Cada expresión gastronómica resulta de un contexto histórico y geográfico que refleja un espacio cultural específico. En México, más que una cocina nacional, existen cocinas tradicionales regionales. La ciudad de Monterrey (y sus alrededores) siempre ha tenido fuerza como una capital culinaria en el noreste de México en cuanto a tradición y a dinamismo se refiere. A continuación va una lista de platillos emblemáticos que no puedes dejar de probar cuando visites este bello lugar del mundo.

CABRITO

Este es el plato insignia de Monterrey. Se estila en diferentes preparaciones: al pastor (asado al calor de leña); en salsa (guisado); en su sangre (fritada); al ataúd (horneado); hasta en consomé. Y por supuesto, los “machitos” (las vísceras del cabrito envueltas en sus intestinos que van directo al asador).

El clásico cabrito al pastor envarillado

Paleta de cabrito al pastor

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

Cabrito en salsa

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

Consomé de cabrito para volver a la vida

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

Machitos

A continuación una verdadera joya: la fritada. Este es un plato memorable que, básicamente, lleva cabrito y sus vísceras en su propia sangre guisadas en manteca de puerco, así como una salsa hecha a base de tomates tatemados, chile ancho, ajo, cebolla, laurel, mejorana y los infaltables orégano y comino, pilares de la sazón norestense. Es debido acompañar tan majestuoso platillo con tortillas recién hechas y una buena salsa molcajeteada.
Fritada

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

CARNE ASADA

Monterrey es una ciudad carnívora, así que el regio que se respeta prende el carbón por lo menos cada fin de semana, así llueva, hiele, truene o relampaguee. Hacer carne asada es un estilo de vida, un ritual, es casi casi una necesidad espiritual. En Monterrey (y en general en todo el Noreste) la carne asada también funge como elemento de cohesión, como símbolo patrio regional y naturalmente como menú. No hay cosa más arraigada.
Para acompañarla, nunca estarán de más las cebollas asadas, los frijoles charros, unas cervezas bien heladas, y obligadamente una excelsa salsa, de la que escribo enseguida.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

SALSA MOLCAJETEADA

La salsa molcajeteada es un básico, un deber, digamos que es una parte vital del ritual de las carnes asadas, cosa de poner en la parrilla los tomates, las cebollas, y ya con el toque ahumado y textura carbonizada, el siguiente paso es entregarse al molcajete: con el piquín listo, todo se martaja, se le agrega su cilantro, y el resultado es un lujo.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

Y aquí la receta de la región citrícola de Nuevo León, toda una clásica.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

AGUJA (NORTEÑA) DE RANCHO

Lo anterior nos lleva al tema de otro clásico: la aguja de rancho. Este es el corte regional por excelencia. Muy casero, muy de rancho y sin poses. Sus guarniciones obligadas son: el arroz rojo, los frijoles con queso y totopos, el guacamole, las cebollitas de rabo asadas y la infaltable salsona. Las agujas que ves en la imagen las adquirí en el Cercado, Nuevo León, ahí encuentras las meras buenas. Más sabor regional, imposible.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

CARNE SECA

– NATURAL
Te la pongo así de fácil: naturalita, con salsas condimentadas, salsa picante y limón, funge como una gran botana para “pistear”.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

– MACHACADO
El machacado con huevo es un auténtico poema regio, aquí lo puedes ver bañado en salsa; acompañado de unas de harina es un verdadero atajo a la felicidad.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

– ATROPELLADO
En esta modalidad, la carne seca se dora en manteca de puerco y se guisa con tomate, cebolla, ajo, comino y pimienta. Pura manufactura norestense.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

– ZARAZA
Este es otro típico estilo de curar la carne al sol, en este caso se filetean piezas del diezmillo y resultan cortes más o menos gruesos; previamente se marina con naranja “cucha” (agria) y sal. En la siguiente imagen te la presento en un memorable taco, va en tiras, recién asada y la acompaño (como es típico también), con unas rodajas de tomate y cebolla en crudo. Por supuesto, el piquín es invitado de honor.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

ASADO DE PUERCO

Este plato es más que un clásico en la gastronomía norestense, es un motivo de fiesta. Es un guiso bien honesto, con sabor directo; cosa de leer los ingredientes: carne de puerco (si es costilla mejor), dorada en manteca de puerco, ¡claro está! , chile ancho, guajillo, comino, orégano, ajo y cebolla. Siempre le irá bien unos frijoles negros y un arroz con tomate por un lado, unas tortillas recién hechas, y aquí en mi foto, se me antojó el inigualable toque del piquín verde fresco en grano, qué digo fresco, recién cortado. Insuperable.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

Y por si lo anterior fuera poco, que para nada lo es, si un día de estos, te levantas con una sensación de insatisfacción, que sientas que algo te falta en tu vida, date este almuerzo diseñado sólo para triunfadores que te hará sentir privilegiado y en control: acomoda encima del plato de asado un par de huevos estrellados con la yema tierna, la sensación de bienestar que produce un bocado de esta mezcla es inenarrable. Vinimos a este mundo a ser felices, no a desayunar frutita, ¡nunca lo olvides!

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

FRIJOLES CON VENENO

Esta modalidad aplica como entrada al centro de la mesa, los frijoles generalmente son bayos y sobre ellos va salsita del asado con un poco de carne; los totopos o tostadas son infaltables. Un emblema más de Monterrey.

