Durante tu viaje a Bogotá, camina mucho y evita los trancones.

Bogotá es una ciudad con un tráfico caótico y pesado. Si quieres realmente disfrutar de ella, procura no desplazarte demasiado, ya que para evadir los trancones, lo mejor es caminar. Pero si vas a recorrer distancias largas, lo único que te impedirá un gran retraso será el Transmilenio. Eso sí… si lo coges, es mejor que evites la hora pico (pues estará lleno), y que estés alerta y cuides tus pertenencias.

A post shared by Señor Mao (@sr.mao) on

Si te gusta montar en bici, aprovecha los días soleados en la ciudad.

Si quieres evitar trancones, hacer ejercicio y aprovechar un bonito día de sol en Bogotá, la bici es la solución. En Bogotá encuentras ciclorutas exclusivas que atraviesan importantes calles de la ciudad y pueden ayudarte a recorrer algunas zonas de una manera más divertida. También hay parques con ciclorutas. Además, los días domingos las calles principales se cierran a los automóviles y se convierten en la famosa ciclovía, es decir, rutas exclusivas para bicicletas. Ahí puedes acompañar a los locales que hacen deporte, caminan y pasean a sus perros.

Planea tu itinerario por zonas.

En Bogotá hay planes alrededor de toda la ciudad… incluso fuera de ella. Para evitar desplazarte y desaprovechar el tiempo en un monumental trancón, planea tu visita por áreas cercanas. Estando en la zona, puedes caminar o tomar un taxi. En el centro, encuentras el centro histórico La Candelaria, iglesias, museos, bibliotecas, teatros y centros culturales o universitarios. Por la misma zona se puede visitar el Santuario de Monserrate. Un poco más al norte, pero aún cerca, está la Plaza de Toros, el Planetario, el Museo Nacional, el mirador de la Torre Colpatria y la Macarena. Desde el Mirador de la Torre Colpatria, puedes conseguir una vista como esta:

Crédito: SrMao, vía TravelStoke

Más alejado, aunque también en dirección norte, está la Zona G, la Zona Rosa, la 93 y Usaquén, famosas por la cantidad de tiendas, bares, cafés, sitios de rumba y restaurantes que hay. También puedes ir al área del Jardín Botánico y visitar de paso el parque más grande de la ciudad, el Simón Bolívar, u otros lugares de interés como Maloka o El Museo de los Niños. Piensa en destinar un día completo si vas a ir a lugares fuera de Bogotá como la Catedral de Sal, o Guatavita.

¡Acostúmbrate a llevar capas de ropa!

Con el clima en Bogotá, cualquier cosa puede pasar. No hay pronóstico del tiempo que valga. Acostúmbrate a llevar varias capas de ropa y buenos zapatos, porque esa camiseta y las gafas de sol que te fueron útiles por un par de horas, pueden terminar empapadas en un gran aguacero en algún punto del día. Hay días soleados hermosos, pero no te confíes. Si no quieres terminar congelado y literalmente lavado, lleva una buena chaqueta y una sombrilla, porque en cualquier momento los vas a necesitar. Créeme… cuando llueve en Bogotá, generalmente diluvia.

A post shared by Señor Mao (@sr.mao) on

¡No te olvides de informarte sobre los festivales locales!

En Bogotá siempre está pasando algo. Una gran cantidad de eventos de todo tipo se realizan en la ciudad: desde obras de teatro, festivales de música, conciertos, fiestas, cine, caminatas, clases de yoga, hasta talleres y cursos profesionales o ferias de diseño, marketing, literatura, arte, entre otros. Si las fechas y el presupuesto coinciden y si tienes tiempo extra, te recomiendo algunas páginas como Vive.in, Go Guía del Ocio y Cívico para que aproveches y disfrutes al máximo de la ciudad con este tipo de eventos.

Ten en cuenta los tips de seguridad de los locales.

Como en toda ciudad grande, especialmente Latinoamericana, es necesario tomar algunas precauciones para que no se perturbe el paseo por una mala experiencia. Muchos extranjeros piensan que los locales somos un poco paranoicos… y a decir verdad, puede ser cierto. Sin embargo, siempre es bueno escuchar la sabiduría local, al fin y al cabo es mejor prevenir que lamentar, sobre todo si es tu primer viaje a una ciudad desconocida.

