Ajolote – Axolotl

¡Es el anfibio más querido por los mexicanos! Originario de los lagos del Valle de México, el tipo Ambystoma mexicanum (ajolote de Xochimilco) se encuentra actualmente en peligro de extinción. Su nombre en náhuatl es “axolotl”, que significa “monstruo de agua”. Un monstruo encantador, eso sí, que parece estar siempre sonriendo.

Photo: Has Asatryan | Shutterstock

Este animalito fascinante tiene la forma más avanzada de medicina regenerativa que se conoce, ya que puede regenerar sus patas y cola en caso de perder las originales, pero también puede regenerar partes dañadas de su cerebro, corazón, médula espinal y otros órganos. Por esta y otras características, el ajolote se ha convertido en un modelo de estudio en laboratorios de México y el mundo. Tal vez en el futuro tengamos los conocimientos suficientes para regenerar órganos humanos dentro del mismo organismo gracias a las investigaciones que hoy en día se hacen en el ajolote.

Photo: reptiles4all | Shutterstock

Según la cosmovisión nahua Xólotl, hermano de Quetzalcóatl, era el dios del ocaso, protector del fuego y uno de los señores del inframundo. Cuando los dioses se reunieron para poner en movimiento el Quinto Sol, Xólotl se negó a ser sacrificado. Ehécatl, dios del viento y el encargado del movimiento los cuerpos celestes, persiguió a Xólotl para hacerlo cumplir con su destino. El dios utilizó todas sus habilidades para escapar de la persecución de Ehécatl, convirtiéndose primero en una planta de maíz, luego en un maguey y finalmente sumergiéndose en las aguas para tomar la forma de un ajolote. Aquí te contamos dónde puedes verlos y aprender más sobre ellos en la Ciudad de México.

Photo: Lapis2380 | Shutterstock

Cenzontle o sinsonte – Centzontli

Su nombre en náhuatl es centzontli y significa “el de las cuatrocientas (voces)” (decir “400”, en náhuatl, es como decir “mil” en espanol, “el de las mil voces”, sería entonces su traducción). Así se refiere a este ave un poema atribuido al rey poeta Netzahualcóyotl.

“Amo el canto del cenzontle,
pájaro de cuatrocientas voces
amo el color del jade,
y el enervante perfume de las flores;
Pero amo más a mi hermano el hombre”.

Photo: Fireglo | Shutterstock

Entre todos los animales de nombre náhuatl de esta lista, el cenzontle es reconocido por su inteligencia. Entre sus habilidades se encuentran el poder reconocer diferentes personas, el imitar el trino de otros pájaros y el reproducir las melodías que escucha. Debido a esto su nombre científico es Mimus (imitador) polyglottos (políglota). Habita no solo en todo México, sino también en gran parte del sur de Estados Unidos, y hay otros tipos de sinsontes en otros países y continentes.

Nota de color: este animal inspiró al sinsajo (un ave que puede imitar sonidos con gran exactitud) de “Los Juegos del Hambre”, en combinación con un pájaro ficticio, el charlajo. En este vídeo puedes apreciar su precioso canto.

Cacomixtle – Tlacomiztli

El cacomiztle o cacomixtle es un mamífero muy parecido a un mono, a un gato y a un mapache, ¡todo al mismo tiempo! Su nombre en náhuatl es tlacomiztli: tlaco es “medio, mitad” y miztli, “felino”. Se lo puede ver en los desiertos del norte de México, en las selvas del suroeste y hasta en los lugares silvestres al sur de la Ciudad de México, como Xochimilco y Milpa Alta. De hábitos nocturnos, puede trepar ágilmente a los árboles, corriendo o brincando, para despistar a los depredadores. Lo mismo come frutas y bayas que pequeños animales, como roedores, insectos o aves. De noche su mirada “se enciende” como la de un gato, aunque de día tiene los ojos más tiernos que nadie pudo haber imaginado. ¡Cosita!

Photo: Sam Carrera | Shutterstock

Ocelote – Océlotl

Si en México-Tenochtitlán hubiera existido YouTube, seguramente el emperador Moctezuma habría subido vídeos de sus ocelotes jugando en los exuberantes jardines y zoológicos de sus palacios. El nombre náhuatl de este mamífero se mantiene casi intacto: océlotl.

Photo: Leonardo Mercon | Shutterstock

El ocelote es muy parecido al jaguar, solo que mucho más pequeño, haciendo que parezca más bien un gato de piel pinta. Las diversas especies que existen están en peligro de extinción y su caza está prohibida. Habita en toda América y, en México, se lo puede encontrar en las costas y las sierras, desde Sonora y Tamaulipas hacia el sur, hasta el Istmo de Tehuantepec y de ahí hacia el este de Chiapas y la Península de Yucatán.

