Al sur de Quintana Roo se encuentra un paraíso natural que dista mucho de los enormes complejos turísticos de Cancún y la Riviera Maya al norte del estado. Se trata de Bacalar, un pueblo que no supera los 50 mil habitantes y que tiene la suerte de encontrarse a la orilla de una de las lagunas más bellas de México. La Laguna de los Siete Colores —el nombre con el que popularmente se le conoce a la laguna de Bacalar— obtiene este apelativo de los distintos tonos de azul que pueden apreciarse en sus aguas. Hay mucho qué hacer en Bacalar y estas son algunas de las mejores opciones. 

 

El recorrido por la laguna

En el centro del pueblo, a un costado del Fuerte de San Felipe, hay un módulo de la Asociación de Prestadores de Servicios Náuticos de Bacalar. Aquí hay opciones para todos. Los tours más económicos ($200 por persona) son en lanchas colectivas que te llevan a los puntos más atractivos de la laguna —el Canal de los Piratas, el Cenote de la Bruja y las colonias de estromatolitos son paradas obligadas—, pero también puedes hacer el recorrido en pontón —embarcaciones más grandes y cómodas—, en velero (el precio por un recorrido privado está alrededor de los $1500) o en kayak.

Qué hacer en Bacalar
Photo: Rulo Luna

La laguna de Bacalar se ve mejor desde un velero al atardecer.

Si vas con tu pareja o con un par de amigos y quieres evitar las multitudes, la mejor opción es contratar un recorrido privado en velero. Las ventajas son muchas. En primer lugar, no te tendrás que ajustar a los horarios de las lanchas y podrás organizar un recorrido para ver el atardecer e incluso regresar a tierra bajo un manto de estrellas de esos que no ves todas las noches; también tendrás el beneficio de explorar la laguna a tu gusto y podrás mantenerte alejado de las multitudes que se aglomeran en los sitios más populares. 

Otra buena opción para tomar la exploración en tus manos son los tours en kayak. La mayoría de los restaurantes, hoteles y clubes de playa a los alrededores de la laguna tienen renta de kayaks, pero puedes ir un paso más allá y contratar un tour para ver el amanecer desde el centro de la Laguna. Yo contraté este tour a través del módulo que mencioné arriba y salí desde Veleando Ando —en plena madrugada— para ver uno de los amaneceres más bonitos de mi vida. Luis fue el guía de esta expedición que no me canso de recomendar.  

Qué hacer en Bacalar
Photo: Rulo Luna

Así amanece en Bacalar…

 

Ojo: Sin importar que opción elijas, tendrás la oportunidad de nadar o refrescarte en las zonas más someras de la laguna. Ve preparado para mojarte. 

 

Para nadar o no hacer nada

La orilla de la laguna está abarrotada por balnearios y clubes de playa de los más distintos precios y estilos. A un costado del Fuerte de San Felipe se encuentra el acceso público a la laguna y el Balneario Municipal que también es de libre acceso. En este último hay restaurantes y prestadores de servicios turísticos con los que podrás rentar kayaks, paddle boards o contratar algún tour. En todos los balnearios podrás encontrar muelles con vistas increíbles de la laguna y en los que te puedes asolear como iguana si así lo deseas. 

Qué hacer en Bacalar
Photo: Rulo Luna

Los muelles de Bacalar desde el Maracuyá Beach Club

Yo pasé casi todo un día en el Maracuyá Beach Club. Este lugar se encuentra a menos de un kilómetro al sur del centro del pueblo y aunque es un club de playa privado, solo te cobran lo que consumes. Tienen buenos cócteles, servicio de restaurante, un par de muelles bastante fotogénicos y camas a la orilla de la laguna que puedes ocupar sin ningún cargo extra. Justo a este lugar se encuentra el primer hotel boutique que se abrió en Bacalar y cuentan que es un gran lugar para quedarse a la orilla de la laguna. 

 

Para desayunar, comer y cenar

A media cuadra del centro se encuentra El Manatí. Este restaurante tiene una galería y una tienda en donde apoyan el trabajo de artistas y artesanos locales. Tienen todo lo que se te podría antojar en una mañana en Bacalar —está muy enfocado en platillos sin carne, pero no es estrictamente vegetariano— y se ubica en un jardín coqueto lleno de espacios muy originales… como una choza. Si quieres algo más playero te recomiendo La Playita, un lugar que tiene muy buenos desayunos, muy buen café y que además funge como club de playa. El servicio es un poco lento, pero quién quiere rapidez cuando puedes esperar tu café en una hamaca junto a la laguna. 

Para comer lánzate a Catch, una marisquería que se encuentra justo frente al centro del pueblo. Tienen pescados y mariscos frescos a muy buen precio. Aquí también encontrarás un muelle para perderte en el azul de la laguna y rentar kayaks o agendar algún tour. 

Qué hacer en Bacalar
Photo: Rulo Luna

Esta foto la tomé desde el muelle de Catch

Para cenar tienes que ir a Nixtamal. Este lugar se define como una parrilla tropical y es sin duda el mejor restaurante de Bacalar. La ambientación es rústica pero bonita, tiene una cocina abierta donde la parrilla es protagónica y la comida es deliciosa. Yo pedí un atún sellado con miel que aún recuerdo y lo único que le faltaba al sazón de las verduras era madre. Saliendo de Nixtamal puedes ir a probar cervezas locales a la Cervecería Bacalar. La cervecería está en un jardín muy bonito y sus cervezas están bastante buenas. La estrella de la casa es una cerveza azul hecha con curaçao.  

 

Escapada a la playa

Si quieres explorar los alrededores de Bacalar, Mahahual es una gran opción a más o menos una hora de camino. Aquí vas a encontrar lo mejor del Caribe: agua turquesa a la temperatura ideal para bañarse, arena blanca, ni una sola ola y ni rastro de las multitudes de otras playas quintanarroenses. Puedes rentar una bicicleta y recorrer el malecón mientras encuentras un club de playa que te resulte satisfactorio para pasar unas horas a la merced del sol y la arena. A mi me recomendaron el Nohoch Kay, por ser el más alejado del centro del pueblo y de las multitudes, y debo decir que cumplió con creces su cometido. 

Qué hacer en Bacalar
Photo: Rulo Luna

Vibras caribeñas en Mahahual

Otros atractivos a los alrededor de Bacalar son el Cenote Azul, las ruinas mayas de Chacchoben (cenote incluído) y la zona arqueológica de Kohunlich. Tú eliges. 

 

¿Cómo llegar?

Bacalar se encuentra a menos de una hora en auto desde Chetumal, así que la mejor opción es llegar por avión a la capital quintanarroense. ¿Tienes tiempo y te quieres aventar una ruta panorámica? Puedes hacer una ruta de playa y cenotes desde Cancún hasta Bacalar, atravesando por Tulum y toda la Riviera Maya. El recorrido te tomará alrededor de cuatro horas y media.