1. LA CATEDRAL METROPOLITANA DE LA CIUDAD DE MÉXICO

Símbolo del triunfo de la religión católica sobre los dioses mexica, la historia de la Catedral Metropolitana es también la historia del México virreinal. Fue construida a lo largo de tres centurias, por lo que podemos reconocer elementos renacentistas, barrocos y neoclásicos que, entrelazándose de manera armoniosa, forman en conjunto una obra de gran riqueza cultural única en su género.

A post shared by Mila María (@mimasa) on

La primera piedra de la Catedral fue colocada por Hernán Cortés en 1524, en un acto de gran significado simbólico, ya que la situó en el cruce de las calzadas que, desde los cuatro puntos cardinales, conducían al centro de la capital azteca, y fueron utilizadas para su construcción las piedras que habían formado parte del Templo Mayor de la Gran Tenochtitlan

En 1547 se le otorgó a este templo la dignidad de Catedral por parte de la Santa Sede y fue inaugurada el 22 de diciembre de 1667.

Uno de los elementos más destacados del interior es el coro, ricamente ornamentado en estilo barroco, con dos órganos monumentales.

A post shared by Horus Cancino (@horusehecatl) on

Otra mención especial merece el retablo de los Reyes y la Capilla Real del arquitecto Guillermo de Balbás.

El Altar del Perdón alberga uno de los más importantes objetos de devoción del templo: el Cristo del Veneno. Dicha imagen es de pasta de caña y sobre ella existe una leyenda que afirma que un clérigo tenía la costumbre de hacer oración ante la pálida imagen todos los días y, al final su ritual, besaba piadosamente sus pies. En cierta ocasión confesó a un hombre que había robado y matado cruelmente; ante la confesión del grave delito el religioso afirmó que Dios siempre estaba dispuesto a perdonar pero para poder darle la absolución era necesario que devolviera lo robado y se entregara a la justicia, demostrando su arrepentimiento.

El hombre, furioso, se retiró y, temiendo que el sacerdote lo entregara, buscó la manera de acabar con él. Por la noche se introdujo a la iglesia y ungió los pies del Cristo con veneno. Como todas las noches, el clérigo hizo la oración acostumbrada y en el momento de acercarse a besar los pies, quedó admirado al ver que la imagen flexionaba las rodillas, elevaba los pies para que no le fueran besados y al mismo tiempo absorbía de pies a cabeza el veneno, convirtiéndose en un Cristo negro. Desde entonces se le conoce como el Señor del Veneno, y a él acuden miles de fieles buscando ayuda y consuelo en sus necesidades, como lo atestiguan los cientos de exvotos colocados cerca de su imagen.

A post shared by Jocelyn LM👒 (@jocelynlm) on

2. LA IGLESIA DE SANTA MARÍA TONANTZINTLA

A post shared by Rodrigo (@roco96) on


La iglesia de Santa María Tonantzintla se encuentra en el pueblo homónimo, ubicado aproximadamente a 10 km al suroeste de la Ciudad de Puebla, y a cuatro km al sur del centro de San Pedro Cholula, siendo una junta auxiliar de San Andrés Cholula.

Es el más bello ejemplo del siglo XVI que enmarca el arte barroco popular mexicano. Su nombre tiene origen en el idioma náhuatl, y quiere decir “lugar de nuestra madrecita”. En la cultura prehispánica la Tonantzin era la diosa del maíz y está asociada a la protección de los hombres.

A post shared by Mariano Lara (@mariano_ragnar) on


En su interior es una advocación al cielo de María. Se pueden observar ángeles morenos, frutas mexicanas y otros objetos, como penachos y atuendos de caballero águila. Otra versión explica que es la representación de uno de los cielos prehispánicos: el Tlalocan Se considera cuatro etapas en la construcción del templo que abarca del siglo XVI al XIX.

Los habitantes de la comunidad donde se encuentra dicen que esta iglesia es especial para aquellas mujeres que no pueden tener hijos, ya que, al visitarla y hacer la petición a la Virgen María, les será concedido el hijo deseado.

3. LA CAPILLA DEL ROSARIO

Cuando se pasa por el templo de Santo Domingo, en la ciudad de Puebla, su fachada austera de cantera gris no revela en absoluto la exuberancia artística que encierra en su interior. Construído a finales del siglo XVI, la capilla fuela primera en México dedicada a Nuestra Señora del Rosario, pues la tradición de los dominicos, cuenta que la virgen le obsequió el rosario a Santo Domingo, fundador su orden.

La Capilla del Rosario es una obra maestra de la arquitectura y de la decoración barroca en México, una muestra de la veneración de los dominicos hacia esa advocación de la virgen. Fue construida entre 1650 y 1690.

A post shared by Paula Abreu (@paulaabreuevents) on

Esculturas de ornato, bellas pinturas y el trabajo detallado en hoja de oro recubren cada centímetro de la capilla y crean un efecto deslumbrante. Por esta razón, se llama a este sitio “la casa dorada”. el primoroso resplandor dorado se logra gracias a las ventanas del nivel superior que bañan de luz natural el interior del recinto.

