Te creerán loco al decir que visitaste 4 mundos nuevos.

Al escoger Ecuador como destino, pensaste que ibas a visitar un solo país, pero luego descubres que has llegado a cuatro mundos completamente diferentes. La Costa, la Sierra, el Oriente y Galápagos son las cuatro regiones que componen Ecuador. Cada una de ellas presenta una gran variedad cultural y natural. Disfruta de las playas en la costa, de la ruta volcánica en la sierra, de la selva en el Oriente y del mundo natural y animal que inspiró a Charles Darwin en vivo y en directo en Galápagos.

Iguana en las Islas Galápagos. Crédito: sooolaro

Para cuando te vayas del país, no sabrás si tu cabeza se ha agrandado o las de otros han sido “reducidas”…

Crédito: reinketelaars

Dividirás tu cuerpo en dos…

Porque estarás parado al mismo tiempo con un pie en el hemisferio norte y con otro pie en el hemisferio sur. Ecuador recibe su nombre de la línea ecuatorial (o latitud cero) que lo atraviesa, así que tendrás la oportunidad de estar en dos partes del mundo al mismo tiempo, y de hacer “experimentos” que te obliguen a recordar tus clases de geografía y de física.

 

Te irás con sobrepeso en la maleta.

En Ecuador tenemos de las artesanías más lindas y diversas. Sombreros de paja toquilla, accesorios de lujo hechos con concha spondylus, rosas naturales preservadas que nunca mueren (como la de la película La Bella y la Bestia), pulseras, aretes y llaveros hechos con Tagua, tejidos de lana de alpaca… la lista podría ser interminable. Seguramente tendrás que comprar una maleta extra para llevarte todos los recuerdos que adquieras en ferias como la de Otavalo, uno de los mercados indígenas más grandes de Sudamérica.

Crédito: D Clark

Y no solo contarás con sobrepeso en la maleta, sino también, muy probablemente, con ¡sobrepeso en tu cuerpo!

Los ecuatorianos estamos orgullosos de muchas cosas de nuestro país, pero la comida, sin duda alguna, es uno de nuestros orgullos principales. El encebollado, el hornado, los bolones, el ceviche, el locro de papá, el sango de camarones, el caldo de salchicha y tantos platos más, ayudarán a que subas un par de libras en tu viaje. Por suerte, ¡todas las actividades turísticas te harán caminar y servirán para neutralizar esa subida de peso!

 

Sufrirás de “chuchaqui”.

¿Chu-qué? Tranquilo, no hablamos de alguna extraña enfermedad tropical. “Chuchaqui” es la forma en que llamamos a la resaca, de la cual seguramente serás víctima. Ecuador ofrece una vida nocturna intensa, empezando por nuestras queridas “chivas”, en las que recorres la ciudad en un bus folklórico abierto, acompañado de tragos y música. Si visitas la famosa calle de los cócteles en Montañita o una fiesta de la “vaca loca” en la sierra, seguramente también sufrirás las consecuencias de los tragos locales. No escaparás del “chuchaqui” pero tranquilo, la “farra” valdrá la pena.

Crédito: Ryan McFarland

Te harás adicto al “verde”.

En Ecuador, llamamos “verde” al plátano con el que preparamos los patacones, los chifles (chips de verde), bolones, y un sin fin de platos. Te lo dije, amamos nuestra comida, pero en especial al “verde”. Lo verás en todos lados, como piqueo mientras esperas tu plato principal, en tu plato principal, en la calle, siendo ofrecido por un vendedor de chifles de verde, en los supermercados con marcas comerciales, y hasta en la tienda del aeropuerto. Lo más probable es que un par de “fundas” (bolsas) de chifles de verde aporten al sobrepeso de tu maleta… y de tu barriga.

No entenderás el “idioma” ecuatoriano, aún si hablas perfecto el español.

Es verdad, hablamos español, pero tenemos palabras y formas muy peculiares de expresarnos y puede ser que te sientas un poco perdido al comienzo. No te preocupes, en poco tiempo entenderás lo que te queremos decir e incluso incorporarás algunas de nuestras palabras durante tu viaje como chévere, ñaño, acolítame, aquicito no más, no seas malito, chuchaqui. También notarás que en cada región del país tienen sus propios términos para las cosas… No esperes que en Guayaquil utilicen las mismas palabras que en Quito 😉

Crédito: kavehkhkh

Te querrás jubilar antes de tiempo.

Ecuador es uno de los países favoritos para muchos jubilados extranjeros. Tanto así, que el país ha sido reconocido internacionalmente como uno de los mejores destinos para el retiro. Ciudades como Cuenca y Salinas son de los lugares más escogidos por los jubilados. La calidad de vida, la oferta cultural, los atractivos naturales y la calidez de su gente harán que te quieras retirar lo antes posible y mudarte al Ecuador.

Crédito: Gilda Selis

 

Te quedarás sin memoria…

¡En tu celular o en tu cámara, por todas las fotos increíbles que vas a tomar! Contamos con tantos paisajes que no vas a parar de tomar fotos. Tendrás fotos en la playa de la reserva natural de Los Frailes, aprendiendo a surfear en Ayampe o Montañita, acampando en la Laguna del Quilotoa ubicada dentro del cráter de un volcán, haciendo snorkel con lobos marinos y tortugas en Galápagos, visitando el centro histórico de Quito y Cuenca, haciendo deporte extremo en Baños, encontrando fauna de lo más diversa en la selva… Ven preparado con una memoria externa o consigue espacio extra en la nube.

Crédito:  simonmatzinger

 

Crédito: Juan Vázquez Mosquera

Gastarás más dinero de lo planeado en pasajes…

¡Porque querrás volver una y otra vez a Ecuador! Te vas a dar cuenta de que en un solo viaje no vas a poder conocer todos los lugares hermosos que ofrece este país. Te quedarás con ganas de conocer más sobre su gente, su cultura, su historia, su naturaleza, las variantes gastronómicas, las fiestas de pueblo y más. Encontrarás excusas perfectas para volver o, quién sabe, para no irte.