La noche del pasado 9 de marzo, un grupo de niños encontró una manada de animalitos viviendo en los árboles de un parque que se encuentra justo frente a la Plaza Garibaldi. Un balonazo tiró la rama del árbol donde se refugiaban dos de estos bichos, a los que los niños quisieron atrapar — sin éxito— siguiendo motivaciones inciertas. El relajo fue en aumento hasta que llegaron elementos de la Brigada de Vigilancia Animal, quienes verificaron que los animalitos —que ya para ese entonces estaban siendo acosados por media colonia Guerrero— eran cacomixtles. Todo bien, pero… ¿qué es un cacomixtle?

Aunque el cacomixtle es un animal bastante común en las zonas arboladas de la Ciudad de México y otras ciudades de los alrededores, sus hábitos nocturnos hacen que no los descubramos tan a menudo. A continuación te presentamos un conjunto de datos que te ayudarán a entender mejor a este animalito oriundo de México y Centroamérica.  

 

¿Qué es un cacomixtle?

El cacomixtle —Bassariscus sumichrasti— es un animalito pequeño, ligeramente más pequeño que un gato doméstico promedio, que se caracteriza por tener una cola larga y anillada. Es común en el centro y sur de México y en buena parte de Centroamérica y al igual que el mapache y el coatí, pertenece al grupo de los prociónidos. Se le asocia con los bosques tropicales, pero al cacomixtle le basta una zona arbolada de buen tamaño para hacer lo suyo, que es patrullar su territorio por las noches en busca de alimento. El cacomixtle siempre anda solo y si se les ve en pareja es probablemente porque andan en labor multiplicativa o porque uno de ellos es un cachorro. 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Juan Carlos Martinez (@jaguart.jc) on

Cacomixtle quiere decir medio miztli o medio felino y es que el animalito bien podría pasar por gato si no fuera por la cola que se carga. Sahagún habla sobre el tlacomiztli en su Fauna de Nueva España, mencionando que debe tratarse de un gato salvaje y lo describe como un animal “pequeño, de color pardo y con manchas oscuras como las del tigre”. Curiosamente, los cacomixtles están más emparentados con los perros que con los gatos. Bassariscus, el género al que pertenecen los cacomixtles, quiere decir “zorro pequeño” en latín. 

 

El merodeador nocturno

Los cacomixtles duermen durante el día y salen todas las noches en busca de alimento, que consiste en frutas, flores y animales pequeños como insectos, lagartijas y roedores. Se han adaptado a vivir cerca de las ciudades y su carácter curioso los ha acercado a los humanos en más de una ocasión. Su dieta se adapta mucho a la oferta de alimentos e incluso se le ha llegado a sacar provecho a sus habilidades para cazar ratas y ratones. 

Si tienes una casa con jardín en una zona en donde haya cacomixtles, lo más seguro es que recibas visitas cada ciertas noches sin siquiera saberlo. Si quieres ser un buen anfitrión, puedes dejarle a tu cacomixtle de confianza un poco de fruta.

 

Bassariscus astutus, el cacomixtle norteño

En los desiertos del norte de México hay otra especie muy parecida al cacomixtle, el llamado cacomixtle norteño o babisuri. A esta especie se le conoce en el sur de Estados Unidos como gato de cola anillada o gato de los mineros. Este último denominativo lo ganó durante la fiebre del oro californiana, cuando los babisuris fueron semi domesticados en los asentamientos mineros alrededor de la Sierra Nevada. Los babisuris se acercaron a los humanos en busca de los ratones que abundaban en sus bodegas. A cambio, los mineros les ofrecían refugio en sus mismas cabañas. 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Cris Rankin (@crittergal) on

Ojo: aunque la interacción entre babisuris y mineros se dio de forma natural, los cacomixtles no son mascotas y no deben mantenerse en cautiverio bajo ninguna circunstancia.

 

Una especie estable

El cacomixtle se encuentra en la categoría de menor riesgo de extinción según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. A pesar de esto, es una especie muy susceptible a la deforestación en su entorno, por lo que su destino está estrechamente ligado con el de los bosques de México y Centroamérica. 

 

Los cacomixtles de Garibaldi

Ahora que sabemos que los cacomixtles no se mueven en manadas, podemos inferir que el incidente que aconteció en las calles de la colonia Guerrero estuvo probablemente relacionado con una pareja de cacomixtles en busca de romance o con una madre cacomixtle en compañía de sus hijos. La Brigada de Vigilancia Animal no hizo nada por capturar a los animales —al contrario de los vídeos que muestran a varios niños de la zona intentando atrapar a uno de los animales con una playera— pues forman parte de la fauna nativa de la Ciudad de México. Las autoridades solamente recomendaron a los vecinos que respetaran y ayudaran a cuidar a las especies silvestres de la ciudad. 

Aunque los cacomixtles son más comunes en el sur de la Ciudad de México, especialmente en la Reserva Ecológica del Pedregal de San Ángel, los alrededores de Ciudad Universitaria y zonas poco habitadas de Tlalpan y Xochimilco, se les puede encontrar por prácticamente toda la ciudad. Apenas el año pasado, un cacomixtle provocó el pánico en una sucursal bancaria en pleno Paseo de la Reforma. En aquella ocasión la Brigada de Vigilancia Animal también hizo lo propio y retiró al cacomixtle del banco.