Milpa Alta

Milpa Alta es la única delegación totalmente rural en la Ciudad de México. “Milpa” (del náhuatl “milpan”, campo cultivado) es un campo donde se cultiva el maíz, en asociación con otros vegetales. En la foto, tortillas hechas de maíz blanco de hoja morada, maíz rojo y maíz azul, nativos de esta región.

A post shared by Paola Norman (@paolanorman) on

También es el primer productor nacional del nopal verdura y todos los años, en junio, se realiza la Feria del Nopal, en la Villa Milpa Alta, un festival en el que se celebra a este vegetal super versatil. Hay eventos culturales, música y un concurso de platillos hechos a base de (sí, adivinaste) nopal.

Esta delegación está compuesta por pueblos preciosos, cada uno con sus ricas tradiciones y sus especialidades y, en total, se celebran casi 700 fiestas populares (aquí puedes ver la información en detalle).

San Agustín Ohtenco, por ejemplo, está considerado del distrito más pequeño de la Ciudad, y es famoso por su particular forma de celebrar las festividades del Día de Muertos, lanzando al cielo faroles de papel de China y globos de diseños muy elaborados.

En el pueblo de San pedro Atocpan se realiza todo los años, en octubre, la Feria Nacional del Mole, en la que se puede degustar este delicioso platillo en todas sus variedades, servido en más de 40 restaurantes locales. Verde, rojo, almendrado, ¿cuál es tu favorito?

A post shared by Jorge Córcega (@jorgecorcega) on

Cantina La Coyoacana

Cuando se trata de cantinas, Garibaldi tiene toda la fama entre los viajeros (la buena y la mala, jaja), pero esta cantina histórica ubicada en la calle Higuera 14, Coyoacán, es la neta del planeta. Tan buena es que ni necesita tener sitio web ni página de Facebook. Divertida, segura, apta para toda la familia, con un buen menú y excelentes mariachis, es mi opción favorita cuando se me antoja ir una cantina. Te recomiendo ir durante la semana o en el día; las noches de los fines de semana suele haber filas para entrar.

Crédito: Lau B

Delegación Tláhuac

Esta delegación está a la orilla del Lago de los Reyes Aztecas y su economía está basada en la agricultura, especialmente el cultivo del nopal.

Puedes visitar el embarcadero de Tláhuac y dar una vuelta en trajinera (sí, como en Xochimilco, pero sin las multitudes).

A post shared by Karen Muñiz (@denissemhz) on

O pasear al atardecer en el bosque de Tláhuac.

A post shared by Shaggy! (@mxrio_guadarrama) on

La celebración del Día de Muertos en San Andrés Mixquic, cuyo epicentro es el panteón de la Iglesia de San Andŕes, es una de las más tradicionales y emotivas del país. Debes ir al menos una vez en la vida.

A post shared by Rolando Arce (@chaosscythe) on

El ángel de la Independencia (¡por dentro!)

Es simple: entregas una carta a la delegación para pedir permiso para entrar, subes los 200 escalones que te llevan al interior de la columna y, cuando llegas a la cima, a 94 metros de altura, te encuentras con una increíble vista de Paseo de la Reforma.

La Sierra de Guadalupe

Esta cadena montañosa se encuentra en el norte de la Ciudad de México y en varios municipios del Estado de México. Es un lugar ideal para pasar el día al aire libre, en algún parque ecológico, haciendo trekking o andando en bici con la familia.

El cerro más visitado tal vez sea el Tepeyac, donde se encuentra el antiguo templo de la Virgen Guadalupe y en el que, antes de la llegada de los españoles, se celebraba a Tonantzin.

A post shared by Vive con Ganas (@vive.conganas) on

Plaza Romita

Un rincón mágico y atemporal de la ciudad, ubicado en el barrio La Roma, y que aún mantiene su ritmo relajado y pueblerino, en contraste con el tráfico y la actividad de las grandes avenidas que la rodean. Aquí se filmaron varias escenas de la película “Los olvidados”, de Luis Buñuel.

La guajolota

Bueno, no es un lugar escondido, pero sí una experiencia de la que muchos turistas se privan, ya sea porque no es algo que se coma en restaurantes o fondas, o porque no pareciera muy apetecible (¡y sí lo es!). Confieso que me incluyo en esta triste lista, porque recién durante la séptima vez que visité la Ciudad me animé a probarla.

Se vende en puestos ambulantes, en las salidas del metro, y generalmente los encuentras solo antes de las 10 la mañana. Hay quienes usar el término guajolota para referirse a la torta de tamal, y hay quienes la usan para nombrar solo a la torta de tamal frito. Sea lo que sea, ¡me encantó en sus dos versiones! Aquí opinaron nuestros lectores sobre dónde comer las mejores guajolotas de la ciudad.

A post shared by DOZ (@dtrotamundos) on

Tepito

Tepito, el “barrio bravo”, es un lugar super interesante. Con una identidad cultural muy fuerte, es uno de los núcleos urbanos más problemáticos de la ciudad, tanto por la prevalencia del comercio informal y la piratería, como por su asociación con los grupos de narcotráfico local.

A post shared by Toni François (@tonifrancois) on

Pero Tepito ha sido también cuna de luchadores sociales, de grandes boxeadores mexicanos, está estrechamente ligado a esa forma de arte popular que es el albur y allí está el santuario de la Santa Muerte. Imprescindible para quienes quieren entender a México profundamente.

A post shared by Frank Grillo (@frankgrillo1) on

Delegación Tlalpan

Esta delegación, ubicada al sur de la Ciudad de México, está repleta de joyitas imposibles de enumerar en un solo artículo, aunque en este sitio puedes encontrar toda la información que necesitas sobre los pueblos de Tlalpan. Aquí van algunas de mis recomendaciones:

El Centro Histórico de Tlalpan.

A post shared by EsaúHdz® (@_iesau) on

¡Y los viernes hay danzón!

A post shared by Phil B (@phiiiiiiiil) on

Santo Tomás Ajusco es un verdadero encanto.

San Andrés Totoltepec

Mercado de sonora

Este mercado, conocido como “el mercado de la brujería”, está en la zona centro de la ciudad y se distingue por tener una gran oferta enfocada la magia de todo tipo, la espiritualidad y la religión. Puedes encontrar pociones y amuletos para toda clase de males (“Todos a mí”, “Domino a mi hombre”), y también se venden animales domésticos y silvestres, muchas de forma ilegal.

La Lagunilla

Barrio histórico y comercial de la Ciudad de México, son famosos sus mercados de muebles y ropa. ¡No puedes dejar de ir a este mega tianguis de los domingos en el que vas a encontrar absolutamente de todo!

Chimalistac

Este barrio histórico al sur de la Ciudad de México está compuesto por un fraccionamiento de finales del siglo XIX. Se ubica entre Coyoacán y San Ángel y es de ensueño.

A post shared by Ulises Torres (@ultorresa) on

Taquería Borrego viudo

No es un lugar tan escondido, ¡pero sí son de los más ricos!

A post shared by | (@soydmnk) on

La vista de Bellas Artes desde el Sears

Un amigo me contó en secreto que el mejor lugar para ver el edificio de Bellas Artes es desde el Sears, sin necesidad de pagar ningún mirador. Simplemente entras a la tienda y mientras vas subiendo cada uno de sus niveles vas descubriendo desde diferentes perspectivas el emblemático edificio.