HUITLACOCHE

El huitlacoche es un hongo que ataca la mazorca del maíz. A pesar de su aspecto algo desagradable a la vista, sus beneficios son muchísimos: ayuda a bajar el colesterol, aporta proteínas y minerales y hasta se dice que ayuda con los dolores musculares y de parto. Se consume generalmente en quesadillas y en guisados. ¡Y es delicioso!

Crédito: zereth & damur88.

AHUAUTLE

El ahuautle, o “amaranto de agua”, se prepara a partir de los huevos del axayacatl -que en náhuatl significa “tábano del agua”-, un insecto acuático que habita en la orilla de los lagos. El insecto se consume tostado y sus huevos también se tuestan, se muelen en el metate y luego se les agrega huevo para hacer unas tortitas semejantes a las de camarón. Se pueden acompañar con nopales o con flores de calabaza. Tiene más proteína que la carne roja.

Imagen vía.

AZCAMOLLI

Los escamoles -del náhuatl azcatl, hormiga, y molli, guiso-, son larvas de la hormiga liometopum apiculatum. Tienen un alto valor nutritivo y un sabor muy fino, casi dulce. Se fríen con mantequilla, epazote y salsa, todo depende del pueblo que visites, pues la versión para prepararlo varía de un lugar a otro. Las hormigas habitan bajo la tierra, en la base de los magueyes, las nopaleras y los árboles de pirul. Solo se reproducen una vez al año, por eso es que son un platillo tan caro, llamado también “el caviar mexicano”.

Crédito: olivcris.

GUSANO DE MAGUEY

Se trata de las larvas de mariposas que anidan en el corazón del maguey. Es un platillo muy caro y exclusivo, pues de cada maguey se obtienen solo alrededor de tres o cuatro gusanos. Cada larva tiene el tamaño de un dedo humano y se consumen dorados con una tortilla y guacamole, o como una botana a la hora del tequila.

Crédito: belisario.

CALDO DE PIEDRA

Leíste bien, aunque tal vez estés suponiendo mal… Este es un platillo típico de Oaxaca, creado por los Chinantecos. Se trata de una jícara servida con los ingredientes para la sopa: camarones, pescado, chile, echalote y agua. La magia comienza cuando se le agrega una piedra al rojo vivo, calentada previamente, para hacer que hierva el caldo.

FLORES DE MAGUEY

También llamadas “quiotes” -del náhuatl: quiotl, brote-, son el tallo comestible de la flor de maguey. Los tallos tienen hasta diez metros de alto y se pueden preparar al vapor, con queso, a la mexicana, con huevo o con caldillo de jitomate.

ACOCILES

Imagen vía.

CUETLAS

Las cuetlas son orugas que habitan la zona volcánica de los estados de Puebla y Oaxaca. Crecen en tiempo de lluvia y solo en tres árboles: el calagua, el caulote y el pochote. Este platillo ancestral es la base de la alimentación de ciertas comunidades rurales, y las orugas se comen fritas, con limón y sal.

CHAPULINES

Son el más famoso de los manjares de los estados del sur del país. Para su recolección, las familias se reúnen en los campos donde habitan los chapulines y los capturan con redes. Después los lavan, los tuestan y los sazonan con limón y sal. Se pueden comer en quesadillas o tacos, acompañados de salsa o de aguacate.

Photo: Shutterstock / Foodio

GUSANOS DE NOPAL

Son similares a los gusanos de maguey, pero más abundantes y pequeños. Habitan en las pencas de los nopales y se preparan con sal, limón y salsa. Se comen en tacos o como botana y son realmente muy ricos.

Crédito: mickou.