1- El lago de la brea (Trinidad y Tobago)

Se lo conoce como un lago, pero en realidad es un depósito natural de asfalto de 40 hectáreas y una profundidad máxima de 90 metros, situado cerca de la costa sudoeste de la Isla Trinidad. Aquí, el asfalto caliente se regenera continuamente, alimentado por una falla subterránea.

Crédito: xenocrates

La superficie es sólida y se puede caminar sobre ella, aunque hay que estar atento y mirar bien por dónde pisar, pues en medio de esta “tierra firme” hay algunos puntos viscosos en los que puedes tener una experiencia algo pegajosa.

2- Cascada de lava Firefall (Estados Unidos)

Esta mágica y atractiva cascada que parece de fuego dura sólo unos minutos y sólo durante algunos días del mes de febrero. Se trata de un salto de agua de deshielo de 650 metros, que en una posición determinada en relación al sol los rayos la iluminan y se reflejan, provocando el efecto visual conocido como firefall. Está en el Parque Nacional Yosemite, California.

Crédito: puliarfanita

3- Desove de la tortuga verde (Costa Rica)

Entre los meses de julio a octubre y al caer la noche, miles de tortugas verdes llegan a las playas del parque nacional Tortuguero. Lo hacen buscando un lugar adecuado para hacer un nido y dejar sus huevos. Uno de los espectáculos más impresionantes y conmovedores del reino animal.

4- El árbol más grande del mundo (Estados Unidos)

Se encuentra en Giant Forest, dentro del Sequoia National Park (Parque Nacional de las Secuoyas) y es un ejemplar de Secuoya Gigante. Mide casi 84 metros de altura aunque no es el más alto, y se estima que tiene 2000 años, pero lo que lo hace único es su tamaño: tu tronco tiene un perímetro de 31 metros, su corteza tiene más de metro de espesor y se calcula que su peso supera las 2000 toneladas. El General Sherman (éste es su nombre) es el ser vivo con mayor biomasa del planeta.

A post shared by beanmutt (@beanmutt) on

5- El relámpago del Catatumbo (Venezuela)

Este fenómeno meteorológico, que sucede sobre el río Catatumbo y el sur del lago Maracaibo, es un show de relámpagos único en el mundo ya que es el primer generador de electricidad de origen tormentoso del planeta, y un gran regenerador de la capa de ozono. Esto ocurre durante 140 días al año pero durante septiembre es cuando sucede con mayor frecuencia. El promedio es de 28 descargas eléctricas por minuto durante siete horas: en diez minutos es capaz de generar tanta energía como para encender todas las bombitas eléctricas de Sudamérica.

6- Cataratas congeladas del Niágara (Canadá/Estados Unidos)

Cada vez que hay un invierno verdaderamente frío, las aguas de las Cataratas del Niágara -en la frontera entre Estados Unidos y Canadá- se congelan en su superficie, brindando un espectáculo asombroso. Las últimas tres veces que sucedió fue en 2007, 2010 y 2015… ¿Volverá a ocurrir en el próximo invierno?

A post shared by WeAreThePast (@wearethepast) on

7- Lluvia de peces (Honduras)

Según una creencia popular, este fenómeno se debe a un milagro de un sacerdote español. La ciencia, sin embargo, es capaz de explicar por qué en este lugar llueven peces del cielo. En la localidad de Yoro, luego de alguna tormenta fuerte y entre los meses de mayo y julio, los pobladores encuentran cientos de peces de agua dulce en el suelo, aún vivos.

Una explicación dice que una tromba -suerte de tornado- levanta peces y los transporta en el aire para dejarlos caer allí. La otra, que vendrían por algún río subterráneo y, ante el incremento de las aguas, saldrían a la superficie por pequeños orificios. Pero más allá de cualquier explicación (científica o milagrosa) todos los años se realiza el Festival de la Lluvia de Peces, con desfiles, música y montones de pescaditos fritos.

