No es por presumir, pero en México hay chefs, deportistas, poetas, escritores, músicos, dibujantes, fotógrafos, científicos y pintores que han sabido conquistar el mundo con su arte y sus conocimientos. Hoy quiero hablarte de Joel Merino, un artista triqui originario de San Juan Copala en Juxtlahuaca (Oaxaca) quien, después de cautivar a México con sus increíbles murales, viajó a Europa para confirmar su talento, adornar los históricos muros del Viejo Mundo y legitimarse como el gran artista que es.

Joel Merino se ha encargado de enaltecer su cultura, su pasado y el orgullo por sus raíces a través de grandiosos murales que retratan la vida cotidiana de su gente, dándole vida a los muros de algunos estados de México, como Guanajuato, Oaxaca, Quintana Roo, Baja California y Querétaro. Esto le ha valido la admiración de nacionales y extranjeros.

Crédito: @trumetb

La meta de Joel es muy noble y nos llena de orgullo, pues a través de su trabajo pretende dar a conocer a los pueblos nativos de México, eliminando los estereotipos que se tienen de ellos alrededor del mundo e incluso en nuestro propio país.

Crédito: Tere Marmolejo

Sin embargo, el camino de este artista que domina las técnicas del óleo, el acrílico y el pastel no ha sido nada sencillo. A pesar de que algunas organizaciones como Colectivo Board Dripper y la Asociación de Artesanos Indígenas Triquis Tinujei A.C. le han brindado su apoyo, él ha tenido que cubrir parte de los gastos requeridos para llevar su arte por el mundo.

Crédito: Juan Cano

Hoy todo esfuerzo ha valido la pena y su logro es una victoria que saboreamos todos. ¿Te imaginas caminar por las calles de París y ver en un muro el rostro de una mujer nativa de México?

Crédito: @yeniruiz

Sólo basta admirar el trabajo de Joel para comprender por qué cautivó a Europa. Sus murales están llenos de nostalgia y de orgullo, de rostros que uno ve a diario en México y que por la prisa de la vida cotidiana uno no aprecia.

Crédito: @hookedblog