No tener idea de cómo transportarse desde el Aeropuerto.

Aunque la manera más cómoda para ir del Aeropuerto a tu destino en Bogotá será un taxi, cada aeropuerto es su pequeño mundo… ¿Qué taxi debes tomar? Afuera de la terminal habrá una fila de taxis que son seguros y autorizados por el Aeropuerto. El costo en general está alrededor de los 20mil COP a 35mil COP. Es importante subirse a uno de los taxis autorizados únicamente, aunque otros se acerquen a ofrecer sus servicios.
Otras opciones, no tan cómodas aunque sí más baratas, son los buses del SITP o Transmilenio con su ruta K86. Para saber cómo movilizarse en transporte público en Bogotá y desde el Aeropuerto descarga la app Moovit que te dará las indicaciones detalladas de la ruta, los buses y el tiempo estimado de llegada.

Quedarse lejos del lugar que necesitan frecuentar más.

Bogotá es una ciudad con un tráfico caótico. Ir de un lugar a otro puede tomar más tiempo del esperado, además de tener la capacidad de estresar aún al más pacífico. Siempre procura quedarte cerca a los lugares que más necesites o quieras frecuentar. La Candelaria, en el centro, tiene muchos atractivos turísticos como museos, iglesias, la Plaza de Bolívar, centros culturales, entre otros, mientras más al norte hay muchas zonas de negocios, comerciales, de rumba y gastronómicas. Ir de un lado al otro puede ser un poco agobiante, sobre todo si lo haces varias veces al día. Elige estratégicamente tu alojamiento.

Crédito: Nahuel

Subestimar los tiempos de traslado.

En Bogotá, es normal que un trayecto de 20 minutos se convierta en uno de hora y media. Un varado, un choque, un mal parqueado, un bus recogiendo pasajeros, un policía de tránsito, una obra en construcción, o simplemente “nada” pueden ser la causa de un gran trancón. Siempre es mejor preguntarle a los locales cuánto es un tiempo realista para ir de un lugar a otro, así como salir con suficiente tiempo de anticipación para evitar estrés innecesario.

Coger taxi en la calle.

Para algunos sonará raro pensar que es un error tomar un taxi en la calle, al fin y al cabo esa es la naturaleza del taxi. Pero en una ciudad como Bogotá, esto es simple cuestión de seguridad. Así como hay gente buena y amable, también hay delincuentes a los que les gusta hacer de las suyas haciéndose pasar por conductores de taxis. Puede darse que roben a los pasajeros y les hagan lo que acá llamamos el “paseo millonario” o robo extorsivo. Así que lo mejor para evitar cualquier sorpresa desagradable es pedir el taxi a través de una aplicación más segura como Tappsi o Easy Taxi, que brindan los datos del conductor y del vehículo. Una buena práctica, aun cuando se usen las apps es compartir con alguien de confianza esos datos una vez comience el trayecto.

Pedir UBER y sentarse en la silla de atrás.

UBER es una muy buena alternativa a los taxis en la ciudad, más segura, más amable y muchas veces más barata. Sin embargo, como en otros lugares del mundo, en Colombia UBER está en el limbo de legalidad. Los taxistas, quienes se sienten afectados directamente por la plataforma, viven en constante persecución a cualquier UBER que identifiquen y debo decir que no son nada amables al respecto. La policía tampoco es muy tolerante con el tema. Por eso lo mejor es siempre subirse en la silla de adelante del UBER y en casos extremos fingir una entrañable amistad entre el pasajero y el conductor, así como evitar pedirlo en zonas donde hay muchos taxis. Mejor irse a una calle no tan concurrida y subirse tranquilamente.

Salir a rumbear muy tarde.

La mayoría de los lugares en Bogotá están obligados a cerrar a las 3:00 am, lo cual significa que las luces se prenden y la gente debe comenzar a salir del lugar una media hora antes. Empezar muy tarde la fiesta, al estilo español o argentino, no aplica en Bogotá porque puedes perder horas valiosas de baile. Además, como “al que madruga Dios le ayuda”, mucho sitios premian a los que llegan antes de las 9pm y no les cobran cover (pago por entrar al bar). Comienza la noche temprano y tendrás más horas para disfrutar.
Además, no te olvides de la agenda de eventos culturales de Bogotá. Si tu estadía coincide con un festival, ir es toda una experiencia.

Crédito: Luis Martinez

Creer que la altura no les afectará.

Muchos piensan que por haber estado en otras ciudades con cierta altitud no sentirán nada en Bogotá. Con 2.640 metros sobre el nivel del mar, Bogotá hace de las suyas. Conozco quienes han venido de lugares en países cercanos con alturas sobre los 2.400 m y aun así esos 200 metros de más, logran afectarlos bastante. Además, si se trata de recorrer la naturaleza en los alrededores de Bogotá, habrá lugares hasta de 3.000m de altura o más. El soroche no es nada que la ancestral tradición de un té de hoja de coca no pueda solucionar.

Salir en chancla y pantaloneta.

