Argentina 78

1- El primer mundial

Argentina llegaba a su segunda final (había jugado la del primer mundial en 1930 contra Uruguay) y soñaba con ganarla por primera vez jugando de local. En esta ocasión el partido era contra Holanda, el equipo que había revolucionado por su potencia y juego el mundial de 1974 y que habían apodado “La naranja mecánica”.
Fue un encuentro muy disputado que Argentina ganaba 1 a 0 pero que minutos antes del final Holanda empató y debieron ir a tiempo suplementario. Todo era sufrimiento hasta que a los 15 minutos del alargue “El Matador” Mario Alberto Kempes (autor del primer tanto) en una jugada genial convirtió el gol argentino. Minutos después, Daniel Bertoni sellaría el partido con el tercer gol de Argentina que, con una victoria de 3 a 1 lograba su primera Copa del Mundo de Fútbol.

México 86

2- La mano de D10S

Estadio Azteca. 114.000 espectadores. Argentina había clasificado lastimosamente y nadie esperaba nada de este equipo que, sin embargo, fue creciendo partido a partido. Llegaron los cuartos de final y en la cancha no sólo se iba a jugar un partido de fútbol: también era una especie de “revancha emocional” frente al equipo que representaba a Inglaterra. Hacía apenas 4 años que la Argentina había atravesado un conflicto bélico con Gran Bretaña por las Islas Malvinas.
Empezó el segundo tiempo y el encuentro estaba 0 a 0. Al minuto 6, Diego Maradona fue a buscar una pelota aérea al mismo tiempo que el arquero inglés, Peter Shilton, 20 centímetros más alto que él. Shilton saltó adelantando su mano derecha, al mismo tiempo que Maradona lo hacía con el brazo izquierdo extendido. El puño del jugador argentino, cercano a su cabeza, golpeó antes el balón, que rodó hacia la meta. Maradona comenzó a festejar, mirando de reojo al árbitro y al juez de línea, y se relajó cuando el gol fue convalidado.
“Ahora sí puedo contar lo que en aquel momento no podía, lo que en aquel momento definí como “La mano de Dios”… Qué mano de Dios, ¡fue la mano del Diego! Y fue como robarle la billetera a los ingleses también…”, confesó en su biografía años después.

3- Barrilete cósmico

En el mismo partido contra Inglaterra y apenas 4 minutos después de ese gol que dejaba a Argentina a un paso de la semifinal, Diego Maradona, en un derroche de magia y creatividad hizo el gol que fue considerado por la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) como el mejor gol de la historia de los mundiales, también conocido como “el gol del Siglo”.
La jugada arrancó en el medio de la cancha, Maradona esquivó a cuatro defensores ingleses y hasta engañó al arquero Peter Shilton -que cayó sentado- hasta clavar el balón en el arco. Simplemente magistral.
El relator Víctor Hugo Morales hizo un relato emblemático y emocionante de esa jugada de gol, en el que dice la frase “Barrilete cósmico.. ¿de qué planeta viniste?”

4- La final contra Alemania

Argentina por fin llegaba a su tercera final en un mundial de fútbol y soñaba con su segunda copa. El rival era Alemania Federal y el equipo argentino ganaba 2 a 0 pero los germanos dieron vuelta el partido y empataron 2 a 2 a 10 minutos del final… pero apenas 3 minutos después, Maradona recibió el balón en el medio del campo rodeado de rivales y sin casi posibilidades de juego, logró magistralmente filtrarle un pase a Jorge Burruchaga quien marcó el gol ganador, dándole a la Argentina una victoria de 3 a 2 sobre Alemania, y el Campeonato Mundial de Fútbol.

Italia 90

5- Notti magiche… Un’estate italiana…

En Turín, Brasil y Argentina (un clásico de clásicos en el mundo del fútbol) jugaban por octavos de final en Italia 90. La verde-amarelha era favorita pero no lograba convertir goles en e encuentro. El partido iba 0 a 0 y ya habían pasado 82 minutos hasta que la magia apareció. A partir de un pase fantástico de Diego Maradona, “El Pájaro” Claudio Caniggia tomó la pelota, esquivó al arquero e hizo el único gol del partido, que dejó afuera a Brasil del campeonato y le aseguró a Argentina el pase a la siguiente ronda.

