1. Un mexicano no se enamora de ti…

Se clava contigo.

2. Y si te busca mañana, tarde y noche…

Es porque lo traes todo encandilado, todo enculado, anda bien claveles pues.

3. No lo vayas a desairar mientras su enamoramiento está al máximo…

O va a andar cacheteando las banquetas.

4. Tu amigo mexicano no te va a pedir que intercedas por él ante la mujer de sus sueños…

Te va a pedir que le hagas palancas.

5. Y no te dirá que anda sufriendo porque una mujer no le hace caso…

Te dirá que anda agüitado porque una chava no lo pela.

6. A un mexicano no le gustas mucho…

Más bien le lates un buen y le mueves el tapete.

7. Y no lo vas a notar por su mirada perdida…

Sino por esos ojos de borrego a medio morir.

8. Un mexicano no te va a pedir un beso…

Pero te puede robar un quico.

9. Y no va a intentar seducirte…

Se va a aplicar, te va tirar los perros, el calzón o lo que encuentre.

10. Todo esto, no con el afán de conquistarte…

Sino de ligarte.

11. Un mexicano no se te declara…

Te llega.

12. Pero si no te llega, no te preocupes, tal vez le da vergüenza…

O sea que que está chiveado.

13. Aunque también existe la posibilidad de tener una relación más independiente…

Eso a lo que los chavos llaman un free.

14. Pero si te llega alguien que no te gusta…

Siempre tienes la opción de batearlo.

15. Un mexicano enamorado no va a estar al pendiente de tus horarios…

Sólo querrá saber a qué hora sales al pan.

16. Y jamás habrá escándalos por algún problema…

Aunque habrá uno que otro pancho.

17. Pero más vale no responder con la misma moneda…

Porque podrían acabar agarrados del chongo.

18. Un mexicano no te va a poner el cuerno…

Aunque bien te podría estar haciendo de chivo los tamales.

19. Un mexicano no pasa del te quiero al te amo en automático…

Siempre hace escala en el te quiero un chingo.

20. No te va a pedir abrazos, cariños y otras muestras físicas de afecto…

Te va a pedir que lo apapaches y que le hagas piojito.

21. Si esta situación sube de tono, no se pone candente…

Se pone cachonda.

22. Y cuando el apapacho se torna cachondo…

Se convierte en un faje.

23. Y faje que se descuida puede acabar en bautizo…

Por andarle poniendo Jorge al niño sin la debida protección.

24. Y aunque no lo tuviera planeado…

Podría haber bodorrio en el horizonte.