Crédito: drljohnson

 

4. LA CATEDRAL DE PUEBLA

Las autoridades virreinales ordenaron la construcción de un templo grande y vistoso, proyecto que fue encomendado en 1575 al arquitecto Francisco Becerra. En 1640 una cédula real encomendaba al obispo Juan de Palafox y Mendoza concluir el edificio, lo que sucedió ocho años y ocho meses después, siendo dedicado el templo a la Inmaculada Concepción yconsagrado el 18 de abril de 1649. En fechas posteriores se concluyeron las fachadas, como la principal, llamada del Perdón, acabada en 1664, o la lateral de San Cristóbal, que mira hacia el norte, terminada en 1690.

A post shared by Ricardo (@rpdm54) on

El interior es de gran belleza por los objetos artísticos que conserva en sus 14 capillas laterales y en el altar mayor.

Cuenta la leyenda que cuando fue construida la torre de la catedral, se decidió colocar una campana nueva, la que una vez que fue terminada resultó ser pesada que les fue imposible a los trabajadores subirla a su destino. Hasta que un día uno de los guardias nocturnos observó como los ángeles bajaban del cielo y levantaban la campana, colocándola en su lugar.

 

5. LA CAPILLA DE LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN

Conocida como La Conchita, se encuentra en uno de los rincones más tranquilos y tradicionales de la ciudad de México, la delegación Coyoacán.

A post shared by máspormás (@maspormas) on

Fue Hernán Cortés quien mandó construir esta iglesia, sobre lo que era un centro ceremonial prehispánico y fue ahi donde se celebró la primera misa en la región. Recientemente –con las obras de rescate y mantenimiento al edificio- el Instituto Nacional de Antropología e Historia confirmó que había sido un altar tolteca.

A post shared by Giovanni Oteri (@uomodragon) on

Su construcción barroca data del siglo XVII y cuenta con una sola nave, una cúpula, dos campanarios, una sacristía anexa y una fachada de estilo plateresco con motivos florales y atrio que es una plaza que cuenta con jardines y caminos empedrados.

En 1914 el pedestal de la plaza que detenía a la cruz atrial fue lastimado por las huestes del general Genovevo de la O, en un intento por encontrar el “Tesoro de Moctezuma”. Y en junio de 1996 la cruz atrial fue derribada en actos vandálicos por desconocidos, por lo que la cruz que vemos hoy en el centro de la plaza es una réplica de la original. Hasta 1932, la iglesia y la plaza fueron declarados por decreto como monumentos históricos de México.

El 8 de diciembre de cada año se celebra la fiesta patronal del barrio de la Purísima Concepción. Cohetones, comida, danza y mucho más, todo organizado por los mismos vecinos de la zona.

 

6. LA PARROQUIA DE SANTA PRISCA

Comenzó a ser construida en febrero de 1748 y fue terminada 10 años después. Es única en su estilo y equilibrio de formas. Se encuentra en Taxco, en el estado de Guerrero, que supo ser uno de los pueblos mineros más importantes de la Nueva España. Está considerada como una obra única entre las grandes creaciones del siglo XVIII.

En el interior se pueden apreciar sus nueve retablos que están cubiertos con hoja de oro y columnas de cantera rosa, también ornamentadas. Entre las múltiples imágenes sacras vale la pena mencionar la de Santa Prisca, en el altar mayor, joven que fue decapitada por los romanos después de que los hambrientos leones ni siquiera la habían tocado.

Photo: Rulo Luna

Dice la leyenda que una tarde de 1751, cuando se inició la construcción de la parroquia, José de la Borda (quien ordenó construir la iglesia) se encontraba ausente de Taxco, cuando comenzó una terrible tormenta. Los trabajadores, muy asustados por los relámpagos, se hincaron a rezar, cuando de pronto apareció Santa Prisca sujetando en sus manos los rayos, evitando que causaran daño a la gente que se encontraba en el lugar. Dentro del templo se encuentra un cuadro que relata esta leyenda.

7. LA PARROQUIA SAN JUAN BAUTISTA

La Parroquia o Iglesia del ex Convento de San Juan Bautista es un monumento nacional más que alberga Coyoacán, y es uno de los tres templos más antiguos de la Ciudad de México.

A post shared by Chucho Quintos (@chuchoquintos) on

La historia dice que el Cacique Ixtolinque, bautizado a la fe católica bajo el nombre de Juan de Guzmán Ixtolinque, era dueño de una gran extensión de tierras, y donó varios terrenos para la edificación de inmuebles religiosos, entre los que destacan la iglesia y el ex Convento de San Juan Bautista.

Su construcción inició en el año de 1527, bajo las órdenes religiosas de los franciscanos y dominicos.

A post shared by Gaby Ramírez. (@always_batman) on

El ex Convento de San Juan Bautista se construyó sobre lo que era un calmécac –escuela donde se educaba a hijos de nobles aztecas- y cuyas ruinas se conservan bajo uno de los claustros del convento. En su entrada puede leerse la leyenda: “No hay nada más aquí que la casa de Dios y la puerta del cielo”.

A post shared by Michelle Rae (@anotherspur) on

8. LA CATEDRAL BASÍLICA DE ZACATECAS

Esta catedral es la joya arquitectónica de Zacatecas por excelencia. Declarara Patrimonio Mundial por la UNESCO, es una de las obras más representativas del barroco mexicano, ese barroco opulento, y magnífico, matizado de indígen, tan diferente al europeo en su técnica, en su espíritu y en su simbolismo interno.

Crédito: eltb

Una de sus peculiaridades es que las tonalidades de la fachada van cambiando conforme les da la luz del sol. La mejor hora para admirarla es entre las 2,30 y las 6 de la tarde.

Crédito: comefilm