Puedo entender que para los visitantes que vienen de algunas ciudades con temperaturas muy bajas, Bogotá sea un trópico soñado con sus 14 a 16 grados centígrados promedio. Pero la verdad es que Bogotá no es caliente aunque tenga momentos y días cálidos. De hecho su clima es muy variable, incluso en cuestión de horas o minutos: del calor al frío, del sol a la lluvia, del viento helado al bochorno, y viceversa. En general, el viento bogotano es bastante frío, así que cuando no hay sol – lo cual puede pasar en cualquier instante – definitivamente la chancleta y la pantaloneta no aplican.

Crédito: pedrosz

No abrigarse para la noche.

De los mismos creadores de la chancla y la pantaloneta, están aquellos que insisten en confiar en el clima bogotano sólo con asomarse a la ventana. Es verdad que en las mañanas y tardes puede llegar a hacer un sol bastante caluroso con temperaturas hasta de 23 °C, pero así como es de variable el clima, con toda seguridad la noche es bastante fría. Temperaturas de 6 u 8 °C hacen que el atuendo matutino no sea nada adecuado para la noche si no estás preparado. Así que si sales ligerito de ropa, te recomiendo que regreses por algo para cubrirte. Si llega la noche y sigues así vestido, posiblemente te congelarás.

Atardecer desde Monserrate. Crédito: somnoliento

No llevar sombrilla.

Después de lo anterior, este punto no merece mucha explicación. El clima en Bogotá varía tanto que se puede pasar en un segundo de un sol radiante a un aguacero monumental o incluso puede llover a cántaros en una zona de la ciudad mientras hay un sol resplandeciente en otra. ¡Es Bogotá! Esto es normal. Así que alista tus gafas de sol pero no se te ocurra salir sin sombrilla.

Cruzar las calles sin mirar.

Aunque la norma dice que la prelación la tiene el peatón y en muchos lugares es así, en Bogotá esto funciona un poco diferente. Muchos visitantes de la ciudad estarán tranquilos pasando calles y semáforos sin siquiera mirar, pensando que los carros frenarán. En Bogotá, debes mirar a ambos lados de la calle antes de cruzarla, incluso cuando el semáforo para peatón esté en verde. De lo contrario, en cualquier momento un carro, una moto, una bicicleta o un bicitaxi pueden aparecer por cualquier esquina sin avisar.

No salir de Bogotá.

Bogotá es una ciudad donde hay mucho por hacer, en especial si se trata de eventos, conciertos, compras, restaurantes y vida nocturna. Pero también está rodeada por paisajes naturales donde desconectarse a las afueras de la ciudad. Hay lugares como:

  • La laguna de Guatavita, que guarda la Leyenda del Dorado;
  • La Chorrera, la cascada más alta de Colombia;
  • Tobia, donde puedes practicar deportes extremos;
  • el Parque Natural Chingaza, con su ecosistema de páramo que alberga osos y venados;
  • Suesca, un lugar para practicar escalada o espeleología;
  • La Calera, donde ir a almorzar como un verdadero local, y
  • la represa del Neusa, donde hacer un asado y acampar rodeado de agua y bosques de pino.
  • Todos estos, entre otros, son lugares que también vale visitar.

    A post shared by Diego Pachon (@d_pachon) on

    Hablar, chatear y usar el celular en la calle tranquilamente.

    No por asustar a nadie, pero esto es Latinoamérica. El robo de celulares es más común de lo que parece. No falta el amigo de lo ajeno que pasa en una moto y “rapa” el celular de las manos de los desprevenidos. En la calle es mejor evitar en lo posible el uso relajado del celular. Te recomiendo en todo momento cuidarlo muy bien y estar siempre alerta.

    Crédito: katiebordner

    Pedir un plato de comida para ti solo sin haber verificado antes su tamaño real.

    En Colombia se come bien y abundante. Puede que te sorprendas con el tamaño de los platos en los restaurantes. Si no quieres excederte en la comida y explotar de la llenura, verifica realmente qué tan grande es el plato para saber si tu apetito lo aguantará o si prefieres no arriesgarte y compartirlo con alguien.

    No tener clara la terminal aérea de la que sale el vuelo de partida.

    En Bogotá hay dos terminales que están un poco alejadas una de la otra, por lo que es mejor tener claridad de la terminal de salida para evitar dolores de cabeza, especialmente si hubiera que regresar de El Dorado (Terminal 1) al Puente Aéreo (Terminal 2) en medio del tráfico bogotano.
    La Terminal 1 o Aeropuerto El Dorado, es la terminal internacional. Por lo tanto, sólo debes preocuparte por esto si el vuelo es nacional y si vuelas por la aerolínea Avianca. La Terminal 2 o Puente Aéreo es una terminal operada únicamente por Avianca para algunos de sus vuelos nacionales. Es importante verificar previamente si el destino nacional al que viajas por Avianca sale del Puente Aéreo o de El Dorado. En todo caso, el Aeropuerto presta un servicio de bus gratuito que sale cada 20 minutos para moverse entre terminales.

    Crédito imagen de portada: Angello Lopez