado por encima.

22. Menudo o pancita

El menudo o pancita es una sopa preparada a partir de la panza de la res y otras menudencias (de ahí el nombre). Normalmente pica que da gusto, pero siempre habrá una salsa roja para el que quiera sufrir un poco más. Por su naturaleza caldosa y picante, es remedio clásico para la cruda.

A post shared by Anni Nguyen (@behappyanni) on

23. Barbacoa

La barbacoa es carne cocida en horno de tierra. Tradicionalmente es de borrego, pero prácticamente se puede hacer de lo que sea. Los tacos de barbacoa siempre deben ir acompañados de un buen consomé. Dicen los hidalguenses que ellos son los más chidos cuando se trata de barbacoa.

A post shared by Andrea (@andreita_ruiz) on

24. Tacos de carnitas

Carnitas es el nombre que se le da a distintas partes del cerdo frita en manteca. Dependiendo del gusto, puedes pedir tu taco de nana, buche, nenepil, maciza, tripa, cachete o chamorro. Se prepara en un cazo gigante, en donde generalmente también se fríe el chicharrón. No hay mercado mexicano que se respete que no cuente con un puesto de carnitas. Las meras buenas son de Michoacán.

A post shared by Tom Block (@eltomblock) on

25. Pulque

El pulque es una bebida de origen prehispánico consumida tradicionalmente como desayuno, obtenida a partir de la fermentación del mucílago (o aguamiel) del maguey. Su graduación alcohólica es muy baja y los beneficios de consumirlo con moderación son muchos. Aquí puedes leer más sobre las propiedades nutricionales del pulque. Tal vez puedas considerar cambiar el cafecito por el pulque, al menos una vez por semana…

Sea el primero en comentar