¿Todos, todas o todes? A ver qué piensan nuestros lectores “argentines”… jeje

¿Por qué en el castellano las palabras neutras son masculinas? ¿Por qué si tengo un amigo varón y una amiga mujer me refiero a ellos como “mis amigos”, en masculino? ¿Por qué no “mis amigas”? ¿O lo que sería tal vez mejor, “mis amigues”?

Esto es lo que se viene debatiendo entre los movimientos de estudiantes argentinos y la Real Academia Española (RAE), que se resiste a aceptar esta nueva forma de hablar conocida como “lenguaje inclusivo”, en el que se reemplazan las “o” de los masculinos genéricos por la “e”, una vocal neutra que no se identifica con ningún género y –a diferencia de la “x” o el @, que ya se vienen usando en la escritura– puede trasladarse al habla sin inconvenientes.

Si son todos varones, será un grupo de chicos; si son todas mujeres, será un grupo de chicas; pero si hay varones y mujeres, será un grupo de chiques.

No es más ”todos y todas”, sino “todes”, ahora “juntos y juntas” es “juntes”… y así con todas las palabras que para referirse a ambos géneros (masculino y femenino) usan la “o”.

Más allá de que este nuevo lenguaje inclusivo sea tendencia y se instale en el uso cotidiano, o se trate tan sólo de una moda, la RAE no reconoce muchos modismos, palabras y usos del lenguaje que en América Latina usamos cotidianamente en cada una de las regiones. En nuestro caso, los argentinos (o les argentines, jejeje), por ejemplo, decimos palabras como chabón, zarpado, tumbero, bondi, ranchar, coso, telo, o ponemos el prefijo “re” indiscriminadamente cada vez que queremos enfatizar. Empecemos por…

¡Coso!

Difícil explicar lo que es un coso, o un cosito, o el coso ese… ¡porque coso se usa cuando no se sabe cómo denominar a un objeto porque se desconoce su nombre o se olvidó cómo llamarlo! “Se me perdió el coso ese que va adentro de la cosa esa que se usa para hacer café” (o sea: el filtro de la cafetera).

Zarpado

Viene de zarpar pero nada tiene que ver con los barcos. Zarpado se usa para mencionar algo desmedido, desmesurado, una actitud que sobrepasó algún límite. “¡Qué zarpado ese chabón! ¡Cruzó la calle sin mirar si venían autos!”

Chabón

Chabón (o su femenino chabona) es un término equiparable a mina o tipo… es decir que es una forma de referirse a un hombre o a una mujer del que seguramente no sepamos su nombre o no se trate de alguien cercano. “Me crucé con un chabón que vendía medias en la calle”.

Tumbero

Tumbero es una expresión en sí misma y también es un lenguaje, que es el proveniente de las cárceles. Un tumbero es alguien que está preso, y los modismos y las formas de hablar dentro de los presidios están dentro del glosario tumbero. Se trata de una nueva versión del lunfardo, un código de puertas adentro que le da nuevos significados a palabras ya existentes.

Ranchar

Ranchar es un término muy usado por los más jóvenes y claramente viene de rancho. Ranchar es juntarse en la casa de algún amigo: “Hoy ranchamos en la casa de Juan” o “¿A dónde vamos a ranchar hoy?”.

Bondi

Significa, ni más ni menos que colectivo, omnibus, micro, o guagua. Pero también se usa como sinónimo de lío, problema o algo muy complicado. “Tuve un bondi tremendo con mi jefe”.

Escabio

Viene del furbesco (un dialecto italiano usado por delincuentes), a partir del término scabbi, que significaba vino. Escabio es bebida alcohólica, escabiar quiere decir beber y escabiado, borracho. “Fuimos a una fiesta y había escabio de todo tipo”.

Telo

Un telo es un un albergue transitorio (o motel) que se alquila a parejas por horas y donde mantienen encuentros sexuales. Es la palabra hotel pero con sus letras mezcladas. “¡Fui a un telo que está buenísimo!”.

Feca

Si bien feca tiene muchos años y está un poco en desuso, es de las más clásicas palabras del lunfardo: feca significa café, pero no el grano de café sino el café expreso. “¿Vamos a tomar un feca?”.

Posta

Posta es una palabra que reafirma que lo que se está diciendo es algo serio, dicho en serio y verdadero. Casi casi como un juramento: “Te lo digo posta, no estoy mintiendo”. “Posta, me gusta mucho estar con vos”.

Chata

Si tenés una camioneta que la parte de atrás es abierta, entonces tenés una chata. “Me compré una chata nueva”.

Re

Es un prefijo que se usa para aumentar o reforzar al adjetivo que viene a continuación. Re grande, re bueno, re rico, re fuerte… ¡re zarpado!