A post shared by Señor Mao (@sr.mao) on

Las recomendaciones incluyen cosas como no sacar el celular en la calle, porque algún amigo de lo ajeno te lo puede rapar, o no mostrar que eres un turista totalmente desprevenido exhibiendo orgullosamente tu cámara profesional de miles de dólares por todas partes. Quizás también nos escuches decir que debes andar en bici ni caminar solo por calles vacías y aisladas o recordarte algo simple como “mirar antes de cruzar las calles”. Este último es un consejo por el bien de tu integridad física. Aunque la norma mundial dice que el peatón tiene la vía, en Bogotá funciona un poco diferente.

Y hablando de consejos de seguridad…

No pares taxis en la calle.

Aunque los buenos somos más, como dicen por ahí, desafortunadamente hay delincuentes que usan taxis para cometer robos a los pasajeros. Mi recomendación es que si vas a coger un taxi, no lo hagas nunca en la calle. Pídelo por aplicaciones especializadas y seguras como Tappsi o Uber, donde aparecen las placas del vehículo, el nombre del conductor y la ruta. Si no tienes Internet, pide a alguien del lugar en el que estés que lo llamen. No es algo que pasa todo el tiempo, pero es mejor ser precavido para que tu primera visita a Bogotá merezca buenos recuerdos, como las sonrisas de los lugareños..

A post shared by Señor Mao (@sr.mao) on

Antes de subir a Monserrate, primero adáptate a la altura.

Bogotá está a 2,600 metros sobre el nivel del mar. Generalmente no hay ningún problema, pero a veces los visitantes comienzan a sentir soroche (mal de montaña o altura) cuando deciden hacer esfuerzos o ejercicios mayores. Si decides subir a Monserrate, ten en cuenta que el cerro está a un poco más de 3,000 metros de altura. Simplemente no te sobre esfuerces y disfruta de la hermosa vista del lugar. Si llegas a sentir algún síntoma causado por la altura, solamente escucha tu cuerpo, tómate un tiempo para adaptarte y no hagas esfuerzos innecesarios.

En este artículo, por cierto, encontrarás más consejos para combatir el mal de altura.

Escoge bien los puestos callejeros para comer.

Lo mejor es ir a lugares recomendados por los locales, pero si definitivamente te antojas de comer algo en la calle, te aconsejo que escojas bien el lugar. Basta con ver que sea aseado, que la comida se vea fresca, y que esté bien cocinada. Siempre prefiere aquello que te pueden preparar o alistar en el momento. Sé precavido con los jugos, el salpicón o cualquier otra bebida que contenga agua. Aunque en Bogotá el agua es potable, no sabemos la procedencia de esa en particular. Sin embargo, no te prives de probar las delicias gastronómicas que tenemos. Empanadas, arepas, almojábanas, obleas, mango biche con sal, y muchas otras cosas, harán que recuerdes a Bogotá como un paraíso culinario.

Un excelente mercado al que ir a vivir y comer como bogotano es la Plaza de Paloquemao.

Crédito: SrMao, vía TravelStoke

Sé por demás respetuoso y cuida de tus formas de hablar.

Ten cuidado con actitudes “confianzudas” y usa reiteradas veces palabras como “usted”, “si señor o señora”, “gracias”, “buenos días” y “buenas noches”. A los bogotanos nos importan los buenos modales.

Reserva tiempo para disfrutar de lo mejor de la gastronomía y de la rumba… y ten cuidado con intentar seguirnos el ritmo a los lugareños cuando de alcohol se trata.

Bogotá tiene varios lugares turísticos que visitar, pero sin duda uno de sus grandes atractivos es su gran oferta de bares, pubs, restaurantes y sitios de rumba, para todos los gustos y presupuestos. En este artículo, te recomendamos algunos de los mejores restaurantes de la ciudad y en este otro, qué significa comer como un verdadero colombiano.
Después de un rico cóctel en un rooftop bar o una cerveza en algún pub al mejor estilo inglés, te recomiendo que vayas a bailar hasta el amanecer a alguno de los sitios más famosos, y disfrutes de DJs, música en vivo y decoraciones extravagantes. Puntos extras para ti si logras seguirnos el ritmo a los bogotanos, no solo en cuestión de baile y música, sino también al tomar.