6- Siamo fuori della copa

Diego Maradona era ídolo indiscutido del equipo de Nápoles y le tocaba disputar junto a la selección, en tierras italianas, un partido en cuartos de final contra nada menos que Italia, el organizador y gran candidato a llevarse la copa.
El partido era un ir y venir de jugadores pero sin goles. Pasaron los dos primeros tiempos y el alargue, hasta que el encuentro debió definirse por tiros desde el punto penal.
Alternativamente, se pateaban 5 penales por equipo; hasta el tercero, todos fueron convertidos, por lo que estaban 3 a 3. Pero el italiano Luigi De Agostini pateó el cuarto sin éxito, mientras que Maradona (que pateó a continuación) metió el gol, por lo que la Argentina quedó en ventaja. El siguiente en patear fue Aldo Serena, que si no hacía el gol dejaba a Italia fuera del campeonato. Sergio Goycochea, el arquero argentino, atajó ese pelotazo y le dio a su equipo el pase a la final.
Quien relató el partido para Italia dijo en esa oportunidad, inmediatamente después de la atajada de Goycochea una frase que se hizo muy popular en la Argentina: “Siamo fuori. Siamo fuori della copa”.

Alemania 2006

7- Maxigol

Corría el mundial de Alemania 2006 y era el campeonato en que debutaba Lionel Messi. Argentina venía de ser eliminada en la primera fase en el torneo anterior, jugado en Corea-Japón 2002 y necesitaba mejorar sus resultados. Esta vez ya estaba en octavos de final y enfrentando a México en un partido difícil que debió ir a tiempo suplementario porque terminaron los 90 minutos 1 a 1.
A los 7 minutos del alargue, Messi en mitad de cancha esquivó a 3 jugadores, le pasó la pelota a Juampi Sorín, Juampi con un pelotazo se la cruzó en diagonal a Maxi Rodríguez, quien la paró de pecho en el borde del área y la remató de volea con la pierna izquierda convirtiendo el gol del triunfo.

Sudáfrica 2010

8- San Palermo

Se jugaban las eliminatorias para clasificar al mundial de Sudáfrica (el primero que se jugaría en África) y Argentina definía en un partido contra Perú si entraba o no al torneo.
El partido se jugó en Buenos Aires, en el estadio Monumental y llovía torrencialmente. El equipo liderado por Diego Maradona -esta vez como director técnico- ganaba el encuentro hasta que en el minuto 89 (uno antes del final) el jugador peruano Hernán Rengifo empató el partido, y con este resultado Argentina quedaba fuera de los clasificados al mundial.
La cancha era una locura cuando en el minuto 92 “El Pocho” Insúa pateó dentro del área un buscapié, la pelota rozó en Martín Demichelis y luego Martín Palermo la remató contra la red. Ese gol desató la euforia y el recordado festejo de Maradona, chapoteando en el agua.

Rusia 2018

9- Messi x 3

Una vez más, en 2017 Argentina llegaba agónica a los últimos partidos de las eliminatorias, sin saber si clasificaría al siguiente mundial o no. En el estadio Olímpico de Atahualpa, en Ecuador, se disputaba el encuentro clave que el equipo de Lionel Messi debía ganar o ganar si tenía pretensiones de jugar en el mundial de Rusia 2018. Ecuador fue el primero en convertir un gol y esto obligaba a los argentinos a meter al menos dos goles para seguir en carrera. Pero “La Pulga” Messi, inspiradísimo, mostró toda su magia convirtiendo los tres goles del encuentro, uno más lindo que el otro…

10- “Volver a soñar” se escribe en Rojo

Y ya en Rusia 2018, en medio de rumores de peleas y crisis, Argentina otra vez necesita encontrar su espíritu, su garra, su fuerza y su talento para remontar una serie de partidos mal jugados y una derrota de 3 a 0 ante Croacia. Frente a Nigeria debía ganar para tener posibilidades de clasificar a octavos de final. Una vez más, ganar o ganar para no quedar afuera.
Messi abrió el marcador con un golazo a los 14 minutos del primer tiempo y así el equipo respiraba y se mantenía en carrera, pero a los pocos minutos de comenzado el segundo tiempo y gracias a un error de Javier Mascherano, el árbitro cobró penal a favor de Nigeria y el partido se puso 1 a 1… otra vez a buscar un gol salvador.
Cuatro minutos antes de que terminara el partido, el defensor argentino Marcos Rojo se convirtió en héroe: metió un fuerte disparo de derecha convirtiendo un gol inolvidable.