1. Sin tiempo que perder

El Edificio de la Administración del canal de Panamá se inauguró exactamente un mes antes de que vapor Ancón atravesara la nueva ruta interoceánica, el 15 de julio de 1914.

2. Diseño sostenible

La idea de su construcción se la debemos al ingeniero jefe George Washington Goethals, mientras que su diseño estuvo en las manos del arquitecto y pintor estadounidense Austin Willard Lord. Lord se asentó durante un mes en el istmo para estudiar las condiciones locales que pudiesen afectar la construcción de este y los otros edificios aledaños que se le encargaron. Así, concluyó que la mejor opción para el Edificio de la Administración era levantar una edificación angosta y en forma de “E” para hacer un uso más eficiente de la luz natural que baña la Ciudad de Panamá durante todo el año. En cuanto al estilo, optó por el renacentista italiano.

3. Choque de ideas

A pesar de que Goethals había elegido personalmente a Lord para este trabajo, los enfrentamientos continuos entre ambos hicieron que este último abandonara el proyecto un año después de haber aceptado el reto. Eso sí, un año fue tiempo suficiente para diseñar todos los planos necesarios para la construcción. Tras su renuncia, el puesto de arquitecto jefe lo tomó Mario J. Schiavoni.

4. Cinco posibles ubicaciones


La decisión sobre dónde se debía construir tan importante edificio recayó sobre un comité de alto nivel que consideró cinco ubicaciones diferentes; cuatro de ellas en las cercanías del cerro Sosa y una quinta en las faldas del cerro Ancón. De más está decir que la cercana a nuestro emblemático Ancón fue la que prevaleció.

5. Sobrecostos

De acuerdo con los registros de la época, Goethals informó a Lord, de forma tajante, de que no se pagarían más de 375,000 dólares por el diseño y construcción del edificio. Sin embargo, los gastos de construcción del Edificio de la Administración se elevaron a 879,000 dólares.

6. La construcción del canal en cuatro escenas


Uno de los deseos de Goethals era que este edificio fuese muestra viva de la labor titánica que se realizó para construir el canal de Panamá. El encargado de realizar la documentación gráfica fue el afamado muralista estadounidense William B. Van Ingen, a un costo de 25,000 dólares.

La rotonda del Edificio de la Administración con sus columnas anchas y su suelo de mármol fue el lugar elegido para la ubicación de los cuatro grandes murales que narran la historia de esta colosal construcción.

El primero de ellos muestra el Corte Culebra visto desde el cerro Oro; el segundo da testimonio de la construcción del vertedero de la represa de Gatún, que represó el río Chagres para permitir la creación del lago Gatún; el tercero representa la construcción de una compuerta de esclusa y el cuarto mural permite al espectador hacerse una idea de la magnitud de las alcantarillas que dirigen el flujo de agua en las esclusas, en este caso, en el muro lateral de la de Miraflores.

7. Columnas del revés

Uno de los datos curiosos de este edificio recae sobre las ocho columnas de mármol que sostienen la rotonda. El tercer y último arquitecto a cargo del proyecto, Samuel M. Hitt, mencionó en un memorando que los trabajadores encargados de armar las columnas habían colocado la parte superior de las bases al revés. Es decir, en siete de las ocho columnas, el borde exterior del disco de mármol sobre el que descansan las columnas presenta una ondulación, indicativo de que ese lado debería ir orientado hacia abajo, contra la base inferior octogonal.

8. El secreto detrás del paseo el Prado

Pero no solo el interior del edificio está cargado de historia y curiosidades, su entorno también está lleno de simbolismo. El tamaño de cada una de las cámaras de las esclusas originales es de 1050 pies x 110 pies (320 m x 33,5 m), pues el paseo el Prado, esa área verde bordeada de palmeras y ubicada frente al Edificio de la Administración, comparte unas medidas asombrosamente similares.

9. La elevación justa

Es más, la altura combinada del edificio más la colina sobre la que se ubica es de 26 metros, que coincide con la cantidad de metros sobre el nivel del mar a la que se elevan los barcos durante su paso por las esclusas originales.

10. 113 escalones de historia

La escalinata es otro de los elementos emblemáticos que completa el paisaje del Edificio de la Administración. Durante la época de la Zona del Canal de Panamá, estas escalinatas bullían con el ir y venir de trabajadores y visitantes que se maravillaban con esta creación de Lord que servía de puente entre el Edificio de la Administración con el paseo de El Prado. Posteriormente la fluidez del diseño de Lord se rompió con la ubicación del monumento a Goethals a los pies de la escalinata.

11. El Edificio de la Administración hoy


Este edificio, atrae a panameños y visitantes por igual, que se acercan a disfrutar de las vistas del área de Balboa que ofrece su privilegiada ubicación, a disfrutar de la amplitud de sus áreas verdes, a ejercitarse subiendo y bajando los 113 escalones de su emblemática escalinata o a dejarse llevar por la música de alguno de los conciertos que allí se organizan durante el verano.