Con ustedes, uno de los reyes de la cocina mexicana y latinoamericana, ¡el tamal!

A post shared by Martina (@salt_n_peppi) on

El tamal es un plato preparado generalmente a base de masa de maíz, que se mezcla con carnes, verduras, frutas, salsas y otros ingredientes, y que luego se envuelve en hojas (pueden ser de maíz fresco o seco, de plátano, de maguey, de aguacate, de papatla, etc.), y que, por lo general, se cocina en agua o al vapor. Los tamales pueden ser dulces o salados y todos son riquísimos.

Si bien son tradicionales en toda América Latina (aunque a veces se los conozca con otros nombres: humita, hallaca, bollo, etc.), las primeras evidencias de su existencia han sido encontradas en lo que hoy son México y Guatemala, por lo que podemos decir que son originarios de esa zona y que desde ahí se fueron extendiendo hacia el Sur.

Sólo en México hay cientos de tipos de tamales (¿500? ¿500 mil?). Dulces o salados, rojos o verdes, de ceniza (cualquier tamal que esté elaborado con masa de maíz cocido con ceniza en lugar de cal), envueltos en hojas de maíz, de plátano, de papatla. Aquí he compilado una lista de algunos ejemplares muy sabrosos y peculiares, a los que no te vas a poder (¡ni a querer!) resistir.

 

1. Zacahuiles

Originarios de la región de la Huasteca, los zacahuiles son unos tamales gigantes, que pueden llegar a alcanzar hasta un metro y medio de largo y veinte kilos de peso. Se sirven como parte de celebraciones familiares y religiosas y son tradicionales del Día de Muertos. Su preparación es, además, un evento comunitario, puesto que se requiere de mucha gente para lograr semejante resultado… ¡y para comerlo!

Su base es una masa de maíz martajada, mezclada con manteca, chiles ancho y guajillo, cebolla asada, ajo y otras especias, a la que se le suman trozos de carne de cerdo, de pollo o de guajolote (a diferencia de otros tamales, la carne va en trozos grandes).

Luego se hace una cama gruesa con hojas de papatla y se unta la masa, se agrega la carne y se envuelve con más hojas. El tamalote se amarra bien fuerte y se cocina entre siete y doce horas en un horno de barro, calentado con leña, a temperatura muy alta.

A post shared by (Amanda) Panda (@hungrypandita) on

Se cuenta que el primer zacahuil se hizo con la carne de un líder mexica llamado Huehutli, quien había sometido a los huastecos de una forma muy cruel…

 

2. Los uchepos y las corundas

Ambos tipos de tamales son originarios y tradicionales del mágico estado de Michoacán.

La corunda es un tamal tradicional de forma triangular, envuelto en hojas de maíz fresco (no de elote) que tiene como ingrediente principal la manteca de cerdo.

A post shared by Omar Tonatiúh (@borderboy7) on

Se sirven en una salsa frita de jitomate y se les puede agregar crema ácida, queso y frijoles.

A post shared by Diego Nuñez (@diego_nunez23) on

Los uchepos también van envueltos en hojas de maíz fresco y, para su elaboración, se utiliza maíz tierno (no masa) el que, una vez desgranado y molido, se mezcla con leche, con mantequilla y con azúcar y se sirven como desayuno. Delicioso acompañados de atole.

 

3. Tamales oaxaqueños

De masa de maíz colada, rellenos con mole negro, se envuelven en hojas de plátano y llevan carne de puerco.

 

4. Tamales barbones

Originarios de Sinaloa, estos tamales están hechos de camarón y deben su nombre a que la cabeza del marisco sobresale del tamal.

A post shared by Bill Esparza (@streetgourmetla) on

 

5. Tamales de Cambray

Típicos Chiapas y envueltos en hojas de plátano, estos deliciosos tamales chiapanecos llevan ingredientes tan disímiles como papas, manteca de cerdo, pasta de mole, pollo, almendras, ciruelas, pasas y morrones. El resultado es simplemente paradisíaco.

 

6. Tamales de muerto

Se llaman así porque están elaborados con maíz azul o negro. Son tradicionales de Guanajuato.

A post shared by sutilfm (@sutilfm) on

 

7. Tamales de chipilín

También de Chiapas, se pueden hacer de varios rellenos, pero siempre llevan chipilín, una planta silvestre que crece en esta región del país.

A post shared by Andy Ro (@andypancakes) on

 

8. Tamales dulces de fruta

Los favoritos para el desayuno.

 

9. Tamales de flor de calabaza, con epazote, queso Oaxaca y rajas de jalapeño

A post shared by Anroj13 (@anroj13) on

 

10. Tamales de bola

Típicos de Chiapas, tienen un sabor increíble, fruto de la combinación perfecta de sus ingredientes (cerdo, pollo, manteca de cerdo, jitomates, cebollas, chiles guajillos, clavo de olor y azafrán, entre otros).

A post shared by Daniela Arguello (@dan_arro) on


 

11. Tamales de atún de Baja California

A post shared by Sara Quezada (@sqpc) on

 

12. Tamal de camarones

A post shared by Monss Ayala (@monss_ayala) on

 

13. Tamal de cochinita pibil

Un clásico yucateco.

A post shared by Lupis G (@foodie_lupisibarita) on

 

14. Tamales canarios

Con pasitas, mmm.

A post shared by Pily (@lacocinadepily) on

 

15. Tamales de frijoles

 

16. Tamales de pollo con salsa verde

 

17. Y para terminar, no podíamos dejar de mencionar la guajolota, o torta de tamal frito típica de la Ciudad de México. ¡Buen provecho!

A post shared by Yasmin (@yazzyjserrano) on

 

Sea el primero en comentar