Real del Monte (Mineral del Monte), México

Se trata de un pueblo minero ubicado a menos de 30 minutos de Pachuca, en el estado mexicano de Hidalgo, que sorprende con sus antiguos edificios, portales y fuentes, rodeados de bosques, cañones y perlas. Puedes visitarlo como paseo por un día desde la Ciudad de México, si deseas hacer un recorrido breve.

Aquí podrás explorar la mina de Costa, probar el paste (plato típico de esta zona) e incluso animarte a prepararlo en el Museo del Paste. Da un paseo por el Callejón de los Artistas y no dejes de visitar la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, en cuyo balcón de su fachada podrás ver a la Virgen de Guadalupe.

Purmamarca, Argentina

Destino imperdible del norte argentino, perteneciente a la provincia de Jujuy y ubicado a los pies del imponente Cerro de Siete Colores, sus callecitas flanqueadas por casas de adobe te encantarán.

Desde aquí podrás hacer el “paseo de los colorados”, una caminata de 3 kilómetros recorriendo parte del lecho del río Tumbaya, a espaldas del macizo de los Siete Colores. También podrás tomar un tour por el día a Salinas Grandes -para maravillarte con sus paisajes y flotar en piletas de agua salada- y visitar la laguna de Guayatayoc, reserva aviaria donde podrás observar flamencos rosados en pleno paraje desértico.

Crédito: @manashika

Boipeba, Brasil

Perteneciente al municipio de Cairú, en el estado de Bahía, esta isla encanta por sus arrecifes de coral, palmeras y una de las mayores reservas de manglares del país. Posee numerosas playas ideales para el descanso como Moreré, Boca da Barra y Bainema.

Su único acceso es por mar o río, siendo el segundo el más seguro por la tranquilidad de sus cauces. En la isla no hay carros, lo que juega un rol esencial en la preservación ambiental.

Robinson Crusoe, Chile

Esta isla del Pacífico sur, parte del archipiélago de Juan Fernández, no es muy popular entre visitantes por la sencilla razón de que no es fácil llegar. Las opciones incluyen viajar en avioneta desde Aerocardal o bien hacer una travesía de 2 días en barco. Sin embargo, vale absolutamente la pena.

Por su lejanía con el continente aquí encontrarás paisajes y recursos absolutamente distintos, grandes acantilados y fauna tan poco común como el colibrí austral, además de variedad de lobos marinos. Robinson Crusoe se destaca por la transparencia de sus aguas y por ende es un sitio ideal para bucear.

Coroico, Bolivia

Coroico se ubica en la zona de Yungas y su emplazamiento entre la Amazonía y el Altiplano la convierte en un paraíso subtropical. Emplazada en una meseta del cerro Uchumachi, aquí encontrarás un clima privilegiado que ha dado como resultado una tupida selva y el desarrollo de especies tales como loros, perdices, monos y venados.

Entre las principales atracciones de la zona se encuentran varias cascadas, resultado de ríos correntosos como el Coroico, que a su vez da nombre al lugar. También haz trekking al río Vagantes, donde encontrarás pozones naturales para disfrutar y la posibilidad de recorrer a pie caminos precolombinos cargados de historia.

Mindo, Ecuador

Ubicado 90 kilómetros al noreste de Quito, destaca por contar con 90 variedades de mariposas, 500 variedades de aves y numerosas orquídeas que se yerguen en un entorno nuboso, dentro del bosque protector Mindo Nambillo.

Allí podrás acceder a lo alto de la montaña a través de una tarabita que cruza el río Nambillo y explorar los senderos que te llevarán a descubrir cascadas y tirolesas que atraviesan la espesa vegetación. Sin duda un imperdible para los amantes de la naturaleza y la aventura, aunque aún sea un destino poco conocido para quienes visitan Ecuador.

Trevelin, Argentina

Su nombre, en lengua galesa, significa “pueblo del molino”. Es un pequeño pueblo de galeses, levantado en torno al primer molino harinero de la Patagonia. Los habitantes del lugar conservan hasta hoy sus tradiciones, además de mantener su lengua y la religión protestante como principal.

Ubicado en la provincia de Chubut, enclavado en un valle, con calles vestidas de rosedales y alrededores llenos de bosques de cipreses y lengas, Trevelin te encantará. Si te animas a visitarlo no te pierdas de conocer sus afamadas casas de té, y disfrutar este brebaje junto a la típica torta negra. Además, desde aquí podrás ir al Parque Nacional Los Alerces, uno de los más hermosos de Argentina.

Jalpán de Serra, México

Ubicado al norte del estado de Querétaro, tiene importancia arqueológica dadas las ruinas encontradas a sus alrededores y es una de las bases del ecoturismo en la región. Es conocido también por las misiones franciscanas que llegaron a colonizar la zona.

Su nombre proviene del náhuatl y significa “lugar sobre arena”, por sus condiciones geográficas. Si visitas Jalpán de Serra, además de las ruinas de la zona arqueológica de Tancama, no te pierdas el museo histórico de la Sierra Gorda y el Sótano del Barro, donde habitan guacamayas verde. Cada mañana, las guacamayas salen de la fosa, desatando un espectáculo impresionante.

Silvia, Colombia

Como cuenta Maleja Mercado en su artículo, Silvia (en Cauca) es uno de los sitios donde conectarse con las culturas ancestrales en Colombia:

“En Cauca se hallan dos etnias colombianas que han conservado su cultura durante cientos de años con una fuerte relación con la naturaleza. Una de estas etnias son los Guambianos, ubicados en su mayoría en el pueblo llamado Silvia. Lo particular de esta cultura es que a través de los años han aprendido adaptarse a la cultura actual, adoptando elementos el mundo blanco (como ellos dicen) sin perder su identidad. Ellos están dispuestos a compartir sus conocimientos y estilo de vida con sus visitantes”.

Uno de los principales encuentros semanales de los que podrás participar es el mercado. También podrás visitar pueblos aledaños, hacer caminatas y andar a caballo.

Puerto Williams, Chile

Se trata del asentamiento administrativo más austral del mundo. Este pequeño pueblo y puerto chileno ubicado en la ribera norte de la isla de Navarino, pertenece a la región de Magallanes y la Antártica chilena. Es un lugar estratégico para el paso del océano Atlántico al océano Pacífico y representa un puerto de conexión con la Antártida chilena.

El pequeño pueblo, que no supera los 2 mil habitantes, ha recibido un nuevo aire a través del turismo. Con la ruta de trekking de los Dientes de Navarino, una travesía montañosa de paisajes exuberantes, empieza a posicionarse fuerte como destino en el país.

Laraos, Perú

Con menos de 800 habitantes, el pueblo se ubica en la sierra de Lima a 3478 msnm y pertenece a la provincia paisajística de Yauyos. Combina hermosos paisajes con el turismo vivencial: sus pobladores están siempre dispuestos a contar las historias de sus antepasados y los andenes en sus cerros parecen dibujados a pincel.

Crédito: @rafacornejophotos

No dejes de probar la Pachamanca si visitas este lugar, que es otro de los atractivos en el lugar. El término proviene del quechua: “pacha” significa tierra y “manca” significa olla, es decir “olla de tierra”. Este plato realizado desde épocas del imperio incaico como ritual de agradecimiento a la madre tierra, consiste en cocinar con piedras calientes en en un hoyo en la tierra carnes maceradas, huacatay, ají, comino, pimiento y otras especias, papas, yuca, camote, choclo, queso, habas y otros ingredientes.