EMPALMES

Este platillo se basa en dos tortillas pasadas por manteca de puerco empalmadas, llevan su respectiva embarrada de frijoles refritos y salsa; los hay de diferentes guisos, como carne seca, asado de puerco, carne de cerdo enchilada y otros. El que ves en la imagen es de carne seca y le quise dar realce con unas rebanadas del insustituible aguacate con su salsa de piquín. El empalme, dado el significado que lo rodea, es sin duda una tradición inimitable.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

CHICHARRÓN DE CACHETE

En Monterrey existe un célebre chicharrón de cachete de la tradicional Carnicería “Ramos” (lo pongo de referencia sólo porque es el más conocido, más no porque sea el único o el mejor que se oferte en la ciudad). La realidad es que es un manjar de puerco que encanta por grasoso y carnoso. Lo puedes comer así recién hecho, como ves en mi foto, “a pulso”; o en taco, sólo ocupas una buena salsa y asunto arreglado. También te sugiero guisarlos en salsa de tomate, con unas rebanadas finas de cebolla y un toque de chile, que si acompañas con frijolitos refritos, ya te confeccionaste un almuerzo brutal; le van perfecto ambas tortillas: de harina y maíz.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

TORTILLAS DE HARINA

Acá en el norte preferimos (y por mucho) las tortillas de harina, pero caseras; es toda una tradición y vocación, tiene su chiste, no a cualquiera le quedan bien. Debo decir que combinan re bien con la carne asada, con el aguacate, con el huevo con chorizo, con el machacado, en quesadilla con chorizo regional, con la barbacoa, con el fideo seco, bueno, hasta con las migas con huevo, platillo del que te platico enseguida. Como te estarás dando cuenta, son infaltables y consentidísimas en las mesas regias y, en general, en las mesas norestenses.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

MIGAS CON HUEVO

Este es un plato de toda la vida y sin duda a muchos nos remonta a la infancia. Las migas son pedazos de tortilla y van dorados, idealmente, en manteca de puerco, se revuelven con huevo y asunto arreglado.
Si lo quieres más regionalizado, te presento este taco que me elaboré: van las migas con huevo en tortilla de harina y sus correspondientes piquines. Una verdadera chulada. (Y sí, sí es como una tropicalización norteña de la torta de tamal en cuanto a la combinación de harina de trigo y maíz; el “choque de nubes”, que algunos le llama por acá; y sí, sí es para paladares exigentes).

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

FIDEO SECO

No escribiré nada aquí, la imagen habla por sí misma. Fideo seco en taco ¿de qué crees?, ¡”pos” de harina!:

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

CHORIZO REGIONAL

La mejor receta de chorizo es la del noreste, de color rojo, de sabor fuerte y adictivo; va con chile ancho, orégano, comino y ajo. Este conjunto de ingredientes retrata perfecto a la región. En la foto, el chorizo guisado en salsa.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

BARBACOA

Dios creó la barbacoa y vio que era buena; el hombre norteño le agregó la salsa molcajeteada y fue entonces cuando nació la indestructible tradición del almuerzo dominguero por excelencia en el norte del país. (Debe ser por supuesto cocida en pozo con brasas y envuelta en pencas de maguey cenizo).

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

DULCES REGIONALES

En Nuevo León, el mundo del dulce es parte de su historia y su vida cotidiana; se conserva una tradición dulcera artesanal que le da identidad. En sus orígenes, la mezcla de la leche y el azúcar derivó en los dulces típicos que hoy conocemos. El estelar, el más famoso, con el que se relaciona a Monterrey es, sin duda, la “Gloria” de Linares, que nació hace unos 70 años. No se puede dejar de mencionar las obleas, las natillas, los de leche quemada con nuez y piloncillo. Pura calidad.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

REPOSTERÍA REGIONAL

El pan de Bustamante es una delicia, ya sean semitas, conchas o empanadas en sus respectivas variedades. Horneados en panaderos de piedra con leña adquieren todos los aromas y sabores del terruño. Aquí en la imagen la semita original, la morena, endulzada con miel de piloncillo (también las hay rellenas de nuez o cajeta).

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

Los turcos son también una tradición, son empanadas que tienen sus orígenes en la comunidad conocida como el “Álamo” allá por el año 1923. Aplican como postre aunque están rellenos de carne de puerco; se condimenta con especias como clavo, anís, canela, así como nueces y pasas, de ahí el nombre de turcos, por la influencia del Medio Oriente.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

BEBIDAS

Tres son los símbolos regios en este apartado.
Refresco: la “Joya”. Salió al mercado en Monterrey en 1942. Es tan del noreste, que hasta el 2004, sólo se distribuía en Nuevo León y Tamaulipas; su sabor es único y regional. Para mí, la buena es la de manzana.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

Cerveza: la “Carta Blanca”. Regia de nacimiento por allá de 1890, ha sido un ícono relacionado con la cultura “pop” de la ciudad de toda la vida (carne asada, cabrito, fútbol, música regional, Cerro de la Silla).

Foto antigua en las calles del centro de Monterrey:

Agua mineral: la “Topo Chico”. Embotellada en Monterrey desde 1895, con su look vintage y sus legendarias burbujas, está catalogada como una de las mejores del mundo. Aquí su presentación clásica en envase de vidrio.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on


*Si quieres ver más fotos relacionadas con la gastronomía mexicana, en especial con la norestense, sígueme en Instagram. Mi cuenta es @cordovacuit.