8- Cataratas del Iguazú (Brasil/Argentina)

Están dentro de las 7 maravillas del mundo y con justa razón. En medio de la selva, recorrerlas entre pasarelas o en lancha es un espectáculo difícil de describir. Estas cataratas, que están en el límite entre Argentina y Brasil, tienen 275 saltos de agua de más de 80 metros de altura; el más impresionante se llama Garganta del Diablo y está del lado argentino.

9- Las piedras que caminan (Estados Unidos)

Un fenómeno único en el mundo en el que las piedras se mueven y dejan marcadas en el desierto sus huellas. Esto pasa en El Valle de la Muerte, en California, un desierto en el que las temperaturas superan los 50 grados y los vientos azotan.

Este efecto ocurre porque en invierno el agua de lluvia se congela rápidamente debido a las bajas temperaturas, pero cuando vuelve el calor y el hielo se quiebra, el hielo debajo de las piedras flota sobre una película acuosa, y así las desplaza.

10- Laguna rosa (México)

En Yucatán, más precisamente en la localidad de Las Coloradas, se encuentra esta laguna de aguas increíblemente rosadas. La magia sucede porque allí habitan unos microorganismos unicelulares con membranas de tonos rojizos, que hacen que las aguas se vean de ese color tan inusual. Cuando más alto está el sol, más intenso es el color rosa del agua.

A post shared by Gareth Lowe (@garethwlowe) on

11- Aurora Boreal (Canadá)

Tiene su nombre en inglés (northern lights) pero su nombre científico es aurora boreal. Este fenómeno de la naturaleza ocurre sólo en el hemisferio norte, y Canadá alberga entre el 80 y el 90% de los lugares accesibles por tierra desde donde se puede ver este espectáculo de luces danzantes. Algunos de los puntos más importantes son Churchill (en Manitoba), donde aproximadamente la Aurora Boreal aparece 300 noches al año, YellowKnife (en Northwest Territories), uno de los destinos más visitados por los cazadores de auroras, y Happy Valley-Goose Bay (en Newfoundland and Labrador).

12- La ruptura del Glaciar Perito Moreno (Argentina)

Cada 2, 3 o 4 años, el glaciar Perito Moreno sufre una ruptura en la que parte de sus hielos se desploman y caen en las aguas, ante los ojos de cientos de espectadores que se reúnen para observar y ser testigos de este emocionante e impactante espectáculo.

Ubicado en la provincia de Santa Cruz, el glaciar mide 60 metros de altura, 5 kilómetros de ancho y 30 kilómetros de largo. Es la tercera concentración de hielo más grande del mundo, después de los polos, y además es de muy fácil acceso. La ruptura periódica tiene una explicación: la filtración de agua por debajo del glaciar hace que se forme un túnel de 50 metros que en determinado momento, colapsa.

13- Río Caño Cristales (Colombia)

En el lecho de este precioso y mágico río multicolor hay algas de distintos colores que lo pintan de rojo, amarillo, verde, negro, azul y rosado. Como sus aguas son transparentes, este río conocido como el “río de los dioses”, “río de los cinco colores”, “el arco iris que se derritió” o “el río más hermoso del mundo”, permite que se vean los colores de las algas en todo su esplendor. Su nombre original es río Caño Cristales.

14- Migración de la mariposa monarca (México)

Cada año, millones de mariposas monarca que llegan desde Canadá terminan su migración en los bosques de Michoacán y el Estado de México, tiñendo el cielo de amarillo y naranja. Estos hermosos insectos cierran así su ciclo de vida, pues los ejemplares que regresen a Canadá no serán los mismos, sino una generación siguiente.

A post shared by Gilberto Rangel (@gilransil) on

15- Lago Manchado (Canadá)

El Lago Manchado, ubicado a un kilómetro de Columbia Británica, cambia de colores de acuerdo a la estación: en verano, por ejemplo, sus piletones lucen blancos, verdes o amarillos. Esta maravilla natural y extraña se debe a que los minerales del suelo se concentran formando sendas entre los piletones, que permanecen cubiertas mientras la laguna está alta, pero cuando el agua se evapora en las épocas cálidas, quedan al descubierto mostrando sus manchas.

