¿Le falta emoción a tu vida? Entonces quizás necesitas experimentar la adrenalina de una tirolesa que, además de extrema, se encuentre rodeada de un paisaje que te haga disfrutar la aventura al doble.

Si es la primera vez que te vas a lanzar en tirolesa, seguramente te preguntarás qué tan seguro es y cómo funciona. Originalmente, la tirolesa era utilizada por los militares para moverse a través de lugares poco accesibles, como selvas y montañas, y después fue adaptada como una actividad del turismo de aventura. Un circuito de tirolesas consiste en un sistema de cables suspendidos a distintas alturas. A estos cables se les engancha una polea para trasladar y sujetar a los pasajeros mediante arneses. La adrenalina de cada tirolesa depende de su longitud y altura.

La tirolesa se considera uno de los deportes de aventura más seguros que existen; aunque la seguridad también depende de la atención que pongas a los guías instructores. Dicho lo anterior, estas son algunas de las mejores tirolesas en México para soltar el alarido.

 

1. Selvática, Puerto Morelos, Quintana Roo

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Renata Alves (@renataalves_oficial) on

Si estás de vacaciones en Cancún y no quieres ir demasiado lejos para disfrutar de una aventura extrema, lánzate a Selvática.  Este ecoparque se encuentra en la famosa Ruta de los Cenotes de Puerto Morelos, a media hora de la zona hotelera de Cancún. El circuito de tirolesas del parque consta de 10 líneas que se adentran en la espesura de la selva caribeña.

El circuito finaliza con un chapuzón en un cenote. Pero si te quedan ganas de más, Selvática ofrece otras atracciones muy interesantes. Tarzania —o lo que ellos llaman la montaña rusa humana— es una estructura metálica para sobrevolar la selva a toda velocidad colgado de un arnés. ¿Te animas?

2. Kolem Jaá, Tabasco

 

View this post on Instagram

 

A post shared by kolem jaa (@kolemjaa_tab) on

Si andas por los rumbos de Tabasco, date tiempo para visitar la Reserva Kolem Jaá, ubicada a pocos kilómetros del pintoresco pueblito de Tapijulapa. Entre las atracciones de la reserva está su espectacular tirolesa. Tiene 480 metros de longitud y te llevará a través de las cascadas y los bosques tropicales característicos de Tabasco. El circuito de Kolem Jaá está considerado como la segunda tirolesa más extensa del mundo en escenarios selváticos.

La reserva también ofrece cabañas para pasar la noche y otras actividades como rapel, espeleísmo, senderismo interpretativo y pozas termales.

 

3. Aventura Barrancas del Cobre, Chihuahua

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Alaia (@alaiamancini) on

¿Sabías que las Barrancas del Cobre son más profundas que el mismísimo Gran Cañón? Con esto en mente, ¿te imaginas cruzar esta enormidad suspendido de una tirolesa? En el Parque Aventura Barrancas del Cobre, en el corazón de la Sierra Tarahumara, se encuentra una de las tirolesas más espectaculares de México. Su longitud es de 5 kilómetros y su altura máxima es de 400 metros. No cualquiera se anima, pero si lo haces serás recompensado con la mejor vista de uno de los cañones más impresionantes del mundo.

Para llegar al Parque Aventura debes tomar el famoso tren turístico, El Chepe y bajar en la estación Divisadero.

 

4. Barranca Limontitla, Guerrero

Si vas de visita a las Grutas de Cacahuamilpa, aprovecha para lanzarte en esta tirolesa. Se ubica un costado de las grutas y aunque es un poco más discreta que las otras opciones de esta lista, no por ello deja de ser emocionante. Su longitud es de 100 metros y está suspendida a 52 metros de altura. La vista de la boca de las grutas y de los ríos que la circundan la tendrás que experimentar por ti mismo.

 

5. Tirolesa de los Prismas Basálticos, Hidalgo

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Leonel MONTIEL (@leomontielo) on

Hace algunos años, los Prismas Basálticos de Hidalgo fueron catalogados como una de las maravillas naturales más representativas de México. Si nunca los has visitado, te cuento que se trata de formaciones pétreas milenarias de una geometría sorprendente. Su origen se debe a escurrimientos de lava que sufrieron un rápido enfriamiento. Son las atracción principal del Pueblo Mágico de Huasca de Ocampo y se encuentran dentro de un parque ecológico.

