Crédito: Mariano García-Gaspar

Que se acabe de verdad el bloqueo…Y el autobloqueo también.

Algunas de las medidas que anunció Obama tienen que ver con el embargo de Estados Unidos a Cuba. Yo espero que en el próximo 2015 se apliquen esos cambios, los que definitivamente le harán la vida más fácil a la gente de a pie. También deseo que la autocensura y el bloqueo que se generan en la propia isla desaparezcan del todo. Y no soy la única ni la primera que lo pide. Ya lo hizo mucha gente en los dos orillas del Estrecho.

 

Que Fidel no se muera tantas veces en el 2015 como en los años anteriores.

Probablemente, Fidel Castro sea el ser humano que más veces muere en un año, pero quienes echan a rodar esos rumores no recuerdan que en el imaginario popular cubano soñar que una persona murió es indicador de salud. Quizás por eso el hombre esta ahí, fresquito como una lechuga, riéndose de quienes se preocupan más por él que por la salud propia.

 

Que todos los cubanos podamos salir y entrar de nuestro país sin problema.

Hace año y pico se aprobó en Cuba una nueva Ley de Migración, de manera que ya se puede salir con la facilidad que siempre debió ser. Eso me parece justo y loable, aun más cuando en tu país no puedes cubrir tus necesidades con el salario que ganas, a pesar de tener una preparación envidiable. Sin embargo, aun quedan cubanos que no pueden entrar a la isla, algunos de ellos por las condiciones en las que emigraron. No son terroristas ni asesinos, sino profesionales, deportistas o artistas, gente común que decidió ir a probar suerte a otros lares. Quizás tengan ideas políticas distintas a las del gobierno, como le pasó a Celia Cruz, una de nuestras emigradas más famosas, a quien Cuba le debe un homenaje (¡si hasta Google le dedicó un doodle!, pero en la isla ni se enteraron…).

 

Internet para todos.

¿Te imaginas la posibilidad de pagar en Cuba la cuenta de la luz, el agua, el teléfono, con solo apretar el ENTER de tu computadora? Pues eso es lo más normal en el mundillo fuera de la isla, pero para nosotros es aún una quimera. Y con las ganas que tengo de poder saludar cada día a mi hija y a mi nieto desde la distancia…Seguimos intentándolo, por ahí anda una petición dirigida al gobierno de la isla. Y también Obama lo incluyó entre los cambios en la relaciones entre los dos países. ¡Ya viene llegando!

 

Que liberen a María.

Como mismo un día liberaron los dólares y a partir de ese momento nadie más fue preso por llevarlos en la billetera, yo quisiera que fuera posible que quien lo desee pueda acceder a la marihuana en Cuba. Hace poco visité Ámsterdam, donde se puede consumir libremente yerba en los coffeeshops. Pues yo continué sin probarla, porque sencillamente no me interesa. Eso prueba que el acceso libre al producto no tiene por qué crear la necesidad.

 

Que la Aduana nos deje dormir tranquilos.

Ya tengo el cerebro hecho agua de pesar cien veces la cajita para que lleve exactamente un kilo y medio y así mi hija no tenga que pagar en Cuba por lo que yo le envío, que, de hecho, ya pagué en Alemania. Mijito, por favor, en el 2015 haznos la vida más pasajera a quienes permitimos que la gente en Cuba se eche crema, se lave los dientes y se compre alimentos con los productos y la plata que enviamos desde afuera”. Y a la gente que viaja a la isla, permíteles dormir una semana antes del vuelo. Dale, no seas malo.

 

Que acaben de cambiar las monedas.

Ser pobre tiene sus ventajas, así que no tengo ansiedad por saber lo que va a pasar cuando unifiquen las monedas en Cuba. Como no tengo dinero ni en el banco, ni en el colchón, ni en el puerquito, pues para mí y mi familia será como que no ha pasado nada. Sin embargo, lo que algunos llaman “el día cero”, tiene a gente al borde del colapso. Que si los cambio en dólares, que si en pesos cubanos, que mejor envío la plata pal yuma. En fin, la gente no sabe que hacer ante tanta incertidumbre de manera que si a cualquiera se le ocurre incluir el tema en el Ita del año, pues ¡bienvenido!

 

Que suban los salarios.

Cambien o no la moneda, lo que necesitamos los cubanos todos es que suban los salarios y que la gente gane según su trabajo. Creo que con eso disminuirá la corrupción, la malversación y otras lacras que pululan en la débil e ineficiente economía cubana. Claro que para subir los salarios primero tiene que haber una producción sustentable y sostenible. Bueno, ahora mismo no estoy segura que va primero si el huevo o la gallina. Se ve que no entiendo nada de economía. Pero igual, solo quiero que un profesional pueda vivir dignamente a partir de su trabajo. ¿Quedó eso claro?

 

Que se apruebe otra ley en el parlamento, pero no unánimemente.

Lo que para la humanidad es una regla, el principio de la diversidad, en el parlamento cubano es una excepción. No importa las vivencias, procedencias, religiones, identidades de género, sexuales o raciales, en Cuba todo los diputados votan siempre unánimemente. Pero como siempre hay una excepción que legitima la regla, el año pasado, ante la presentación de la nueva ley laboral, la diputada Mariela Castro emitió su voto en contra ya que la norma no incluía a la identidad de género como motivo para la discriminación en el ámbito laboral.

 

Que dos personas del mismo género se puedan casar.

Para el próximo año pido entonces que se discuta el nuevo Código de Familia, que incluye la unión civil entre personas del mismo género. Quiero que haya votos a favor y en contra y que, por supuesto, gane el SI.