Este primero de octubre (2019) México sufrió una gran pérdida, pues el historiador, humanista, filósofo, investigador y lingüista Miguel León-Portilla se nos adelantó a emprender las nueve pruebas del Mictlán, el inframundo mexica.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by David HA▪️ דָּוִד (@dha4) on

¿Por qué digo del Mictlán? Porque este increíble ser humano mantuvo, hasta el último segundo de los 93 años que vivió, su firme misión de que todos los pueblos nativos de México fueran reconocidos y valorados como se merecen. Para refrendar su compromiso, escribió más de 50 libros que nos ofrecen una gran variedad de temas para comprender mejor la cosmovisión nahua, así como su estilo de vida y su pensamiento antes y después de la llegada de los españoles.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Art Mexica (@artmexica) on

Antes de recomendarte algunas de sus mejores obras te voy a contar algunos de los grandes logros de Miguel León-Portilla.

  • Logró ser miembro del Colegio Nacional al presentar su obra “La historia y los historiadores en el México antiguo”, en 1971.
  • Se desempeñó como investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, en 1988.
  • Recibió la medalla Belisario Domínguez, en 1995.
  • En el año 1951 obtuvo un grado en Artes en la Universidad de Loyola, en la ciudad de Los Ángeles y, en 1956, recibió el doctorado en Filosofía en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, con su tesis “La filosofía náhuatl estudiada en sus fuentes”, trabajo que fue publicado en 1959 y que fue traducido al inglés, ruso, francés, checo y alemán.
  • Ese mismo año publicó “La visión de los vencidos”, obra en la que se pueden apreciar los testimonios nahuas tenochcas, texcocanos, tlaxcaltecas y tlatelolcas sobre la llegada de los españoles. Este libro fue traducido a quince idiomas, además del braille. El título hace referencia a la idea de que solo los vencedores son capaces de escribir la historia.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Veronica Escobedo (@veronica.12.22) on

Sin embargo, su trabajo no se limitó a investigar a los reinos nativos prehispánicos, pues encabezó todo un movimiento para valorar y entender la literatura náhuatl de los tiempos modernos.

León-Portilla también declaró que Fray Bernardino de Sahagún fue el primer antropólogo de los nahuas y le solicitó a las autoridades españolas que le permitieran traducir al castellano el “Códice Florentino”, que hasta entonces sólo había sido traducido al alemán.

Fue Miguel León-Portilla quien reivindicó la figura de Tlacaélel como el arquitecto del imperio mexica, figura que hasta entonces era poco conocida.

“Si me preguntaran ‘¿qué cree haber hecho en la vida?’, respondería: ‘tengo 90 años, puede ser que viva uno, cinco o diez años más, no muchos más porque creo que empezaría a desvariar… Pero puedo decir que he tenido el privilegio de ser portavoz de la palabra, la imagen y pensamientos de los antiguos mexicanos. ¡Eso ha sido mi vida!”.

Miguel León-Portilla

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Emiliano Sepulveda (@mister.emiliano) on

El compromiso de León-Portilla no era con los reconocimientos académicos o intelectuales, sino con el mundo prehispánico. Esto lo podemos notar en uno de sus poemas, en los que expresa su tristeza por la falta de interés de los mexicanos en sus idiomas:

“Cuando muere una lengua,
ya muchas han muerto
y muchas pueden morir.
Espejos para siempre quebrados,
sombra de voces para siempre acalladas:
la humanidad se empobrece”.

Miguel León-Portilla

Incluso días antes de las elecciones presidenciales en 2018, sostuvo enérgicamente que los candidatos deberían ser verdaderos mexicanos:

“…los candidatos deberían aprobar un examen de historia. ¿Todos los dirigentes conocen México? ¿Conocen su geografía? ¿Saben cuántos kilómetros cuadrados tiene? ¿Cuántos kilómetros de costa? No tienen ni idea. Entonces, ¿cómo nos gobiernan? Por eso así nos va”.

Miguel León-Portilla

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Casa Catherwood (@casa_catherwood) on

Ahora que ya sabes más sobre él y su pasión, sería bueno rendirle un homenaje tal como a él le hubiera gustado: leyendo e investigando más sobre nuestro pasado prehispánico. A continuación te recomiendo algunas de sus obras:

“La filosofía náhuatl estudiada en sus fuentes”

Fue su tesis doctoral y ha sido traducido a diversos idiomas. Aquí León-Portilla nos cuenta sobre los tlamatinime, que son los filósofos nahua, y la forma en que interpretaron al mundo para compartirlo con las demás personas.

“La visión de los vencidos”

Es seguramente su obra más emblemática y, al igual que la anterior, fue traducida a diversos idiomas. Aquí encontrarás algunos fragmentos de testimonios nahuas sobre la llegada de los españoles y la manera como se vivió este episodio en Anáhuac. ¡No te quedes con las ganas de leerlo!

“Quince poetas del mundo náhuatl”

Es una selección de poemas de los quince poetas más ilustres del mundo nahua. Además, podrás encontrar el contexto social y político en el que vivió y creció cada uno de ellos.

Así lo despidieron, con merecidos honores, en el Palacio de Bellas Artes. Al maestro le deseamos buen viaje al Mictlán y a ti ¡que disfrutes mucho de tus lecturas! 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by jenarovillamil (@jenarovillamil) on