16- Reproducción y apareamiento de la ballena franca austral (Argentina)

Cada año, entre los meses de abril y mayo y hasta la primavera (septiembre-octubre) estas ballenas van a copular y a parir a las tranquilas y cálidas aguas de la Península Valdés, sobre el océano Atlántico sur. Un espectáculo que ofrece la ballena franca austral, ubicada entre los 5 animales más grandes del mundo y en peligro de extinción, que se puede ver desde embarcaciones silenciosas o a bordo de un sumergible.

17- Laguna de Manialtepec (México)

Se trata de una extraña laguna en la que al nadar de noche, sus aguas se agitan y hacen que unos microorganismos que allí viven emitan luz fluorescente. El efecto se llama bioluminiscencia y en las noches de luna nueva, cuando el cielo está bien oscuro, nadar en esas aguas es tener la sensación de nadar entre las estrellas.

18- Géiseres de Yellowstone (Estados Unidos)

En el parque nacional Yellowstone hay cerca de 100 géiseres, pero la estrella es el Old Faithful, un géiser que expulsa agua cada hora durante un periodo de cinco minutos y alcanza alturas entre 55 y 75 metros.

A post shared by Laura Majors (@lshae17) on

19- Hierve el Agua (México)

Desde el interior de las montañas y con el correr de los milenios, el agua de manantial que brotaba de las vertientes se fue calcificando y se fueron formando estas cascadas petrificadas. Esta maravilla maravilla natural dio lugar a que se formaran piletones de aguas termales color turquesa en medio entre el cielo azul y las cascadas intensamente blancas.

A post shared by #in2nature (@in2nature) on

20- Laguna Colorada (Bolivia)

Un espejo de agua de apenas 35 centímetros de profundidad que varía de todos de rojo según lo atraviesen los rayos del sol (bermellón, cobrizo o carmesí), gracias a una clase especial de algas que crecen allí. También es lugar de cría de los flamencos andinos, por lo cual esta laguna es un doble espectáculo natural para vivir con todos los sentidos.

A post shared by Daria Levina (@darialevina_) on

21- Peñón del Guatapé (Colombia)

El Peñón del Guatapé (Colombia) es un monolito de 220 de altura al que se accede subiendo más de 600 escalones: tan extraño como único. Lo espectacular de este peñón no sólo está en mirarlo de abajo en toda su magnitud, sino el espectáculo que ofrece desde arriba: se disfruta de una espectacular vista de 360 grados del embalse de Guatapé y los pueblos que están alrededor.

22- Santuario de las Luciérnagas (México)

En los bosques del municipio de Nanacamilpa, en Tlaxcala, durante las noches de verano miles de luciérnagas despliegan una danza de luz intermitente. Un espectáculo emocionante que sucede en la época de reproducción y que se puede presenciar con sumo cuidado, respeto y silencio, ya que las luciérnagas son sensibles al ruido y a fuentes de luz artificial.

23- Lençóis Maranhenses (Brasil)

En Brasil hay un gigantesco desierto de arenas blancas en el que entre los meses de junio y septiembre se van conformando entre las dunas pequeñas lagunas de agua dulce. Lo espectacular son los colores azules y verdes que reflejan estos pequeños espejos de agua, que se forman por la acumulación de agua de lluvia en este curioso desierto que se inunda.

24- El Tatio (Chile)

Después de Yellowstone (Estados Unidos) y de la Reserva natural Kronotski (Rusia), éste es el grupo más grande de géiseres del hemisferio sur. Está al norte de Chile, en la Región de Antofagasta, y tiene cerca de 80 géiseres. Tatio deriva del término «Tata-iu» que en kunza (idioma de la región ya extinto) significa “abuelo que llora”.

25- Salar de Uyuni (Bolivia)

Este desierto de sal es el más alto y continuo del mundo, con géiseres, formaciones rocosas y pozos volcánicos con fumarolas de azufre. Pero, además, cuando el agua de la lluvia se va acumulando termina convertido en un espejo. Esto sucede entre los meses de enero y marzo, cuando el salar se convierte en un lago de poca profundidad.