Photo: hecke61 | Shutterstock

Chapulín – Chapolin

Si sufres de entomofobia (les tienes miedo extremo a los insectos), vas a tener que andar con cuidado en México, donde tenemos un menú que incluye muchos de estas pequeñas y crocantes criaturas. Chapulín significa, en náhuatl, “insecto que brinca como pelota de hule” (Chapa: rebotar; yulli: hule),

Photo: Luciana V.R | Shutterstock

Ha servido como alimento desde la época prehispánica y con él se preparan desde suculentos platillos gourmet hasta simple botanas, como los chapulines asados en comal con chile y limón.

Photo: Dina Julayeva | Shutterstock

Su fama es tan grande que le dio nombre, por un lado, a Chapultepec, el “cerro del chapulín” donde está el parque natural recreativo más grande de la Ciudad de México, y por el otro… ¡al superhéroe más famoso de México, el Chapulín Colorado!

Xoloizcuintle – Xoloizcuintli

Si hablamos de razas de perros, el xoloizcuintle (o simplemente escuintle), es una de las razas más apreciadas en México y en el mundo entero. El xolo tuvo un papel importante en la vida cotidiana de las culturas precolombinas: fue parte de su alimentación y, además, fue uno de los elementos más importantes del cortejo fúnebre, el guía que acompañaba los muertos al Mictlán y el primer ser que se veía después de despertar de este sueño llamado vida.

Photo: Seregraff | Shutterstock

En la mitología náhuatl, Xolotl es el hermano gemelo de Quetzalcóatl. Poseía el poder del nahualismo (facultad mediante la cual una persona puede adoptar la forma de un animal) y podía transformarse en huexolotl (guajolote), axolotl (¡de nuevo el ajolote!) y xoloitzcuintle, el perro sin pelo.

Photo: Kuznetsov Alexey | Shutterstock

Guajolote – Huexólotl

¿Quién no ha silbado o aplaudido frente a este animal para que el macho efectúe su sonoro llamado de apareamiento? Es una de las aves emblemáticas de México, pariente de las gallinas y conocido en Estados Unidos como “pavo” (turkey).

Photo: FoxyImage | Shutterstock

Su nombre viene de huexólotl (“gallo grande” o “gallopavo”, también traducido como “gran monstruo extraño”) y es la forma que tomaba la criatura Xólotl (el ajolote) para transformarse en ave y esconderse en las granjas para seducir a las mujeres. ¡Gordo-gordo-gordo! En México, también es usado como alimento, en caldo de guajolote o con mole y arroz. ¡Yum!

Photo: JuanSalvador | Shutterstock

Mapache – Mapachtzin

A pesar de lo tierno, no deja de ser muy listo y hasta peligroso. Este animal-ladrón es reconocido por su habilidad para escurrirse por las noches a los botes de la basura o a las despensas y robar la comida. Sus patas delanteras (o manos) son tan sensibles que pueden encontrar los alimentos en la oscuridad más profunda.

Photo: Vladimir Wrangel | Shutterstock

La curiosidad del mapache radica en que mete a lavar su comida en el agua… algunos creen que lo hace como una costumbre de sacar comida de las riberas de los ríos, otros dicen que en realidad lavan sus manos para así mantenerlas húmedas y funcionales siempre. ¡Qué peculiares estos animales de nombre náhuatl!

Tecolote – Técolotl

“Cuando el tecolote canta, el indio muere”, dice el dicho popular repetido en la película “Tizoc” (1956), donde actuaban los grandes Pedro Infante y María Félix. Esta especie de búho endémico de México solía causar miedo durante las noches, ya que su canto era tomado como mal augurio, aunque claro está que es un animal totalmente inofensivo.

Photo: Ondrej Prosicky | Shutterstock

Su nombre viene de técolotl –“búho” o “pico torcido” (tentli, labio o pico; colihui, corvar o torcer)-. También se usaba esta palabra para nombrar a los vigilantes o policías que pasaban por las noches cuidando las casas.

Zopilote – Tzohpílotl

El Tzohpílotl es otro de los animales de nombre náhuatl que ha causado miedo a más de uno (incluida mi madre). De menor tamaño que los buitres, se les suele ver volando en círculos por encima de animales viejos o muertos, en especial en zonas áridas o de pastizal del país. Más allá de la mala fama, el ser carroñeros es benéfico, ya que se deshacen de enfermedades que suelen traer los cadáveres abandonados.

Photo: Wildpix 645 | Shutterstock

Este artículo sobre animales de nombre náhuatl fue modificado por última vez el 11 de agosto de 2019.