Aunque ellos no lo vayan a reconocer, lo ticos llevan años viviendo en el pecado. En este post os voy a demostrar por qué.

Avaricia

En Costa Rica hay playas preciosas, volcanes espectaculares, parques naturales alucinantes.. A pesar de su pequeño territorio, también es considerado como uno de los países con mayor biodiversidad del mundo por la gran cantidad de flora y fauna que alberga. Además su educación y sistema sanitario es un modelo a seguir, y la sociedad vive instaurada en la pura vida. Los ticos tienen de todo. ¿Acaso eso no es ser avaricioso?

Bahía Drake. Crédito: Filip Mroz

Ira

En condiciones normales, los ticos tienen un carácter jovial y amistoso, son buenos conversadores y muy amables y educados. En la medida de lo posible, intentarán que tu paso por su país sea placentero…

Eso siempre y cuando no seas muy crítico con Costa Rica y su sociedad o te dé por insinuar que Keylor Navas no es tan buen portero. Entonces, sabrás lo que es la ira tica.

A post shared by Nada Incluido (@nada_incluido) on

Soberbia

Y no, no les digas lo contrario porque… ¿puede haber un orgullo más grande para un país tan pequeño que saber que uno de sus compatriotas ha ganado ya dos Champions con el Real Madrid? ¿O que “La Sele” llegara hasta cuartos de final en el Mundial de 2014 pasando por delante de equipos de la talla de Inglaterra, Uruguay o Italia? ¿O que Andrey Amador haya vestido una vez la Maglia Rosa? En Costa Rica se respira una cierta soberbia deportiva, pero está más que justificada.

Gula

Arroz, frijoles, carne, ensalada, plátano maduro… y si te descuidas te meten picadillo y un huevo frito. ¡Y encima lo llaman casado! Así es, el casado es uno de los platos estrella de la gastronomía tica y te lo ofrecerán a buen precio en cualquier soda y restaurante. Y lo peor de todo… ¡Está buenísimo! La gula reina en Costa Rica, tal y como podréis comprobar en este post sobre la gastronomía tica.

A post shared by Nada Incluido (@nada_incluido) on

Pereza

Costa Rica está llena de perezosos…

Sí, así es: concretamente de osos perezosos. Este simpático animal se deja ver fácilmente en muchos lugares de Costa Rica y su mezcla con los ticos es tanta que incluso ¡tienen su propio santuario! Ubicado en la costa del Caribe, cerca de Limón, el Santuario de Perezosos es el único centro de investigación del mundo dedicado al rescate y rehabilitación de estos animales. Ya os digo yo que en Costa Rica triunfa la pereza.

Crédito: Jan Hazevoet

Crédito: Jan Hazevoet

Envidia

“Yo no envidio los goces de Europa,
la grandeza que en ella se encierra;
es mil veces más bella mi tierra
con su palma, su brisa y su sol”
Esto que acabáis de leer es una estrofa de la Patriótica Costarricense, considerado el segundo himno del país. Y ya lo habéis oído, los ticos no tienen envidia a nada porque para ellos no hay grandeza mayor que su palma, su brisa y sol. Pero… ¿hay algo más envidiable que envidiar a alguien que no envidia a nadie? Ahí lo dejo.

Lujuria

“Ese mae está reventadísimo”. Esa frase oí en uno de mis viajes por Costa Rica, que traducido al castellano quiere decir que alguien es muy atractivo, o como diríamos en España: “Ese tío está muy bueno”. Y es que sí, en Costa Rica son unos lujuriosos… pero de las palabras. No hay vicio mayor en la cultura costarricense que crear nuevos términos para referirse a cosas de toda la vida. En Costa Rica no hay trabajo, hay “brete”; ni fregonas, hay “palopisos”; tampoco hay niños, hay “güilas”. “Diay”, pero es una “vara tuanis”, ¿no creéis? A, ¿qué no me habéis entendido? Entonces os recomiendo que os paséis por nuestro diccionario tico para conocer más a fondo su lujurioso vocabulario.

Créditos:Alfonso Castro

Como veis, en Costa Rica son unos pecadores… pero en el mejor sentido de la palabra.

Un artículo de Sergio Otegui, autor del blog de viajes Nada Incluido.