Volviendo al tema de las tirolesas, los primas basálticos forman una espectacular barranca dividida por un río. Justo en esta barranca se instaló una tirolesa que cruza de un extremo a otro la hondonada. La altura y la longitud de esta tirolesa puede no ser su fuerte, pero al vista de uno de los paisajes más extraños del mundo hace que sea un recorrido obligado para los visitantes.

 

6. Parque Peña del Aire, Hidalgo

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Alberto A. (@_betoalarcon) on

Para que no te quedes con las ganas de una tirolesa más extrema, muy cerca de Huasca de Ocampo se encuentra el Parque Eco Turístico Peña del Aire, en la reserva de la biosfera Meztitlán. Esta tirolesa está suspendida sobre la Barranca San Sebastián, cuya profundidad máxima sobrepasa los 800 metros. Al lanzarte pasarás muy cerca del peñasco que le da nombre al parque.

Aquí también puedes realizar actividades como camping, rapel y uno de mis deportes favoritos: la cata de quesadillas y otras variedades de garnachas que venden los pobladores del lugar.

 

7. Salto de Quetzalapan, Puebla

La Sierra Norte de Puebla tiene lugares fantásticos para los fanáticos del ecoturismo y entre mis favoritos está el Parque Ecoturístico Quetzalapan. Su tirolesa luce desafiante, sobre todo cuando puedes observar la magnitud de los desfiladeros que cruza. Pero una vez que agarras valor y te lanzas al vacío, quieres repetir la experiencia una y otra vez; sobre todo porque pasas muy cerca de una cascada de 100 metros de altura cuyo rugido hace aún más emocionante el recorrido.

Puedes aprovechar la vuelta para visitar y hospedarte en Zacatlán de las Manzanas y echarle un vistazo al famoso Valle de las Piedras Encimadas.

 

8. Xplor, Riviera Maya, Quintana Roo

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Xplor Park (@xplorpark) on

De vuelta a la Riviera Maya, no podemos dejar de mencionar la tirolesa del parque Xplor. De acuerdo con las últimas mediciones, este parque posee el circuito de tirolesas más grande de Latinoamérica. El recorrido se extiende por más de 3 kilómetros sobre la selva, pero quizá lo más emocionante es la velocidad que alcanzas durante los  diferentes trayectos, que se calcula cercana a los 40 kilómetros por hora. El circuito termina dejándote caer en un cenote de aguas cristalinas. ¿Qué más se puede pedir?

 

9. El Saucillo, Hidalgo

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Karin Schönenberger (@nopalflowerblog) on

Si vives en la Ciudad de México y no te puedes ir hasta la Riviera Maya solo para lanzarte en tirolesa, no hay problema. Date una escapada de fin de semana a Huichapan y visita el Parque Ecoturístico El Saucillo. En el Saucillo se encuentra uno de los acueductos más grandes y antiguos de América. Además de caminar por la canaleta  del acueducto de extremo a extremo, puedes cruzar bajo sus arcos a toda velocidad suspendido en una tirolesa. Puedes lanzarte de la forma tradicional o de Superman para sumarle más emoción a la experiencia. ¡Inténtalo!  

En El Saucillo también se puede hacer senderimo, visita de cuevas y pinturas rupestres. También te sugiero conocer el histórico pueblo de Huichapan, donde se celebró por primera vez la ceremonia del Grito de Independencia y tuvieron lugar acontecimientos importantes de la revolución mexicana. Y no te pierdas las carnitas de su mercado local, que muchos consideran a la par de las michoacanas.

 

10. Centro Ecológico Hermosillo, Sonora

El Centro Ecológico Hermosillo está rodeado de paisajes desérticos sin igual. Y puedes disfrutarlo desde los aires con ayuda de una de las tirolesas del lugar. El sistema de tirolesas del centro ecológico tiene siete secciones de unos 280 metros de longitud cada una, además de una mega tirolesa de 1,300 metros. Si te gusta la velocidad, seguramente brincarás de emoción al saber que en esta tirolesa puedes alcanzar velocidades de hasta 90 kilómetros por hora. Esta sección tiene el record del recorrido ininterrumpido más extenso del país. ¿Necesitas algo más extremo?